lunes, 15 de agosto de 2011

briznas (15)

Por debajo de cierta distancia crítica conocida como longitud de Planck, el espacio-tiempo adquiere una estructura caótica, como la espuma. El espacio se retuerce, gira, traza violentos arabescos, crea túneles e infinidad de burbujas: hierve. La longitud de Planck es infinitesimal: una milmillonésima-billonésima-billonésima de un centímetro. A escalas mucho mayores, la espuma del espacio-tiempo no es visible, igual que la desigual superficie de un océano no es visible desde un avión.

El espacio-tiempo visible, en el que habitamos, es euclidiano y homogéneo, "liso". Pero más allá de la minúscula distancia de Planck, deja de serlo: la realidad hierve, vibra, se destruye y reconstruye vertiginosamente. No son sólidos los fundamentos de la realidad, no hay un código legible que constituya el "ladrillo último" del universo.

En lugar de eso: la pura contingencia, el azar desnudo, el vértigo que probablemente permanecerá ilegible para siempre.

Esas chispas constantemente renovadas bien podrían ser los dharmas del budismo. El universo es vibración, decía la cosmología Samkhya, si mal no recuerdo... los modernos aceledores de partículas y las últimas teorías y ecuaciones de la física cuántica llegan a la misma conclusión...

Y si el universo es una fluctuación cuántica del vacío...

Pero esto nos llevaría demasiado lejos. Y ahora toca descansar.

(buenas noches)

6 comentarios:

C C RIDER dijo...

Deseo que en esos sueños encuentres la continuidad de esa espuma. Las escalas que se perciben en ellos, no son puras contingencias, son esencia, podemos caernos de la cama y recibir el suelo, su planicie como algo más que mero suelo. Saludos S.

Ahab dijo...

ayer sentí que vivimos a destiempo,
vi que el Universo va a otra velocidad,
se me antojó una velocidad rapidísima,
dentro de la cual, la vida funciona en una "aparente calma"
pero en realidad no es así
ahí también la prueba de que (haya llegado aquí la vida desde otro lugar o no) el homo-sapiens ha nacido aquí; sino ¿cómo soportar el vértigo que debe producir entrar en esta escala de tiempo?, este pequeñísimo tempo, aislado, de un planeta vivo como un animal. A la vez una madriguera, gobernada y amenazada por enemigos a la vida, kamikazes.

Si el Universo es un ser respirando, o es un "mecanismo" de algún tipo, se encogerá otra vez. Para otros seres, de otro tamaño, forma, composición, quizá el universo dura lo que dura para nosotros 1 segundo.

ana dijo...

la longitud de Planck, esa minúscula distancia crítica, también podría ser una fluctuación del alma desde la cual nos adentramos en la espuma, ciertos encuentros o hallazgos nos pueden sacar de la fantasía euclidiana y zambullirnos, sin más, en el espacio-tiempo burbuja del vértigo y la chispa. la espuma pareciera no ser una realidad sensible en tanto no demos el giro. si admitimos la danza sobre la cuerda floja tal vez sintamos como hierve el universo, como hervimos en nuestra íntima pequeñez.

abrazo en mínima distancia

Stalker dijo...

C C Rider:

claro... es una esencia... contingente... por suerte nadie dijo que la esencia tenía que ser una verdad monolítica, revelada, inmisericorde...

es mucho mejor abrazar la desnudez del azar, aceptar el caos como razón de vida...

saludos!

Stalker dijo...

Ahab:

interesantísma reflexión...

las teorías de multiversos interconectados, de grandes macrocosmos que incluyen un sinfín de cosmos más "pequeños" en un constante estado inflacionario se abre camino en las especulaciones de la física teórica de los últimos años... Hay algunos modelos bastante consistentes (o al menos, con cierta coherencia interna) e interesantes: los universos brana, cuyo contacto en los "bordes externos" daría lugar a big bangs y big crunchs por "efecto rebote"...

lo curioso es que la cosmología budista habla, desde hace milenios, de miles de millones de universos; nosotros estaríamos en un universo inferior, material, conocido como universo Saha. Habría otros muchos universos progresivamente inmateriales y con otras dimensiones. Los universos podrían estar unos dentro de otros, como muñecas rusas.

Para un hipotético "ser" (la palabra ser sin duda no se podría aplicar en este caso) de un universo "superior", tal vez toda la historia de nuestro universo físico duraría apenas lo que una pompa de jabón en formarse y estallar...

una idea muy sugerente, indemostrable, pero que dispara la imaginación...

abrazos!

Stalker dijo...

Anamaría:

el universo como una fluctuación del alma...

resultaría muy extraño que la mente fuera sólo un epifenómeno de la materia, algo subordinado y contingente, cuando se ha demostrado muchas veces que nuestra mirada de observador influye sobre los acontecimientos. En cierto modo parece que la mente construye la realidad, influyendo sobre procesos físicos que deberían obedecer a un determinismo materialista, pero no...

sobre la cuerda floja, en íntima pequeñez, nuestra mente: un pequeño universo dentro de un universo vastísimo, que quizá no sea sino la enorme red neuronal de un animal inconmensurable que sueña su propio despertar, y con él, a nosotros, mínimas fluctuaciones de su proceso onírico,

fluyamos, fluyamos hacia esa pequeñez no escrita, donde un tipo de libertad desconocida es tal vez posible

un abrazo fuerte!

 
Free counter and web stats