jueves, 22 de diciembre de 2011

El yo ausente

.



Así, un día le pregunté al maestro:
-Pero ¿cómo puede producirse el disparo si no lo hago yo?
-Se dispara -respondió.
-Esto ya me lo dijo usted varias veces; formularé pues mi pregunta de otra manera: ¿cómo puedo esperar el disparo, olvidado de mí mismo, si "yo" ya no he de estar allí?
-Se permanece en la máxima tensión.
-Y ¿quién o qué es ese Se?

Eugen Herrigel, Zen en el arte del tiro con arco (trad. Juan Jorge Thomas)

.

6 comentarios:

Flavia Company dijo...

El equilibrio que da lugar al equilibrio siguiente sin que nada se perturbe. Da paz leerlo. Imagínate practicarlo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Tan fuerte puede ser un Se, que pueda mover las flechas a su blanco?

Stalker dijo...

Flavia:

ni me imagino lo que tiene que se practicarlo. No sospechaba que el tiro con arco pudiera ser una experiencia tan intensa, "trascendental"; creía que era poco menos que un ritual muy medido en la cultura japonesa, pero no: el budismo Zen ha dejado ahí una impronta espiritual de lo más sorprendente. Los maestros del tiro con arco son capaces de acertar en el blanco en la oscuridad, y de clavar una flecha en el centro de otra flecha: hendiendo el mástil de la primera flecha justo por el mismo centro.

Impresiona...

un abrazo

Stalker dijo...

Joven:

esa voluntad impersonalizada, volcada en la no acción, de la que se ha retirado el yo con su anhelo de triunfo y notoriedad... quizá es capaz de lograr cosas que no somos capaces de imaginar

El "Se" o el "On" francés: empieza la acción ahí donde no hay nadie...

un abrazo

ana dijo...

tal vez sólo con el yo ausente, el Se puede tensarse, hacerse arco, flecha y blanco en la oscuridad y otro centro y otra flecha y otra ceguera en el propio centro
abrazo en Se menor

Stalker dijo...

Anamaría:

es exactamente como lo describes,

presiento que eres maestra Zen en el arte del tiro con arco...

Abrazo a ciegas, etnocéntrico y personalizado :)

 
Free counter and web stats