jueves, 28 de mayo de 2009

La brevedad





"Hold on", J.J. Cale, 1'58''






"Plus rien", Barbara, 1'40''

En música, siempre me ha fascinado la brevedad. Resolver un discurso musical coherente y perfectamente vertebrado en menos de dos minutos, transmitiendo, además, el contenido de una letra, me parece prodigioso. J.J. Cale y Barbara son autores que apuestan por lo mínimo. Rara vez rebasan la frontera de los tres minutos y medio y suelen quedar muy por debajo. Despojan la melodía de toda ornamentación superficial y la ofrecen en toda desnudez. Barbara tiene una canción de apenas 50'', pero problemas técnicos me han impedido subirla.

Os animo a compartir canciones que estén por debajo de ese umbral. Música que se acerca al junco, a la pincelada ínfima y al ínfimo gesto. Música que nos vuelve mínimos, también, en un mundo donde todo parece explayarse y tender al exceso, la excrecencia o lo barroco...

36 comentarios:

Tera dijo...

Qué bonita propuesta!

Así, de golpe, a mí me viene a la mente "Bookends" de Simon & Garfunkel. Tan mínima (minuto y algo) y bella.

Lola Torres Bañuls dijo...

La brevedad; una fina aguja de tristeza que te envuelve brevemente.
Y el dolor se vuelve ligero e insignificante.

Tienes razón lo ideal es la fotosíntesis.

Un beso.

Stalker eres único. El blog es una maravilla en cada entrada. Gracias.

Stalker dijo...

Buscaremos "Bookends".

Belleza mínima, sí, es lo que busco.

Bienvenida, Tera

rubén m. dijo...

Me han gustado mucho los dos temas de Barbara y Cale. La brevedad en música y yo no tenemos esa relación tan especial, admiro más las canciones largas a las que no les sobra nada. Probablemente en este aspecto tendremos gustos muy diferentes, pero vamos a intentarlo con diferentes géneros:

- Jazz: Tiene composiciones más breves, pero aquí se concentra en poquito menos de 3 minutos una de las mejores canciones de la historia. Thelonious Monk, por supuesto, el maestro en condensar el género: menos notas, más intensidad. "Round after midnight".

http://www.youtube.com/watch?v=OMmeNsmQaFw

- Rock clásico: La canción que más me gusta de Creedence Clearwater Revival, grupo del que mi padre es muy fan y que aborrecí un poco por exceso de exposición. Pero sin duda es un tema memorable. Dos minutos y medio.

http://www.youtube.com/watch?v=TS9_ipu9GKw

- Piano y voz (no sé en qué género se puede encuadrar, odio el término pop como cajón de sastre): "Mr Zebra" de Tori Amos, minuto y medio. En esta versión sobran los arreglos pero es una melodía juguetona que danza, se contonea, y de pronto salta, y la interpretación (vocal y gestual) de Tori me gusta mucho.

http://www.youtube.com/watch?v=unXE3p8NqO4

- Tecno-pop: "To have and to hold" (1987) de Depeche Mode, una tensa, densa y oscura canción donde si quitamos el silencio dura menos de dos minutos y medio. Por desgracia en youtube sólo hay remezclas y versiones, la original está a años luz de cualquiera de ellas.

- Fado: "Solidao" por la reina Amália Rodrigues, menos de dos minutos en esta versión. Qué decir de ella, impresionante como siempre su voz.

http://www.youtube.com/watch?v=ke2F9vwpOCA

- Hardcore: El contraste puede parecer demencial, pero el equivalente a Amália en este género es Fugazi. Como dijo Piero Scaruffi, convirtieron el punk-rock en una disciplina casi zen. Atención a la intensidad de este "Burning", dos minutos y medio de tensión y explosiones tensamente controladas, y un final abrupto en extremo.

http://www.youtube.com/watch?v=P_cKLhNTYs0

.

Espero que te guste algo de esto, que me lo he currado, jejeje. Si se me ocurren más las iré soltando.

un abrazo

Susana dijo...

Mmmm, Stalker, ¿vamos a la búsqueda de los haikus musicales? Como Tera, pienso que es una propuesta fantástica. Me ha hecho parar en la cuenta de que tengo un montón de temas que pensaba breves y en realidad no lo son, y es que se repite el motivo principal. Sería una apuesta interesante romper ese desdoblamiento y dejarles la aportación primaria. Me pregunto si habría muchas de esas canciones que cojearan sin esos dobles como imágenes de espejo. Después de seguir tu reflexión, me inclino a pensar que no.

Una vez más, ese agudo observador que encontramos siempre en Marienbad.

soperos dijo...

taba y tere...

son un hombre y una mujer ya octogenarios que viven en montevideo, familia de mi compañera... son bajitos y delgadísimos...

no los conozco pero al pronunciarlos y sabiendo su larga trayectoria, me pareció una buena muestra más de "elogio a la brevedad"...

"tere y taba" (de teresa y tabaré)...

el fondo musical lo puso extraordinario, como siempre, mi querido búfalo.

gracias,
besos,

òscar.

Bashevis dijo...

Esto es un poco como las 6 propuestas para el nuevo milenio de Calvino, jeje… ligereza (bien entendida), rapidez, exactitud, visibilidad, multiplicidad…

No necesariamente valoro la brevedad en música, como dice ruben igual “admiro más las canciones largas a las que no les sobra nada”, aunque ciertamente hay casos en que se muestra ejemplificante y da obras potentísimas.

Susana comenta “Me ha hecho parar en la cuenta de que tengo un montón de temas que pensaba breves y en realidad no lo son, y es que se repite el motivo principal. Sería una apuesta interesante romper ese desdoblamiento y dejarles la aportación primaria. Me pregunto si habría muchas de esas canciones que cojearan sin esos dobles como imágenes de espejo”. Pues bien, ahí tenemos el “Commercial Album” de mis bien queridos The Residents, jugando precisamente con eso. Al concepto y estructura pop-rock le quitamos el desdoblamiento del que hablas, el motivo principal…y dejamos el cascaron sin repeticiones. Una píldora pop directa, que da como resultado un disco con 40 canciones, jeje. Evidentemente, el resultado no es un disco comercial, estamos hablando de Los Residents, jeje, pero quizás queráis echarle una ojeada.

Luego vuelvo y comento algun ejemplo más que me llame la atencion, no tan evidente como este...

Salud!

Stalker dijo...

Gracias, Lola, aunque en realidad me he limitado a subir dos canciones. No he hecho nada especial, de veras. Gracias por tu generosidad.

Stalker dijo...

Rubén:

¡Cómo te lo has currado! Voy a ir viendo esos vídeos lentamente.

A mí también me gustan las suites, siempre y cuando estén bien hechas. En la música pop-rock, ahora mismo me aburre mucho gente como Pink Floyd, con esos solos de guitarra interminables (muy bien tocados, pero ¿hace falta?).

En una canción, es realmente muy difícil elaborar un discurso autocontenido en menos de dos minutos, y que siga siendo una canción. Por eso lo aprecio especialmente.

Me alegra mucho que traigas algo de Amalia Rodrigues; todavía tengo un amplio margen para trabajar tu oído con mis cosillas, jeje.

Y hay algo que no te he comentado: compartimos la pasión por la Eneida y por el Defixiones, will and Testament...

Salve

Stalker dijo...

Susana:

la repetición, claro; si te fijas, las dos canciones que he puesto carecen de la repetición de ese patrón y tampoco tienen estribillo al uso. Eso les permite su brevedad y les confiere un carácter atípico.

Haikus musicales, sí, y visuales. También sería bueno buscar personas-haiku, tan breves e insinuados como un ágil trazo en una pintura china. Personas cuyos huecos tendríamos que colmar nosotros, para hacerlas visibles. ¿Cómo nos acogería e integraría en su ser alguien así, formazo por trazos abiertos, inclusivo-receptivos?

abrazos

Stalker dijo...

búfalo:

un anciano que menguara hasta desaparecer en un poema, hasta confundirse no ya con un verso, sino con el la caligrafía de una letra. Dejar, de toda una vida, apenas eso...

abrazos

Stalker dijo...

Los Residents, Bash, me alegra que des rienda suelta a tus obsesiones. Ésta es tu casa. ¿Puedes traer un ejemplo concreto? Tu alma es un mejillón-pop, eternamente solidario (apúntate esta frase).

Abrazos, abejorro, ya queda menos para tu inmersión en la gran ciudad.

rubén m. dijo...

Stalker, lo ideal es que nos contaminemos el oído mutuamente, por eso me apetecía poner música tan distinta. Ya me dirás que te parecen estas cosillas, algunas no creo que sean lo que estás buscando, pero quién se pierde algo encuentra...

Si de algo positivo puedo jactarme respecto a la música es de tener un gusto bastante amplio, aunque con las grandes lagunas propias de mi edad; una vez María Salvador, al preguntarle alguien una duda sobre un disco, dijo "pregúntale a la enciclopedia musical", refiriéndose a mí, lo cual obviamente es una exageración enorme, pero me resultó simpático y halagador, claro.

Por lo que dejas ver eres más de piezas que crecen como árboles o hiedra. Yo también disfruto con eso, pero no puedo sobrevivir sin una dosis de catarsis eléctrica, que es lo que entiendo por rock, más allá de estructuras o público al que se dirija; para mí eso es el rock y es por lo que no me gusta que por ejemplo de Jimi Hendrix se diga que es pop. Como si fuera lo mismo lo que hacía ese hombre en el escenario mientras los Beatles se contoneaban como maniquíes sonrientes (sin quitarles su mérito como compositores, por supuesto). Para mí son dos géneros distintos aunque usen (no siempre) estructuras e instrumentos iguales.

Es cierto que hay que tener mucho talento para condensar un discurso en tan pocos minutos. Las óperas rock de grupos como Génesis me parecen insoportables. Los solos de Pink Floyd -quizá porque David Gilmour al fin y al cabo era un guitarrista de blues, muy bueno técnicamente, pero conservador- es lo que peor ha sobrevivido de ellos, pero sí tienen temas largos donde prescinden de ese "virtuosismo" solista, y allí es donde consiguen llegar lejos: "Sheep", "Echoes"... Pero dentro del rock progresivo quizá la cumbre sea el disco "Red" (1974) de King Crimson, en concreto las dos últimas canciones son un salto al vacío sin red, algo impresionante.

Sobre "Defixiones" a ver si hago un post un día de estos, pena que haya pasado la efeméride del genocidio armenio. "Ter vogormia" es una de las cosas más indescriptibles que he escuchado jamás. Le contaba a Ana, vuando nos conocimos, que sólo la he escuchado tres o cuatro veces entera, porque me asusta la racción emocional que me provoca. Y la Eneida es... qué te voy a contar.

un abrazo!

Stalker dijo...

Rubén:

me gusta mucho tu prolija descripción de la música y cómo la sientes. Dices que llevas la impronta de la edad. Yo tengo tres años más que tú, no sé si eso me convierte en alguien de otra generación, el caso es que creo haber pasado por varias etapas y conozco muy bien las obras de Pink Floyd y King Crimson, sin ir más lejos.

"Echoes" y "Starless" son dos canciones maravillosas. Incluso los King Crimson más ruidistas (pienso en "Thrak") me gustaron bastante en su momento. Tendría que revisarlos a ver cómo resisten el paso del tiempo...

Hablando de guitarristas, fíjate bien el punteo minimal, en el fraseo combinado de las dos guitarras en la canción de J.J. Cale. Me parece que construye una atmósfera y dice todo lo que quiere decir, con una economía de medios insuperable. Algo que pocas veces consiguen guitarristas virtuosos al estilo de David Gilmour o Eric Clapton (al buen Eric Clapton, el de tiempos remotos, me refiero).

Y respecto a Diamanda Galas, pienso también hacer una entrada muy pronto, quizá la próxima. Su técnica es prodigiosa, y tiene momentos de una gran belleza desgarrada. Sin embargo, a veces se queda en el mero ejercicio gimnástico, en cierto exhibicionismo vacío, ¿no crees? No hace falta demostrar continuamente las octavas, ni tener más octavas significa que una cantante sea mejor (mis cantantes favoritas suelen tener un rango vocal mucho más modesto; lo que importa es qué se hace con la voz que uno tiene, no el hecho de tener una voz "más grande").

Hace tres años tuve ocasión de verla actuar en Barcelona. Un concierto sobrio, de apenas cincuenta minutos. Impecable técnicamente. Ella en su sitio; ninguna concesión al público, ni una mirada, ni una sonrisa, tan sólo un gélido bis.

En las gradas de arriba, había un tipo vestido con capa y capucha, una máscara plateada y un báculo. Te lo juro. La máscara de la muerte. No se movió durante todo el concierto. Hacía calor e imagino que sostener su máscara tuvo que costarle un esfuerzo sobrehumano. Como puedes imaginar, los conciertos de Galas concitan el interés de muchos freaks.

El concierto me gustó pero la sensación de gelidez me duró varios días.

Abrazos

rubén m. dijo...

Joder qué fuerte lo del friki de Diamanda Galás, jajajaja!! Hay que tener pelotas, eso sí que es un penitente, años esperando a que venga España para ponerte el atuendo.

Tuvo que ser algo decepcionante la actitud de Diamanda, aunque con el carácter de esta mujer se puede esperar cualquier cosa. En la última entrevista que hizo por aquí, dijo que ella odiaba la música pop y que si los Beatles resucitaran y se pasaran por su ciudad, les escupiría en la cara. Quizá respecto a la afabilidad hacia el público, sí podría aprender la lección de otras músicas menos vanguardistas.

Su voz es un prodigio absoluto, tanto en técnica como en emociones viscerales(esto último no siempre, claro) pero más que ese exhibicionismo lo que menos me gusta de ella es el exceso de tinieblas, de terror gótico, que le gusta convocar, posiblemente lo que más atrayera a la Máscara de la Muerte Plateada. Pero vamos, en la Plague Mass hay cosas sublimes a pesar de ese brutal exceso ("Io sono l´Antichristo", p.ej.).

Me ha encantado que reconocieras que el tema de Crimson al que me refería es "Starless", es una cosa inolvidable, sí. Pero fíjate que ahí poco virtuosismo pirotécnico vas a encontrar: hay un solo rapidísimo, pero muy breve, y su función es crear un acelerón histérico que encaja perfecto en ese momento. La fuerza de la canción viene de la destreza conjunta de todos los músicos, la estructura, la progresión, la atmósfera y el rescate de la primera melodía en los últimos compases. Lo que señalas de JJ Cale es un gran ejemplo: la gente suele confundir virtuosismo con rapidez, y eso es una falacia. Por eso he escogido ese vídeo de Thelonious Monk, posiblemente uno de los mejores pianistas del siglo XX de cualquier género, y que no necesitaba hacer explosivas ráfagas de digitación a lo Art Tatum, aunque podía hacerlas de sobra. En la guitarra y el piano me gustan las interpretaciones que son percusivas, es decir, que no sólo haya melodía sino impacto rítmico, eco y peso de cada nota o acorde. Lo de Bárbara y Monk van por ahí, y el caso demasiado extremo es otra vez Diamanda que literalmente aporrea las teclas.

A mí cada vez me gustan más los solos y melodías sencillos, que no es lo mismo que simples.

salud!

rubén m. dijo...

Bueno, y con la base rítmica lo mismo. Fíjate en la canción de Fugazi. Aunque a quien no esté acostumbrado a ese tipo de música pueda parecer agresiva y tosca, hay una contención tremenda en este tema. Concretamente hay en la batería una economía de recursos extrema: consigue un ritmo casi tribal durante las estrofas golpeando una baqueta contra otra, y si te fijas hay un platillo que sólo utiliza en un punto concreto del estribillo (justo después de decir "What is this burning in my eyes?"). Los redobles son rápidos y concentrados, sin sobrepasar los dos golpes salvo en momentos muy concretos, jugando con el factor sorpresa de una manera muy sutil Un trabajo de orfebrería... lo que decía el crítico, a su manera y dentro de su género, una disciplina zen.

Portinari dijo...

Hola después de tanto tiempo! antes de nada decir que me encanta el dinamismo de esta entrada, llena de aportaciones y perspectivas interesantes.
Ya veo que Rubén ha hecho una macroaportación con la cual ya estoy situándome jeje.
Si yo me pongo a pensar en temas... muchas veces escucho la intro o me pasa como a Susana, siempre repiten ese mismo tema en toda la canción. ¿Algunas que merezcan la pena tal como son? pienso únicamente en song to the siren de Buckley (que no llega a las 3 minutos). A paartie de aquí tengo que seguir urgando...
Un saludo Stalker, bonita entrada, sí señor.

Bashevis dijo...

Soy un mejillon-pop, jajajaja, dios mío que marcianada me acabas de decir.

Esto es un ejemplo de lo que me refería con The Residents… Son lo que son, no comparemos con Barbara o Cale, jaja.

http://www.youtube.com/watch?v=18GBiJhI4Jw&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=_piYzrGIZ-k&feature=PlayList&p=07DF085BD0672B9F&playnext=1&playnext_from=PL&index=1

http://www.youtube.com/watch?v=z1il0eZUnFA&feature=PlayList&p=07DF085BD0672B9F&index=2

http://www.youtube.com/watch?v=PP1tVGaPMCc&feature=PlayList&p=07DF085BD0672B9F&index=3

Respecto al juicio ligado a la duración… también a veces hay necesidad de esta si se quiere llegar a componer un paisaje-sonoro que vendría a ser el equivalente de un plano de Tarr, jeje.

El caso de Starless me parece correcto, pero lo mismo con el total de “In the Court of the Crimson King”… los 8 minutos de Epitaph y los 12 de Moonchild, son “necesarios”.

Volviendo al tema de la brevedad, ¿Qué podría yo aportar? Me viene a la mente Moondog, al cual escucho y percibo de una manera similar al Commercial Album. Su formato (al principio, sin orquestar, ni nada) no solía superar los 2 minutos… eran píldoras (en este caso no las llamaría pop, jeje). Quienes no le conozcáis, ya os estáis aproximando al vikingo de la sexta avenida, su historia es increíble.

Todos mis ejemplos están a años de luz de los tuyos (simplemente no están en la misma liga), no vienen a cuenta del tema. Pero por gozo, también me encanta el formato reducido de las Miniaturas de Komitas… también Fantômas se pillan los dedos cada un minuto con sus epilepsias sonoras, jaja.

Realmente, como comentas, Barbara trabaja con la barrera de los 3 minutos, este es un caso más excepcional (y en si el tema y la complejidad de estas "compresiones geniales" es muy interesante), no? Esa frontera es realmente la de bastantes, gran parte de la obra de Conte, Tomokawa, etc…

Bashevis dijo...

PD: Raymond Scott otro genio de lo breve...(En el video no, jaja, pero es tan divertido que no me resisto...)

http://www.youtube.com/watch?v=zbR6YZs8hqs

Y dejo de desvistuar el tema.SALUD!

Stalker dijo...

Rubén:

la aparente sencillez puede ser muy compleja y puede significar una larga trayectoria de introyección de las destrezas musicales...

Me gusta lo de la disciplina Zen. Espero mirar los vídeos con detenimiento en cuanto tenga un rato.

Abrazos

Stalker dijo...

Portinari:

la de Buckley es una de las grandes canciones de la historia de la música popular... pero fíjate que la idea era limitar el umbral, bajarlo de los dos minutos. Incluso bajarlo del minuto. Si alguien sabe de una canción que dure menos de 50 segundos (como Oh mes Théâtres, de Barbara), de verdad que me gustaría conocerla. Pero no valen piezas instrumentales o experimentales (sin ir más lejos, hay un disco titulado Miniatures, en el que pidieron a 50 músicos que compusieran una pieza de un minuto cada uno).

Me alegra tu regreso, Portinari. Abrazos

Stalker dijo...

Bash:

no es excepcional en el caso de Barbara, tiene unas cuantas canciones que bajan de los dos minutos y la media rondaría los dos minutos y medio. Paolo Conte es diferente, lleva una banda de jazz y hay solos, estructuras más dilatadas; no creo que tenga la voluntaria sobriedad de Barbara aunque sus canciones, sin arreglos, sí que tienden a ser despojadas, sobre todo en discos como "Elegia".

Me traes muchas cositas, veo que he tocado tu centro inquieto de mejilloncito-pop. Cosa que me alegra.

Abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

para echarles de comer aparte son los prodigiosos "Naked city", abanderados por el sempiterno John Zorn. Un gourmet como tú imagino que ya ha degustado estas viandas (poco aconsejables para casi todos los demás).

Éste es el listado de canciones del disco Grand Guignol. ¡Inconcebible brevedad en un grupo de jazz!!! :

"Grand Guignol" – 17:41
"La Cathédrale Engloutie" – 6:24 (Claude Debussy)
"Three Preludes Op. 74: Douloureux, Déchirant" – 1:17 (Alexander Scriabin)
"Three Preludes Op. 74: Très Lent, Contemplatif" – 1:43 (Scriabin)
"Three Preludes Op. 74: Allegro Drammatico" – 0:49 (Scriabin)
"Prophetiae Sybillarum" – 1:46 (Orlande de Lassus)
"The Cage" – 2:01 (Charles Ives) - Featuring Bob Dorough
"Louange à l'éternité de Jésus" – 7:08 (Olivier Messiaen)
"Blood Is Thin" – 1:02
"Thrash Jazz Assassin" – 0:47
"Dead Spot" – 0:33
"Bonehead" – 0:54
"Piledriver" – 0:36
"Shangkuan Ling-Feng" – 1:16
"Numbskull" – 0:31
"Perfume of A Critic's Burning Flesh" – 0:26
"Jazz Snob: Eat Shit" – 0:26
"The Prestidigitator" – 0:46
"No Reason To Believe" – 0:28
"Hellraiser" – 0:41
"Torture Garden" – 0:37
"Slan" – 0:24
"The Ways of Pain" – 0:33
"The Noose" – 0:13
"Sack of Shit" – 0:46
"Blunt Instrument" – 0:56
"Osaka Bondage" – 1:17
"Shallow Grave" – 0:42
"Kaoru" – 0:53
"Dead Dread" – 0:48
"Billy Liar" – 0:13
"Victims of Torture" – 0:24
"Speedfreaks" – 0:50
"New Jersey Scum Swamp" – 0:44
"S/M Sniper" – 0:17
"Pigfucker" – 0:24
"Cairo Chop Shop" – 0:25
"Facelifter" – 0:57
"Whiplash" – 0:22
"The Blade" – 0:30
"Gob of Spit" – 0:21

Para quien no los conozca, Naked City trabajan yuxtaponiendo estilos muy diversos en breves píldoras vitaminadas; en 40 segundos pueden pasar del rock duro al funky, al country, jazz modal, sinfónico, rockabilly, trash metal y volver al jazz melódico, sin despeinarse.

John Zorn tuvo la ocasión de ofrecer el concierto más condenadamente posmoderno que he visto en mi vida: tocó sólo la banda, sin él, y al final del concierto salió a saludar. El público rabiaba enfurecido; en la entrada decía "John Zorn, tenor sax". Y en letra pequeña, los componentes de la banda. Fue una verdadera noche de furia.

salud

Bashevis dijo...

Como no me des de comer Naked City me cabreo... por eso mentaba a Fantômas, porque son el grupito del "nietito" enfermizo de Zorn/Tzadik... Patton...

Sinmais...

Bashevis dijo...

¿Nos aburrimos con los solos de guitarra de Gilmour? Ok, no pasa nada… acabo de volver de un concierto de Fred Frith. Un solito de guitarra de 60 minutos. ¿Decíamos que hay que “domar la vista” para poder apreciar ciertas cosas? El señor Frith ha dado una lección de cómo atacar al oído con un escuadrón de sonidos rotos… quien quiere ver que vea, quien quiera oír que oiga. ¿Un solo de 60 minutos? Así, SI. Y este es otro de la gran familia Zorn/Tzadik… y al contrario de Zorn, jeje, da la cara él solito en el escenario. Apoteósico.

Respecto a la brevedad. Me he acordado de Harvest Breed de Nick Drake (1:30)…

Disculpas por el monologo desvirtuador.

Stalker dijo...

Veo que Italia te mantiene en forma, Bash...

Sensacional Drake, como siempre...

¡Salve, cuestor!

Ella dijo...

Así de pasada se me ocurren dos...

Little Boxes de Malvina Reynolds

http://www.goear.com/listen/c6e9cd3/Little-Boxes-Malvina-Reynolds

¿Qué hago ahora? (dónde pongo lo hallado) de Silvio Rodríguez

http://www.goear.com/listen/2bf93bc/¿Qué-hago-ahora?-Silvio-Rodriguez

Ella dijo...

El grupo Nosoträsh tiene muchas canciones breves y encantandoras, para muestra dos botones ;)

Arte

http://www.goear.com/listen/a0e4f53/Arte-Nosotrash

Gloria

http://www.goear.com/listen/4a14f43/gloria-nosotrash

Me encantaaann

Un abrazo

Portinari dijo...

Ya que se rebaja el tiempo... Lertxundi-Gaueko Ele Ixilen Balada (no me preguntes que significa que me sacas de "txori" y poco más ni idea de vasco). Es instrumental y dura 50 segundos más o menos; canciones cantadas de tal duración aún tengo que buscar, mientras ésta está genial.
Otro saludo.

Stalker dijo...

Gracias por las aportaciones, Ella. Eres como los caracoles, siempre sales cuando hay luz de música...

Stalker dijo...

Me gusta mucho Lertxundi, Portinari, me has dado en una de mis debilidades...

Abrazos

Bashevis dijo...

Dios mio, casi me olvido de mi favorita.

Buried Alive del defenestrado Armand Schaubroeck Steals... Ese seria mi tema breve preferido! Jajaja, que maldita rabia contenida tiene este tipo, pesadilla paranoica, en 1:40 le da tiempo a maldecir a todo el planeta...

Susana dijo...

Me ha costado, pero al fin, la montaña me trajo una iluminación: El mago Pitico, de La Negra, 0.41. Y me dejo montones de brevedades pendientes de conocer. Gracias!

Stalker dijo...

Gracias, Susana, buscaremos esa fulgurante iluminación.

rubén m. dijo...

¡Precisamente te iba a poner lo de "Grand Guignol"! Naked City es quizá el proyecto más extremo de Zorn, una auténtica batidora de estilos, desde las bandas sonoras de películas y series hasta el grindcore. A mí me contó un amigo que en un concierto de BCN sí apareció, pero escondido, mientras Mike Patton se dedicaba a hacer sus sonidos guturales. Y un tipo del público no paraba de decir "¿¿dónde está Zorn??" hasta que una chica, señalando a mi amigo, le dijo "Está aquí, ¿es que no lo ves?" jeje

salud!

Stalker dijo...

Ese Zorn... qué buenos y qué malos momentos me ha deparado. El día en que no tocó, y sólo apareció a saludar, me partió en dos...

 
Free counter and web stats