domingo, 17 de mayo de 2009

El testimonio se inclina ante la Madre Lengua. Un poema de Marlene NourbeSe Philip




I

La piedra se lamenta
atormentada
en su aspecto y forma
por la pérdida
sobre
pérdida
bien afilados
como la sensación de algunos días
en el mismo centro de cada palabra,
los como-si de ayer ocurrieron;
mente y cuerpo concentran

historia-

la confusión de siglos que se sucede
mientras la palabra
riza el pelo
achata narices
engorda labios
diseña mandíbulas prognatas
encoge el cerebro
para liberar la promesa
en la fealdad

la ausencia en la imagen.


II

aquellos que
habitarían
el más allá de la palidez
donde el sacrilegio del cero
disputa
la matemática del corazón,
erigen santuarios de piedra en el común de
nosotros

-anatema-

toca lengua con lengua
libera
aquello que está extrañamente atrapado entre
lengua y mejilla y labio


III

aquel lugar de otra lengua madre

roza con su lengua
lame

la nada
la prisión de estas lenguas emparedadas
-habla

esta/
jódete puta -hija de puta -
este/
santo-blanco-padre-que-estás-en-los-cielos
esta/
¡ay, ay!
lengua

que envuelve
exprime
la mente una y
otra vez


IV

esta lengua que se arraiga
profundamente
de
un tirón
empujando
rasgando
la raíz
de cuajo
que yo
cortaría
en
trocitos
una serpiente
de cada uno crece
una cabeza
(Gorgona -
para converir mi lengua en piedra)
una cola
y atormentar la ausencia
que se lamenta
/atormentada en su aspecto y forma...


V

Oh, pero ¿debo?
Yo
las domaré -

a estas serpientes
las alimentaré
con leche
de pechos negros
(las acariciaré mientras maman)
para acallar
las lenguas de seda deslizante
biperinas
-de plata y hechas trizas-
las palabras cabalgan de nuevo
a través
de noches de yegua.

déjame -
Yo
me estiraré
con ellas
las encamaré con silencio
a estas serpientes
las haré sabias
con lo malvado
de las palabras
para engendrar una y otra
vez

en su crianza
-una camada nueva
-una raza
-una raza guerrera
de las palabras

-un huevo en el nido
que espera
romper el momento
en la espera


VI

habré yo
de golpearme
bajo la lengua y patearlas
-estas palabras
sostenerlas en el aire
arriba
una en cada mano
inofensivas
la palabra
que reclama
y mutila
que reivindica
de nuevo
o

en la boca de mi madre
utilizaré
yo
la lengua del padre
cohabitando extrañamente
en la madre
palabras incestuosas
para vengar el yo

roto
por
la palabra

35 comentarios:

Stalker dijo...

Poema extraído de "Pruebe ella su lengua", editado en Mar-remoto, en traducción de Maite Domingo Alegre. Marlene nación en Tobago pero reside en Canadá y escribe en inglés.

Me gusta mucho esta mujer y su poesía. Lúcida y penetrante, con una sensibilida a flor de piel y un trabajo muy interesante con el lenguaje y los conceptos. Este poema es el más clásico del libro, que campa por territorios mucho más experimentales que emparantan a su autora con Anne Carson (de la que ya hablaremos por aquí).

Ha sido uno de mis más gratos descubrimientos de los últimos meses.

Salud

soperos dijo...

querido hermano búfalo,

¡menudo corredor el poema que trajiste!

cuando estoy en el campo, digo en el campo, sin caminos, en un punto x, digamos, sin mapa de hombre, soy así de feliz porque se trata, entonces, como me recordó ahora nourbese, de comenzar a pisar donde no se pisen flores ni piedras, tampoco hermosas cucarachas (porque, claro, ellas son nuestra despensa también)...

digo, sigo, eso, plantar el paso en la tierra, consecutivamente y al girar la cabeza, perdidos, sonreír porque supimos habitar el no-camino y parece que nos crecieron algo las manos, como antes a los monos, buena señal.

entonces, no se teme al espejo de nuestros ojos...

amen (sin tilde pero con leche)...

gracias por enésima vez,

te quiere,
òscar.

Anónimo dijo...

Es extraño este poema por su estructura como quebrada. Lo que quiere decir está también en esa estructura: continuidad en la lengua, y rotura y dolor. Gracias por la aportación, un abrazo, Yaiza

Lola Torres Bañuls dijo...

Interesante meta-poesía:

Destaco esto: "la confusión de siglos que se sucede
mientras la palabra
riza el pelo
achata narices
engorda labios
diseña mandíbulas prognatas
encoge el cerebro
para liberar la promesa
en la fealdad

la ausencia en la imagen."

Lo he leído varias veces. El final "en la boca de mi madre/utilizaré/yo/la lengua del padre/cohabitando extrañamente/en la madre/palabras incestuosas/ para vengar el yo/

roto
por
la palabra.

Es buenissímo. Me gusta mucho. Interesante leer todo el libro.
Inquietante poema.

Gracias Stalker.


A mi me ha sugerido escribir esto después de leer el poema, aunque lo escrito solo son palabras en cascada.

El sílbido
una palabra
se extiende
sobre la nube.
Se disuelve
Tartamudea
El sílbido
se expande
como la voz
en la garganta.
Se ahoga
Se ahoga
entre saliva
la noche

SIgue fluyendo
una sílaba
para decir
agua
Agua en la noche
Todos duermen
bajo los pàrpados
donde huye la angustia
Dentro entre la lengua
se ahoga la palabra
Todos duermen
más allá dentro
els sílbido se expande.

Saludos.

Stalker dijo...

Querido búfalo:

no hace falta que le pongas tilde al amén. Lleva leche de la buena. De hecho, tú mismo eres una vaca que amamanta terneros propios y ajenos.

Nos crece algo en las manos y en la sombra.

abrazos

Stalker dijo...

Yaiza:

imagino el poema como un sarmiento que se retuerce y va sumando el sentido a partir de los nódulos o encrucijadas del crecimiento. Algo así.

Abrazos

Stalker dijo...

Querida Lola:

es un maravilloso regalo inesperado ese eco que el poema ha proyectado en ti. Verbo al asedio, que medra en el otro.

Gracias por tus versos, y abrazos

rubén m. dijo...

El poema es de impacto. Aterra pensar lo que se ha perdido al traducirlo, si así es tan impresionante, en algunos momentos. Conecta mucho con algunos símbolos que me atraen mucho, la serpiente, el huevo. La parte de los insultos es un latigazo eléctrico. Estos versos me recuerdan a algo que pretendí expresar en mi "Radiografía...", con un ritmo parecido, con menor fortuna, imagino:

"toca lengua con lengua
libera
aquello que está extrañamente atrapado entre
lengua y mejilla y labio"

Stalker dijo...

Rubén:

me alegra mucho la sintonía poética que tenemos. Compartir un poema, que nos emocione de un modo similar (o no similar, también se puede vibrar en otra frecuencia) es una de las cosas más hermosas que nos da la vida.

Busca "Prueba ella su lengua", es un libro maravilloso, aunque, como digo, éste es prácticamente el poema más convencional: Marlene se salta los géneros, somete al inglés a un proceso de descomposición con un mortero implacable, es irónica, áspera, brutal: acaricia y golpe a partes iguales. ¡Como los poetas que más me gustan!

Y deja que le eche un ojo a tu Radiografía, soy un buen médico yo para esos menesteres ;)

Abrazos

Anónimo dijo...

desconocido y por lo mismo, sorprendente y certera metafica de la palabra!stalker eres inmensamente grande!

luna dijo...

ese ladrido viene de un ladrido mas grande en el que llevo poco trabajando

un abrazo

Anónimo dijo...

hermano el del comentario anterior era yo, adolfo

Stalker dijo...

Querido Adolfo:

reconocería tu huella entre cien anónimos.

Y es cierto que soy grande, pero me gusta pensar que entre los pequeños (es lo que le digo a mi gato) ;)

Tu entusiasmo revigoriza cualquier hastío.

Salud!

Stalker dijo...

Luna:

NourbeSe también ladra. Si la escuchas con atención oirás toda una jauría.

Abrazos

rubén m. dijo...

Yo también disfruto con estas sintonías, compartir estos deslumbres. Te agradezco mucho que saques a la luz poemas como éste, que no se encuentran facilmente, aunque buscaré el libro, sin duda. ¿Es edición bilingüe?

Ya sabes, si el encargado no se porta bien y no te traen mi librito, sílbame... ;)

raúl quinto dijo...

gracias por el fogonazo, tiene una pinta estupenda esta chica.

Stalker dijo...

Silbaré, silbaré, Rubén, pero espero que no sea necesario. Cambiaré de camello cultural, en todo caso.

Abrazos

Stalker dijo...

Raúl:

me gusta que llames chica a una señora de 62 años bien cumplidos. La belleza, ya sabes lo que pienso, es atemporal, y los años no pasan si no pesan, en cierto modo.

Curioseando descubro que NourbeSe es autora de libros para niños, cosa que me gusta y, extrañamente, no me soprende.

Salud

Antonio Alfonso Alonso dijo...

Sobredosis de vocablo atormentado, como debe ser...

Stalker dijo...

Es sobredosis para quien así sabe recibirla.

Sé bienvenido, Antonio

Susana dijo...

Una vez más, nos regalas la punzante experiencia de la sorpresa. Nos nutrimos con esos pechos negros, nos sumerge en aquel punto, maravilloso, en que un cero sacrílego disputa la matemática del corazón. Nos sirve para echar a todos los blancos-padres sin sus cielos y permanecer, absortos, golpeándonos con las palabras. Un placer.

Gracias por tu generosidad (y por tu visita).

Stalker dijo...

Susana:

golpeándonos con las palabras, me gusta.

Intuyo que NourbeSe te gustará, su poesía es "maternal" (en el sentido de que cuida o vela por la camada) y subversiva al mismo tiempo. Me gusta imaginarla como una leona, tierna pero fiera. Creo que tiene mucho que dar y que enseñar.

Abrazos para ti.

ana dijo...

es en un bar de Almería. Bueno, yo en mi casa, ellos en el bar y una videoconferencia, mediante.
besitos, espero que estés bien.

ana dijo...

el poema tiene algo que enlaza con la tierra más elemental, con el hombre de la tribu. esa relación tan especial que se establece con la serpiente, no es una mera imagen en el poema.

en fin, stalker, gracias por buscar, encontrar y compartir. me anotaré esta autora, aunque seguro que en ninguna biblioteca estará, tarde y temprano de una forma u otra daré con ella.

un beso.

Susana dijo...

Me gusta tanto cómo la describes, Stalker, que estoy deseando llegar a ella.

Con los golpes de palabras que nos atizamos ayer, hoy me ha dado pie a un escrito (ya sabes, en mi Cajón). Gracias por la parte que te toca ;)

Un abrazo

Stalker dijo...

Ana, qué cosas tiene la presencia virtual y la bilocación contemporánea.

Abrazos

Stalker dijo...

Ana:

en efecto, en el poema late una pulsión tribal, ancestral.

Seguiremos ojo avizor.

abrazos

Stalker dijo...

Susana:

es fácil llegar a NourbeSe porque su corazón-escritura acoge con toda naturalidad.

¡Vamos al cajón a ver de qué se trata!

Abrazos

Arturo Borra dijo...

Las piedras tienen una larga historia, asociadas a lo duro. Hasta los personajes de S. Becket mastican piedras. Pero fijate que en este poema de NourbeSe Philip la piedra sufre; tras la corteza, la historia como confusión. A veces las palabras mismas se hacen piedras –y parten cráneos, qué dudas hay-, y rasgan como ese “santo-blanco-padre-que-estás-en-los-cielos” y cuánto sentido cobra eso dicho por una poeta negra. Claro que hay otras guerras –no verbales, digamos- pero cuando el lenguaje se petrifica rasga lo humano, irreparablemente en ocasiones. ¿Nacerán al fin de la misma fuente lo duro y lo blando? ¿De esa batalla de todos los tiempos interna a uno mismo, como ser de palabra?
¿O habría que decir: no todos nos hemos convertido en piedras?
No encuentro una respuesta clara, pero hay pistas, cuando la madre y el padre cohabitan y entablan una dialéctica a muerte, en la que estamos tantas veces atrapados, ese yo “roto/ por/ la palabra” (y la versificación aquí atestigua, precisamente, esa quebradura).
Otra vez, gracias por este poema que no conocía y que impacta.
Un abrazo,
Arturo

Lola Torres Bañuls dijo...

Este poema esta genial cada vez que lo leo.

Lo he leído en voz alta y como te va envolviendo a medida que lo lees. Creo que es una amplia reflexión meta-poética, donde la palabra esta en el centro de toda la lectura.

Es un poema muy visual cuyas imagenes te van atrapando, muy visual y envolvente.

Luego el acierto de la forma, con esos versos cortos o más alargados.

Impresionante.


Tengo que conseguir ese libro como sea.

Na que un saludito os leo a todos, me parecen muy interesantes vuestros comentarios.

Stalker dijo...

Querido Arturo:

apuntas en muchas direcciones y es provechoso seguir la senda de miguitas de pan de cada una de ellas. Bajo la piedra, prefiero sospechar la presencia de un corazón que late, común a todos, aun desde el propio olvido.

Iluminadoras perplejidades nos traes, gracias.

Y abrazos

Stalker dijo...

Lola:

cada palabra está, en efecto, en el centro, porque este poema es como una desierto: no tiene centro, y a partir de ahí podemos seguir las nervaduras de la piel mundo, lo telúrico que somos.

Lo describes a la perfección.

Abrazos

Maite dijo...

Acabo de descubrir vuestro blog y comentarios sobre el poema de NourbeSe.
Me alegra que haya suscitado tantas lecturas y haya removido conciencias...
para quien quiera conseguir el libro está editado por el Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (CEDMA) en la colección MaRemoto. Es una edición bilingüe.
Maite Domingo

Annabel M. Z. dijo...

tu blog es una joya, que lo sepas.
tengo pendiente leerlo de principio a fin. poco a poco lo haré.
y gracias por todas esas poetas.
:)

Stalker dijo...

gracias, Annabel, aunque es una ardua tarea. ¡Mucho que leer! Intento ser un mero catalizador o "moderador": son los participantes los que dan vida a este lugar. Los participantes: los topos que pululan, a veces, por estos lares,

mi agradecimiento para ellos,

y muchos abrazos para ti

 
Free counter and web stats