lunes, 1 de agosto de 2011

briznas (1)

No creo que nunca sepamos qué es el universo. Su escala es inmensa, no podemos ver, ni adivinar su verdadera forma y dimensión, cosa que por otra parte no nos serviría de mucho. Que el hombre entienda qué es el universo es como pedirle a un glóbulo blanco que comprenda qué es un cuerpo humano. Creo que excede nuestra comprensión: sólo podemos aspirar a formular algunas torpes reglas relativas a la formación de los astros, la gravedad... Las incompatabilidades entre la teoría de la relatividad (macrocosmos) y la física cuántica (microcosmos) señalan que una de las dos es falsa, que nuestra visión del cosmos es fundamentalmente ortopédica o errónea.

algunas hipótesis:

éste es sólo uno de muchos universos que fluyen arrastrados, como pompas de jabón, en la marea del tiempo

el universo tiene la forma de un ser gigantesco (Swedenborg)

el universo es un animal inconmensurable que sueña, y nosotros somos su sueño (mi hipótesis favorita)

cada galaxia es una estructura atómica o celular de un cuerpo mayor (en el universo observable las galaxias se agrupan en cúmulos y supercúmulos que a su vez se agrupan en filamentos y conjuntos, es decir, trazan figuras cuyo sentido no acertamos a comprender)

en todo caso, siempre me ha fascinado el lugar en el que estamos. Su vastedad, su extrañeza, la increíble variedad de formas de vida, tan ajenas sin duda a todo cuanto podemos imaginar, que sin duda alberga (Giordano Bruno: "Pensar que estamos sólo en el universo es tan absurdo como creer que en un vasto campo sembrado de trigo sólo va a germinar una espiga"). Ese desasosiego y ese vértigo quizá son vestigios calcinados, huellas de romanticismo que aún perviven en esta fragilidad que compartimos, pero cómo no asombrarse ante el abismo pavoroso...

Y luego, la conciencia, ese otro vértigo...

Todo esto son trivialidades, claro, pero el universo lo hace a uno intensamente trivial; tal vez eso sea, también, la infancia.

***

leo en Babelia un artículo sobre la actriz Hedy Lamarr:

"Aunque ella, que era judía, lo odió con todas sus fuerzas, siempre recordó que Hitler fue el hombre que con mayor delicadeza le besó la punta de los dedos."

***

escrito por Stalker, ayer, en La Antorcha de Kraus:

"Quizá el principio antrópico nos hace ser fatalmente tolemaicos en la ética de las designaciones, en nuestra compulsión a nombrar el mundo de acuerdo a nuestros parámetros estrechos, que operan y se formalizan siempre de acuerdo a una lógica binaria: lo humano es bueno; lo animal, lo bestial, lo "bruto" es malo, salvaje... Parece imposible escapar a esa universalización de la doxa, tan introyectada ya desde los primeros años por el sistema educativo.

Subvertir la mirada me parece la única forma de superar esas oposiciones absurdas y contemplarnos como lo que realmente somos: un animal depredador atento sólo a su satisfacción inmediata (y la de su rebaño-tribu) y cuyas expectativas sólo puede proyectar a corto plazo (le importa poco el futuro de las generaciones venideras con tal de saciar su presente)

trabajar, entonces, para deshumanizarnos. Porque es lo humano lo que nos hace ser como somos. Acercarnos al animal, al bruto, que al menos no destruye el frágil equilibrio del mundo

dejar de hablar, de embadurnar el mundo con palabras hueras, otras tantas trampas a la altura de nuestra sed, de nuestra perplejidad y miseria

vivir más sencillamente, con pocas palabras, todo el tiempo y el alto cielo sobre nuestras cabezas (un cielo real, no la abstracción que nombramos como Cielo)

mientras tanto, asumir la escisión de la conciencia, el desgarro, la orfandad, como condición ineludible

es imperativo un salto, existencial, vital, "ontológico". Más allá de las prefabricadas estructuras mentales de lo humano.

Si es que queremos que haya mundo

un abrazo fuerte"

(Gracias, Fackel, por tus debates)

Matizaría que la tristeza por lo humano tiene que ver con nuestros movimientos colectivos. Siempre lo he dicho: uno a uno, los seres humanos se "salvan", incluso al peor de los hombres podemos encontrarle algo bueno. Como colectivo, como cultura, como civilización, somos de una ceguera pasmosa: estamos transformando un mundo, el único que tenemos, en un erial donde no será posible vivir. Y junto al ecosistema y la deforestación, el imperdonable genocidio de los animales para nuestro ¿progreso?

Mientras no aprendamos la felicidad de la renuncia, y lo que significa, por ejemplo, el poder político de caminar (en detrimento del transporte contaminante), tal como pedía Ivan Illich, el ser humano seguirá devastando el único mundo que habita y generando un sufrimiento intolerable que se volverá, que se está volviendo ya, contra quien lo provoca.

***

hoy un perro me ha sonreído

su sonrisa me ha vaciado

libre de lastre, al fin, libre de juicio, he encontrado morada

en los ojos de un perro

8 comentarios:

Ataúlfa Braun dijo...

¿Y por qué intentar comprenderlo? Hemos olvidado el significado de vivirlo, de vivirnos. Sólo retornar a los elementos naturales nos hará verdaderamente lo que somos. Sólo ser naturales evitará? -¿aún estamos a tiempo?- nuestra conversión en polvo artificial.

El perro y tú, dos elementos naturales. Y el reflejo en los ojos de ese otro natural; perfecto, ¡un narcisista menos!

Stalker dijo...

Ataúlfa:

tienes razón, ¿por qué intentar comprenderlo? Y sin embargo no creo que haya contradicción entre intentar comprender el universo (lo que podamos con nuestras limitadas mentes) y vivirlo, vivirnos.

Aun así, admito que en esa curiosidad, en ese pasmo con el que de niño miraba las estrellas y sigo mirándolas, puede haber algo entrañable e invenciblemente pueril, incluso trivial. Los ojos con los que miro el mundo ahora y antes son los mismos, y sólo el azar hizo que no estudiara ciencas, que era lo que de veras me gustaba. Una mente más analítica que sintética, más afecta a la física y a las matemáticas que a la literatura...

¡Un narcisista menos! ¡Eso espero, Ataúlfa! Pero me temo que queda aún mucho lastre, mucho "ego" por desalojar. Los animales nos ayudan, sí: disminuyéndonos, con su silencio, con su mirada abierta: uno de los pocos infinitos que conozco, tan pequeños, tan brizna, también ellos

abrazo!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Parece que quiero convertirme en un ignorante. A veces deseo eso, cuando veo que con palabras huecas intento explicar lo inexplicable, y desprecio superficies de goce.

Fackel dijo...

Stalker. A mi me sigue entusiasmando la curiosidad humana. Entender o no entender los enigmas del universo, comprehender o no comprehender las dimensiones, concluir o no concluir en principios minimalistas que nos permitan seguir preguntándonos...todo oeso no es nada desdeñable. Brindo por una lectura constructiva de la curiosidad humana. No habrá nunca conquista del universo, pero merece la pena prospectarlo. Ya sabemos del doble uso de la investigación -saber y conquistar- que en la especie humana resulta difícil de separar.

El univeros, un singular compuesto de infinitas pluralidades...desde cualquier funcionamiento celular, pasando por esos artrópodos citados hasta la composición rocosa o la mente humana o la generación de strellas, de espacios huecos en el espacio, de polvo de estrellas, de energía manifestándose sin principio ni fin...¿No es para entusiasmarse? Que los humanos lo estén haciendo mejor o peor...es otro tema. Tal vez no saben hacerlo de otra manera. Los humanos somos reflejos del caos universal, parte integrante, con capacidad para introducir elementos de orden -probablemente otras materias lo estén haciendo también en cualquier parte del espacio sideral y por supuesto en conflicto con otras vertientes que les lleven la contra.

No sé, compañeo, a veces me pregunto si no nos autoflagelaremos más de lo debido...

Stalker dijo...

Curiyú, hombre llamado cuervo:

tus palabras me parecen sabias, gozosas, ahuecadas...

en ellas un mundo espera a despertar y ser respirado,

abrazos

Stalker dijo...

Fackel:

si estoy de acuerdo contigo... pero también con Ataúlfa...

no me flagelo, no me gusta flagelarme, y sin embargo creo a veces hemos de poner en jaque, interrogar la esencia de lo que somos. Si tuviera qeu definir quién soy, o qué predomina en mí, diría: la curiosidad. Una curiosidad invencible...

Pero quizá sea trivial, a fin de cuentas, preguntarse aquello que jamás tendrá respuesta...

no por ello voy a dejar de preguntármelo, y será gozosa esa inquisición...

abrazo fuerte

ana dijo...

El origen de las palabras nos conecta con lo arcaico que ellas ocultan, la cercanía entre palabra y acontecer. Comprender, en sus orígenes, tiene que ver con abrazar, ceñir, rodear, entrañar, contener. Se me ocurre que comprender el universo podría ser tratar de abrazarlo, dejarse ceñir desde su entraña, no mirarlo con la distancia de los occidentales, sino intentar el "com-prehendere" siendo contenido por él. El occidente siempre fragmenta la escucha, la mirada... por ello me parecen hondas tus palabras: "he encontrado morada en los ojos de un perro"
abrazos

Stalker dijo...

anamaría:

preciosas palabras en este día caluroso: las intento com-prehendere, las abarco, las abrazo: las entraño

en los ojos de un perro, al fin, la unidad (en la inmanencia), el descanso al fin, el regazo al fin

un abrazo fuerte!

 
Free counter and web stats