viernes, 30 de diciembre de 2011

Una lenta y paradójica alegría

.




.

2 comentarios:

ana dijo...

algo tan especial que emerge en la voz de los brasileros, siempre una calidez, una cercanía, una dulce humanidad. Gracias por Vinicius y por Caetano, que no hay otro como él

beijos

Stalker dijo...

Ellos siempre estarán ahí

sus voces nos cuidan...

abrazos y beijinos...

 
Free counter and web stats