martes, 5 de mayo de 2009

"Volver a la inocencia. Antes del primer error"





"maillard mueve palabras de manera magistral. maillard conmueve palabras, las organiza añadiendo un detonador silencioso que te abre algo –¿dentro?– en el instante que las lees-comprendes. maillard pone en su sitio palabras, arrastrándolas como movemos un mueble por el piso, te raya el suelo para provocar finalmente una mayor comodidad basada en desnudar de piezas superfluas nuestra habitación interior-de-lector/a. leer a maillard te cambia. leer a maillard puede cambiarte si eres capaz de detonar-te como persona que lee y comprende. que tus pedacitos al caer se recompongan de otra forma, propone un nuevo orden que en última instancia deberá ser el/la lector/a quien determine su uso. hilos-de-maillard –voy por la página 43–, no voy a olvidarlo. ya soy otro. gracias. no necesariamente duele".

Òscar Solsona

Escribir (fragmento)

escribir
como quien des-espera
para cauterizar
para tomarle las medidas al miedo
para conjurar
para morder de nuevo el anzuelo de la vida
para no claudicar

escribir
para apuntar al blanco

escribir
con palabras pequeñas
palabras cotidianas
palabras muy concretas
palabrasojo
palabras animales
palabrasbocadegato
ásperas por dentro y por fuera
suaves como "tal vez"
palabraslatigazo
como "demasiado" y "tarde"

escribir

para no mentir
para dejar de mentir
con palabras abstractas
para poder decir tan sólo lo que cuenta

decir que a las once
de la noche de hoy
mientras la luz calienta
el lado izquierdo de mi almohada
y la sábana verde se desdobla
en el espejo del armario
estoy en mí
en el lugar en que acostumbro
a encontrarme
en este aquí hecho de extraña
duración en lo mismo
repitiéndome
la carne dolorida
los huesos lastimados
los nervios, la piel
tirante, amoratada
el pelo encanecido
el grito sólo postergado
y hoy a las once
de la noche de hoy
mientras la luz calienta
el lado izquierdo de mi almohada

muere un niño
o dos o no sé cuántos
mueren y una anciana dice
sus últimas palabras
o no las dice y muere
y es otra la que habla
pero no habla, dice
apenas dice y muere
sin decir
apenas
nada
y algo se me atraganta
tal vez un alarido
largo como las once horas de esta noche
o tal vez la conciencia
que duerme encendida
como una lumbre la conciencia
de todos los que mueren
como una fogata
un espantoso incendio
que prende en las ventanas
de la ciudad y en el mar no se apaga
una conciencia absurda
una antorchahorizonte
la conciencia de todos los que saben
que se están acabando
en sus huesos de antorcha
hoy, mañana, siempre

escribir
todas las muertes son mi muerte
mi grito es el de todos
y no hay consentimiento
escribir

¿para consentir?
¡escribir para rebelarse!
no hay lugar para plegarias
no hay lugar para el sosiego
el ajuste de las almas
se hace en rebeldía

[…]
escribir

para des-esperar
por todos los que están
por todos
los que fueron
los desaparecidos
escribir para cuidar
sus des

apariciones
para alimentarlas
para que no se enturbien
no tan pronto
no tan siempre
pronto

El poema Escribir recitado íntegro, aquí

La "lógica borrosa" (fuzzy logic) de Zadeh (1975) es un método de formalización del razonamiento impreciso que opera sobre conceptos imprecisos, predicados inexactos y términos de funcionalidad veritativa. Su construcción se basa en el convencimiento de que pensar en términos borrosos es una forma característica de la percepción humana. Sin embargo






"Anhelo un corazón más sabio que el mío para descansar en él. El corazón de una anciana, un corazón acumulado y dispuesto a la acogida. Poder hablar; poder decir en palabras sencillas la congoja, la necesidad, la pena. Poder decir para calmar, para acallar. Soltar las lágrimas en el enorme pozo humano, el gran regazo. Poder decir, para que parezca tan común, ese dolor, que pueda mirarlo como si no fuese mío y llorar entonces por la historia de todos".

"En un principio fue el Hambre. Y el Hambre creó a los seres para poder saciarse. Y el Hambre era la muerte, para los seres. Inventaron remedios, buscaron curarse, pero el Hambre dijo odiaos y luchad unos contra otros, para poder saciarse. Y el Hambre introdujo el hambre en los seres, y los seres se mataban entre sí, por causa del hambre. Y el hambre era la muerte, para los seres.

En materia espiritual, atender al balbuceo, como mucho. Sobre todo, atender al silencio, ese silencio: la callada inocencia recobrada, el no saber cargado de compasión por los seres que viven con su hambre".

“No sé qué color tiene lo irremediable; sé que comienza allí donde tiembla un niño pequeño.”

"Dos sentimientos, la conmiseración y la compasión, próximos entre sí pero que difieren en su punto de partida. La conmiseración proviene del padecimiento del mí. Un padecer propio que se hace extensivo al ajeno. Difiere de la compasión en que ésta no acude al mí, sino que adviene en el alma libre –alma libre: con palabras lastradas hablo; trataré de explicarme mejor desde otros parámetros. El compasivo siente el dolor del otro sin sentirse afectado en el mí. En eso consiste su libertad. Permanece en calma. Su dolor es universal. […]
La diferencia entre la compasión experimentada en la vida real y la que experimenta un espectador ante una representación es que la primera, por supuesto, no es placentera, aunque comparta con la del espectador la universalidad del sentimiento. La conmiseración es rebeldía, la compasión… Basta. Dejemos espacio para la duda. Aun en los márgenes, la contundencia hiere".

"Volver a las palabras.
Creer en ellas. Poco. Sólo
un poco. Lo bastante
como para salir a flote y coger aire
y así poder aguantar, luego,
en el fondo.

Volver a las palabras. Con
voluntad de sentido.
Boqueando. Pez en la orilla
común de los creyentes.

Volver. Decir superficie. Escribirla".

"Las heridas nunca acaban en sí mismas. Se llaman unas a otras. Como gargantas. Grandes gargantas que se suceden ululando. Cuidado al acercarse. Cuidado al escucharlas. Las proximidades de una herida son siempre pantanosas, huelen a cieno y su sonido es húmedo y gelatinoso. Contagian el mal del deseo, el mal de querer ser más que el destino, el mal de querer, de querer siempre lo que quiero por encima de todo querer ajeno. Una herida es la guerra".

"Jehová: uno de los dioses que ocupan la parte superior izquierda del mandala tántrico. El error: confundir uno de los devas (dioses) con el Absoluto. El dios de los judíos: un deva vengativo en guerra contra los asuras (demonios). Un dios que necesita la ayuda de los hombres: ellos son su alimento. Al rezarle le dan su fuerza, le entregan su energía. Los dioses se alimentan de las preces de sus "fieles". Cuanto mayor sea su número: su "rebaño", más fuertes se hacen ellos, más poderosos.
El error del hebraísmo: hacer de uno (de los dioses) el Uno. El error de Cristo: asumir el hebraísmo. El error de muchos cristianos: confundir a Jehová con el Dios de Cristo o, incluso, con la síntesis última del racionalismo".

“En Bangalore, me inicié en la dureza de la compasión y comprendí que este sentimiento nace más de la fiereza que del dulce y decadente apiadarse de la burguesía cristiana, pues, lejos de ser una modalidad del enternecimiento, arranca de la advertencia del dolor ineludible y del mal de existir”.

“Volver a la inocencia. Antes del primer error”

“Arriba, tras la frente, ahí donde la mente engarza pensamientos, ahí donde tan a menudo construimos nuestra casa, arriba las ideas brotan, incesantes.
Más abajo, en los poros, el mundo. El canto de un pájaro, el silencio cuyo cuerpo es un rayo de sol. Allí, bajo el flujo de los pensamientos, la vida.
Bajo el proceso, lo simultáneo; bajo la línea, la materia; bajo el texto, la totalidad de lo sólido.
Más abajo, el fuego. Del fuego ahora no hablaré, pues está bien que esté contenido, sin dolor, adormecido por un tiempo con fines terapéuticos.
Más abajo aún, el vacío.
El observador se sitúa en el límite, en el espacio intermedio entre el vacío y la existencia. En la superficie, el texto, el mundo y el fuego. Abajo, el vacío. El mundo se construye en superficie. El observador, en la línea de base, que no es línea, sino un espacio imperceptible, un no-lugar, una suspensión. Todo lo que hay se construye. Los personajes deambulan. Abajo -¿llamaremos "verdad" a aquellas profundidades?- no hay personajes, no hay nadie. Y, sin embargo, sé que ahí es a donde pertenezco con mucha más razón, con mucha más fuerza. Pero legítimamente: según ley, el peso y la medida me otorgan un lugar en superficie, un lugar y un tiempo: mi medida, el lugar; mi peso, el tiempo. Soy, en superficie, según lo determina la ley de la Posibilidad.
Y voy tejiendo. Fuera del abismo todos vamos tejiendo, y el "todos" es la primera gran hebra, la más consistente. "Todos" son los muchos que en el vacío del abismo eran uno y lo mismo. Todos es la primera diferencia que proclama la posibilidad del tejido. Tejer es la ley. En el límite, la conciencia se subordina. He dejado de ser una y empiezo a conocer. En superficie, los tres ámbitos: fuego, materia -compacta y sonora-, y mente. Abajo: vacío. Yo vengo del vacío para poblar la superficie. No hay otra realidad que ésta; la manera de moverse en ella es el deslizamiento. Cualquier otro movimiento desrealiza”.

"Por la mañana, ejercitarse en el cinismo; por la tarde, en la compasión.
A veces, invertir el orden".

"Soy un animal enloquecido que danza sobre el fuego de su propio nacimiento".

"De entre todas las verdades elijo
una sola: la caricia del sol
en el tronco de mi alma
calcinada".

"Solamente el animal humano es capaz de infligir dolor por placer. Y esto, precisamente, por aquello que en él no es animal: la capacidad de tomar conciencia de la diferencia, de establecer una distancia entre uno y el otro. Tal vez esa distancia sea lo que pretende poner a prueba y reafirmar cuando tortura. La pérdida de la animalidad conlleva la pérdida del sentimiento de pertenencia a la especie y la conciencia de la diferencia. El otro es radicalmente otro para mí, y yo sé que es otro. Independientemente de que pertenezca a la misma especie. Ese saber que el otro es otro es lo que permite infligir el daño. El sentido de culpa es el restablecimiento del equilibrio en nombre de la comunidad. Hemos perdido el Cielo, como dirían los antiguos chinos. La armonía, el equilibrio que las especies del reino animal nunca han perdido. Lo que importa, en tales condiciones, es aprender a pensar correctamente, esto es, en el sentido de la compasión, del compadecimiento o, como se dice ahora, de la solidaridad».

"Descargada. No de un peso, no, de fuerza, de poder. Sin poder. No puedo. Desposeída de fuerza, no puedo poder. Deshabitada: sin hábito del dentro.

Necesidad de templo. Des-templada. Fiebre de ausencia en los dedos que crujen, rígidos. Ausencia en los huesos. Me florecen angustias en los dedos.

Entono un canto. Ocho notas. Entro en el tono de la angustia. Caverna, resonancia devuelta a su nota. Asolada reflexión de la materia en su germen. Sin cauce. No llega. No hay llegar. El mí quiere salirse. No, yo quiero salir del mí. Pero el cansancio. Me re-pliego. Repliegue en el mí. El menor esfuerzo: el pliegue ya trazado.

Sin embargo la fuerza, la fuerza del dentro. La que se agita y mengua, concentrada en sí misma, caverna del sí mismo que se ahoga en su esfuerzo por ser algo más que una y misma.

Despoblada. Enferma de des-población. Deshabitada del pueblo que fuimos, al unísono, sonido unificado, fuerza de los muchos. Desasida, desasistida de pueblo. Despoblada".


"Ocupada por el gozo como por un intruso. Dentro, muy dentro, contra el otro dentro que insiste en el terror y la angustia o en la justicia de la condena. Contradiciendo la conciencia que se empeña en rebelarse. Contradiciendo la lucidez de la razón que a la razón obliga. Inconfesable gozo que despunta y dice recuerda los primeros albores de la dicha, antes, en la inocencia.

Contradiciendo la voz que inculpa y hace recuento de los méritos. Contradiciendo el no que estalla como fruta demasiado madura. A pesar del anatema, de la blasfemia, penetrándola, sosteniéndola, sumándose a ella desde abajo, sin acallarla.

Liviano como los pájaros, mineral como las piedras, bajo el flujo de las palabras que reniegan, sobrellevándolas como la corriente de un río a las barcas y a los remos que la hienden, así el gozo, bendiciendo a quien de él se defiende, así

el gozo".



Postdata: dos poemas de Hainuwele (1990)

58 comentarios:

soperos dijo...

efectivamente, digo para mí, maillard no es una poeta. tampoco escritora. ni filósofo. ni nada hecho de papel o que pueda decirse con papel ni pantalla. maillard es un animal. maillard es lo que vive. aun cuando muramos todos nosotros y ella.

maillard es un animal que dice cosas ininteligibles y sencillas. un teléfono móvil de piedra. llevar la piedra al oído.

ayer ví en un programa tonto de televisión cómo bebe el perro en una vídeo-cam que pasaba la imagen del can bebiendo a cámara superlenta. bebe hacia atrás, haciendo cuchara. imperceptible al ojo humano. maillard hace eso. es una slow cámara. la lengua del animal. nítida. hace que descubramos cosas.

esta mañana estoy haciendo recados. a pasos demasiado rápidos. lo que leo de ella en esta entrada maravillosa hace que, a continuación, me lentifique para vivir mejor, con mayor percepción del mero hecho de estar vivo. cuando luego lleve a mamá a que le quiten el parche de su ojo izquierdo operado ayer.

querido hermano búfalo, ella es la verdadera búfala, la que nos ha posibilitado reconocernos así.

no hay basura en ella. no hay basura en un animal. lo supe el otro día. creo que lo conté. cogí una caca de caballo recién cagada y la apreté en mi mano. la espachurré y era hierba y paja y alimento y vida. nada en esa caca producía asco. maillard no nombra en falso. maillard es como esa caca de caballo. sólo hemos de querer apretarla, como acariciamos delicadamente la cabeza de un gato.

muchas gracias,
òscar.

*ella no necesita que yo escriba esto. entonces, sonrío.

Stalker dijo...

Querido hermano búfalo:

me dejas material para rumiar. Me impacta y golpea lo que dices y cómo lo dices. No se sale intacto de tu visión del mundo...

Fíjate que pensé en pedirte permiso para colocar tu cita pero luego pensé que entre animales como tú y yo no hace falta pedir permiso para nada. De hecho, no hace falta pedir, se está, simplemente, y se está con todo el cuerpo. Por eso introduje tu cita como una presencia corporal. Como una boñiga, siguiendo el hilo de tu metáfora-hueso.

Ni te imaginas lo que aprendo contigo, hermano. O lo que desaprendo. A este paso, gracias a ti, me convertiré en un lúcido excremento de cabra. Habitar esa sequedad, ya sabes...

Abrazos desde esta charca, nos vemos pronto...

sara dijo...

Gracias, ¡nos seguimos! Pero yo no espachurraré la boñiga, ¿eh? Chantal es grande.

Abrazos

Stalker dijo...

Bienvenida, Sara...

No te preocupes, para espachurrar la boñiga ya nos tienes aquí a nosotros.

Reconozco que la vena escatológica del búfalo ha tenido, en este caso, una aplicación muy original, casi terapéutica.

Pasa siempre que quieras, esta es tu casa.

Abrazos

rubén martín dijo...

Buff, aquí hay hilos que trenzar o que cortar para rato... Nunca la había escuchado leer y por lo que he oído es de estas pocas poetas que saben encarnar las palabras y las frases con su propia voz, al contrario que Alberti o Cernuda, por poner casos extremos. Recita fantásticamente bien. Una mezcla de seguridad y fragilidad, inocencia primitiva y cálculo cerebral, en perfecto equilibrio. Dede luego sus palabras suenan como "muebles por el suelo": arañan, pesan.

"Escribir" es la parte que más me gusta de "Matar a Platón", aunque tendría que volver a leer este libro.

Me encanta la rotundidad con la que ataca a las religiones del Libro. La definición del dios judaico como antropófago es impagable. Hay que segyir leyendo todo lo que has puesto y poco a poco hilar. No se puede comentar todo de golpe.

gracias

Portinari dijo...

Escucho a Maillard mientras escribo. Y siento congoja y grito; el grito de la mano que estruja el excremeneto entre sus dedos desesperadamente pugnando por hallar una respuesta en toda ella. Estrujándola, como hacemos todos cuando tocamos lo hondo, y no encontramos más que el vacío y al lado, la mierda.

Escucho y miro la foto de Maillard; una mujer, es ella; y quizás, si la conociera...
El mismo aire, y el consuelo de estrujarse las tripas.

Tras la segunda foto no hay refencia, tengo dudas ¿y el enlace del sin embargo? no me deja acceder a él.
¿Y lo siguiente escrito? ¿quién? y sin embargo ¿es tan importante?
Hainuwele tampoco deja que vea el enlace.

La última foto, triste, fondo negro, ojos verdes.
Ellas y el mismo aire.

Necesito tiempo para leer y seguir estrujando; mientras, espero las respuestas meramente formales (detesto estos imepdimentos) respecto a los enlaces y autor de los textos.

Un saludo muy metido en el texto, Stalker.

Stalker dijo...

Rubén:

comparto cuanto dices. Échale una relectura a la primera parte de Matar a Platón, más cerebral y pensada; Escribir es el grito; en Matar a Platón trabaja la termita que horada los conceptos en que vivimos.

Y sí, las lecturas y conferencias de Maillard son algo especial, como saben quiénes han asistido a ellas.

Abrazos

Stalker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Stalker dijo...

Portinari:

ayuda técnica a la carrera. Los textos son todos de Chantal Maillard, extraídos de los libros "Hilos", "Husos. Notas al margen", "Matar a Platón", "Lógica borrosa", "Diarios indios" y "Filosofía en los días críticos". También hay alguna cosa sacada de alguna entrevista.

En ambas fotos aparece Maillard; busqué la segunda para ilustrar Hainuwele, una foto de hará unos veinte años para un poemario de hace veinte años.

En cuanto a los enlaces, son archivos de audio que he subido a ovi porque el goear no me deja subierlos (siguen teniendo el upload deshabilitado). Por desgracia Ovi no tiene un reproductor para enlazar al blog y he tenido que dejar el enlace al audio de esta manera. Los he comprobado y funcionan, el de Escribir, el de Sin embargo y el de Haniuwele. Al pinchar te sale un reproductor y el recitado empieza automáticamente; si no le das a play.

No obstante, si te da problemas, copio los enlaces y puedes copiar y pegar en la barra del buscador de google:

http://share.ovi.com/media/Nickcave
24.mymedia/Nickcave24.10001

http://share.ovi.com/media/Nickcave
24.mymedia/Nickcave24.10002

http://share.ovi.com/media/Nickcave
24.mymedia/Nickcave24.10003

Espero haberte sido de ayuda. Cuando los impedimentos formales estén solucionados seguimos comentando.

¡Abrazos!!

ana dijo...

el juego de tuneles, fragmentos, puertas y márgenes que has traído es exactamente chantal maillard y de paladeo lento.

gracias una vez más.

un beso.

p.d: de quién es el cuadro, ese verde?

Portinari dijo...

Maillard me ha encantado, espero poder hacerme con obras suyas para tenerlas bien cerquita en casos de necesidad.

Los problemas formales... he puesto la URL, pero, necesito registrarme en la página para oír el archivo, hete ahí con el problema. Ahora la pregunta, ¿me registro u hay otra alternativa?
Gracias por las clases de informática particular.

Stalker dijo...

Ana:

no conozco la identidad del autor del cuadro. Lo encontré buscando bajo la rúbrica "expresionismo abstracto".

Abrazos

Stalker dijo...

Portinari:

lamento los problemas técnicos. Intenta registrarte y si no funciona intentaremos otra cosa.

¿Alguien ha podido escuchar esos poemas sin problemas?

Abrazos

rubén m. dijo...

“En Bangalore, me inicié en la dureza de la compasión y comprendí que este sentimiento nace más de la fiereza que del dulce y decadente apiadarse de la burguesía cristiana, pues, lejos de ser una modalidad del enternecimiento, arranca de la advertencia del dolor ineludible y del mal de existir”.

Esto es muy interesante. Una de las profesoras que más he admirado decía algo semejante, que la palabra "compasión" era muy hermosa pero había que ser conscientes de la violencia que implica, del riesgo.

Lo que me cuesta compartir es lo de "volver a la inocencia, antes del primer error"; no creo en un estado puro que recuperar, o al menos dudo de que merezca la pena. "Los únicos paraísos son los paraísos perdidos" (¿Borges?). Creo que hay que hundirse en el error, tatuarse respuestas al error por todo el cuerpo, delatar el error en cada palabra, desnudar la naturaleza errónea de cada pensamiento y cada frase.

Divagaciones desde el insomnio y el Lagavulin... Buenas noches.

Stalker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Stalker dijo...

Estoy de acuerdo, Rubén. La compasión es otra cosa, no admite los afeites del sentimentalismo; exige virulencia, entereza.

Por volver a la inocencia entiendo o la añoranza de la infancia o el deseo de retrotaerse a un estado animal, pre-humano. El primer error sería tal vez el lenguaje, que establece dicotomías, jerarquías, diferencias. ¿Que el hombre ha mutado y no puede acceder a la condición animal? Nada le impide intentarlo. La poesía, precisamente, puede ser una herramienta para remontar el curso del lenguaje hasta los orígenes del alarido o las fuentes del miedo. Quién sabe...

Respecto a delatar el error en la palabra y la naturaleza engañosa de las ideas y pensamientos en que vivimos, de eso precisamente iba "Matar a Platón", así que no vas descaminado.

¿Has podido abrir los enlaces a Escribir, Hainuwele, etc y escuchar esos poemas? ¡Échame un cable!

Abrazos

rubén m. dijo...

Los enlaces que dices me piden una membresía, pero el poema "Aquí" del Goear sí lo he podido oir sin problemas.

Abrazos

PS: googler me pide "EXTATED"

ignotus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Stalker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Stalker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Stalker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Stalker dijo...

Una pequeña nota para decir que queda habilitada la moderación de comentarios y recordar a los que intentan caldear el ambiente con insultos que para eso existen otros espacios en la red.

Aquí no se permiten insultos ni juicios de valor hirientes e infundados que provienen de la ignorancia y están alimentados por la mala fe.

Un troll puede ser simpático pero tiene que dar la talla moral e intelectualmente. Si sólo es para meter cizaña, no insistáis, éste no es vuestro lugar.

Lamento la brusquedad pero mejor dejar las cosas claras de una vez.

Abrazos a los compañeros y habituales del blog y perdonad esta nota un tanto amarga. Gracias

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
rubén m. dijo...

Vaya, no me imaginaba que la buena poesía podía desatar tantas iras... ya anoche me fijé en que habían comentarios eliminados. En mi blog aún no he tenido que hacerlo, pero es lo malo de foros y blogs, el anonimato azuza la imbecilidad.

Ánimo, y ni puto caso.

Stalker dijo...

Gracias, Rubén.

Reconozco que no estoy acostumbrado a estas cosas. Ahora mismo estoy desanimado y con pocas ganas de continuar con este debate e incluso con el blog, pero ya se me pasará.

Abrazos

ana dijo...

no te desanimes, hermanito, para algunos de nosotros tu blog es un fuente de alegrías y descubrimientos, y eso es lo que cuenta :)

un fuerte abrazo.

raúl quinto dijo...

stalker, tu blog es un alimento necesario para los que tenemos hambre.no se te ocurra dejarlo.

un par de cosas. Escribir es lo que más me gusta de la poesía de Chantal,sin desmerecer otras cosas es el texto que más me ha calado de ella.

Y tanto post seguido hace que se pierda la fluidez y la tranquilidad que cada uno merece por separado para debatir y compartir. o eso creo.

un abrazo y no te desanimes

Stalker dijo...

Gracias a los dos.

Ana: no puedo dejar la cueva del oso. ¿Dónde dormiría?

Raúl: tienes razón, he colocado tres entradas consecutivas, un ritmo excesivo. Lo ideal es, quizá, dos entradas a la semana. Lo que ocurre es que el blog lleva 100 entradas de vida y quise celebrarlo con cosas que me gustan especialmente (también pensé que muchos os saltaríais a Barbara, que sería una entrada "cascarilla").

"Escribir" es sensacional, sí. En mi caso, no sé si me gusta más que Matar a Platón: me seduce el juego posmoderno que propone el primer poemario del libro y cómo barrenar los conceptos.

En todo caso, y creo que en esto estoy en línea con Ana, me quedo con "Husos", si tengo que elegir. La aspereza de ese lenguaje me cala hondo... En la selección, los dos últimos fragmentos son de ese libro; en concreto el penúltimo me hace polvo.

Abrazos

rubén m. dijo...

Hazte el favor de escucharlo, Raúl:

http://cache.mypodcast.com/cached/poesiaenelaire_20080519_0338-232296-110479-2-25.mp3

buf.

Portinari dijo...

Listo, Stalker; no suelo utlizar mucho ese tipo de comunicación así que quizás no nos encontremos a menudo.

Por la eliminación de comentarios deduzco que aún quedan restos de ἰδιώτης por el mundo. Ánimo y hablamos.

Laura Giordani dijo...

Querido stalker:

Tienes todo mi apoyo y la moderación de comentarios termina siendo una auto-protección frente a estas desconcertantes agresiones. Parece que el anonimato dota de algún tipo de impunidad o que la poesía despierta pasiones de lo más oscuras, al menos eso es lo que he visto ya en varios foros. Sabes cuánto valoro y disfruto la poesía de Chantal, había leído y escuchado "Escribir" (he utilizado algunos fragmentos para una ponencia sobre escritura y enfermedad-dolor). Leeré ahora el resto.

No te desanimes ¿eh?

Un abrazo grande

Laura.

Stalker dijo...

Portinari:

Gracias, a ver si al fin resolvemos esos problemillas técnicos, via mail; merece la pena.

abrazos

Stalker dijo...

Gracias, Laura.

Abrazos para ti

Fackel dijo...

Pero Stalker...¿te vas a dejar influir por los imbéciles? Los imbéciles son presuntos malvados, pero no pasan de imbéciles. Sólo que ejecutan el rol y, de paso, practican la maldad. Y tras la maldad ¿qué existe? ¡La ignorancia! Aunque algunos se crean ilustrados, si yo te contara lo que ronda por ese mundo de envidias, celos y perversidades varias. La perversidad de los perversos es el reflejo de sí mismos. La antitolerancia, el antirrespeto. Quedan en entredicho con su propia conducta. Están en este mundo por haber de todo, y sobre todo porque no encuentran ni quieren encontrar su sitio.

Estás en tu derecho a tomar medidas, cancelar el blog, reposar un tiempo. Mas, ¿no les estarás dando satisfacción a quienes te azuzan con crueldad? Piénsalo. Ten fuerza. Tus seguidores habituales te respaldamos, por los comentarios que leo.

Indígnate todo lo que quieras, pero sobre todo, sobre todo, RESISTE y no cedas a la imbecilidad. Que no te confunda nadie. Que no nos confundan.

Salud verdadera.

Stalker dijo...

Fackel, todo está bien. Gracias por tus ánimos y tu actitud combativa.

abrazos

Anónimo dijo...

rhermano animo!!!!!te quiere adolfo

Stalker dijo...

Gracias a ti, Adolfo. Mira bien esta entrada, que no has dicho nada de ella.

abrazos

ana dijo...

querido stalker, no te preocupes ni te desanimes.
"La maldad es la supresión hipócrita del goce"
decía Panero,y es verdad.
Un besote muy fuerte.

Stalker dijo...

Gracias, Ana. Está bien la cita de Panero. Tengo algunas ideas sobre la maldad, pero no las voy a reproducir aquí.

Besos para ti

Anónimo dijo...

stalker, como bien me conoces, bien me quieres!.

digo esto porque acabo de leer; ahora sí la entrada.es la mas autobiografica que te he leido hasta ahora!genial.

b me ha encantado escribir, de verdad y he llegado a emocionarme al empezar a leer el otro,te dire una cosa al leerlo me he visto ami en los primeros versos asi soy yo.. eso quiero eso busco, eso anhelo. hnome encanta la descicion de la compasion esperfecto.
es denso bello y dificil
stalker:¿TE DUELE O NOS DUELE EL ALMA? TE PREGUNTO ESTO PORQUE HE VISTO MUCHO DOLOR AQUI PERO TAMBIEN NUESTRO PROPIO EXORCISMO..

HMO OTRA VEZ ME TAMBALEAS
TE QUIERE ADOLFO

Arturo Borra dijo...

Querido Stalker, ya me ha contado Laura de las intromisiones de mala fe que ha habido por aquí. Quizás cueste comprender, pero como en cualquier otro espacio humano, también en la blogosfera se activan las pasiones más elementales: envidia, celos, odio y tantas otras, con el agravante del anonimato que suele ser refugio de la cobardía -porque aquí, no es estrategia contra los poderosos ni mucho menos-. Como sea, debatir no equivale a descalificar y cuando ello ocurre, no hay que dudar: ajustarse al juego es aceptar ese límite.
En cualquier caso, quería enviarte todo mi aliento y decirte que las últimas entradas me han parecido excelentes. Sólo la falta de tiempo me ha impedido comentarlas como merecen. Muchos valoramos tu trabajo y todo lo que aportás con generosidad. Gracias, en este caso, por traernos otra vez a Maillard.
Un fuerte abrazo,
Arturo

Stalker dijo...

Querido Adolfo:

quizá me equivoque, pero me parece entender que has pensado que los textos son míos. No es así, ¡ya quisera yo! Son de Chantal Maillard, de los libros especificados más arriba.

Aunque quizá me equivoque y he pensado, erróneamente, que lo has atribuido a mí.

En cualquier caso tu entusiasmo es, siempre, un regalo.

Abrazos y gracias por estar ahí.

Stalker dijo...

Arturo:

tu apoyo y tu generosidad son un presente al que no sé cómo corresponder.

Te mando abrazos, sin más, y algún día espero conversar sobre éste y otros temas en persona, tranquilamente. A ver si voy por Valencia (o venís aquí).

Abrazos

Susana dijo...

Stalker, qué cosas tiene seguirte.
Una vez más, nos regalas encuentros en la tercera fase con las letras –qué maravilla!-,
pero leer en ti su impacto no se queda atrás.
Una vez más, pues, has colocado un nuevo eslabón en la condena de ir en tu búsqueda.
Felicidades por el blog y por tus 100 entradas.

-y a los impertinentes, sean malos o bobos o, claro, las dos cosas, ni caso: lo mejor, lo que ya haces, fulminarlos con un DEL, y lo segundo mejor, ignorarlos del todo… mientras no nos abandones por ellos, los “buenos” seguiremos ganando un montón-

Stalker dijo...

¡Susana, benvinguda!

Gracias por tus palabras. Me alegra que encuentres aquí alguna conmoción. No tiene ningún mérito lo que hago o digo: todo está en las voces que traigo. El Stalker entra en la Zona y trae cosas de ella, en sí mismo él es insignificante pero le basta con conmover o sacudir de vez en cuando.

Abrazos para ti, ésta es tu casa.

Susana dijo...

Robar esos pedazos de cielo para ofrecerlos, alcanzar el alma para conmoverla, es ya una de esas labores que nos acercan a los dioses. Pero hace tiempito ya que te sigo de cerca y degusto también lo que ofreces de ti en el encuentro. Tus comentarios, en muchas ocasiones, no tienen desperdicio. Me gustaría decirte a ti también ese hallazgo certero de que "no se sale intacto de tu visión del mundo".
Un abrazo

(y gracias por recoger algunas de mis motitas de pan, rojas e intensas como lo que nos empuja. aún)

Stalker dijo...

Gracias, Susana.

Me gusta mucho ese "aún" solitario y pequeñito. En efecto, aún estamos aquí. Cuidate.

Abrazos

Anónimo dijo...

hno stalker aclaro que ya sabia que esos versos no son tuyos, pero dicen de de ti de tu ser, de tu alma y tu verdad.abrazos adolfo!

Stalker dijo...

¡Comprendido, Adolfo!

¡Gracias por todo, y abrazos!

Ventura Camacho dijo...

Amigo Stalker! grandes los poemas! ya sabes, yo soy chantalista por obra y gracia del amigo búfalo Òscar. Se me pegó la admiración. Un placer conocerte. Ya me explicarás lo de totémico jejeje

Yaiza Martínez dijo...

Stalker, ¡vaya éxito de entrada! No me ha dado tiempo a leerla entera pero me ha encantado, muchas gracias. Ya sabes que nos gusta mucho que nos enseñes a Maillard y todas esas cosas que tú sabes. A lo demás, oídos sordos. Un abrazo grande desde Córdoba...

Stalker dijo...

Querido Ventura:

lo de totémico significa que "esa presencia oscura" es oracular y tranquiliza. Al tótem se acoge uno, como esos pajarillos a tu vera.

Abrazos

Stalker dijo...

Querido Ventura:

lo de totémico significa que "esa presencia oscura" es oracular y tranquiliza. Al tótem se acoge uno, como esos pajarillos a tu vera.

Abrazos

Stalker dijo...

Otro abrazo grande para ti, Yaiza.

Abrazos y bienvenida

Viktor Gómez dijo...

Es magnífico, Stalker.

Lo que puede la magia de las palabras. Llegan desde Chantal,
pasan por los lectores e inundan esta página de bellas asonancias y briosas afinidades.

Grande Chantal,
Grande Óscar,
Grande Sara, Ruben, Ana, ...

Todos suman.

Me quedo con la mirada del búfalo sobre el niño que le adivina un resquicio para la esperanza entre no pocas alertas.



Un abrazo grande

Víktor

P.D.: últimamente los trolls han intentado ensuciar el blog de Laura, el tuyo y otros de impecable quehacer. Algo estaréis haciendo bien, que se incomodan.

Stalker dijo...

Querido Víktor:

esto sí que es una sorpresa: ¡verte por aquí!

Gracias y abrazos para ti. El próximo miércoles os escucharé con sumo interés, ya sabes.

Salve.

d. dijo...

Sorpresa mimada fue tu blog.

Stalker dijo...

Me alegra, D!

abrazos

 
Free counter and web stats