sábado, 9 de mayo de 2009

El infierno según Shostakovich



Los dos primeros movimientos del cuarteto de cuerda nº 8 de Shostakovich demuestran por qué el compositor no mentía al afimar que al componer estaba cavando tumbas para sus amigos muertos.

Tumbas de música.

Furiosa e insumisa música que en el segundo movimiento invalida o corrige el planteamiento elegíaco con que el autor nos ha seducido previamente.

La melodía popular, insertada en plena catarsis, no atenúa el dolor. Es vinagre en la herida, repentino escozor que irradia en crescendo, fruto que estalla y disemina su íntima convulsión de vida.

Quizá las brasas no queman tras cruzar ese umbral.

27 comentarios:

Nuria dijo...

Esa sinfonía es sencillamente apoteósica. Adoro a Shostaklovich y esta sinfonía es todo un referente. Esuchaste la 14???

LUG dijo...

¿Entierra el arte la convulsión de la vida? ¿Es entonces todo el arte entierro y eso que siempre se le escapa es la "belleza despeñada", la que escapa de la tumba en la inmensidad del abismo sin cifra?(Prueba de que se escapa lo que persigue: volvemos a otro poema, a otro cuadro, a otra meditación o cuarteto). Quizás esa belleza despeñada sea la ilusión insana que inaugura el infierno. Al cumplir cierta edad sabemos que deberemos enterrar amigos y ese encajar en el rectángulo de la tierra es dignidad y consuelo, arte más allá de las fuerzas.


8:37: Escucho Shostakovich. Gracias, gracias....

Stalker dijo...

Nuria:

ahora mismo no tengo presente la pieza de que me hablas, pero he escuchado todas sus sinfonías, conciertos y cuartetos de cuerda. Me gustan mucho Shostakovich, Prokopiev, Bartók...

Un placer vete por aquí.

Stalker dijo...

El gran LUG! Hoy es un día especial porque pasas por aquí. Has desayunado, temprano, a Shostakovich; espero que eso no marque el cauce de tu día. En su caso, enterraba a amigos muertos en la guerra y por la represión estalinista, no sólo por la pérdida biológica final. Fue un hombre especialmente sensible y atormentado.

Y como todo gran hombre, tuvo a su sombra a una mujer aún más grande: Galina Ustvolskaya, compositora que quedó eclipsada por su figura y que no ha ingresado en el canon de la música contemporánea (al menos, no que yo sepa). Pero de ella tocará hablar en otra ocasión, si los dioses son propicios...

Abrazos

Ella dijo...

Shostakovich me gusta mucho aunque no sabría decirte por qué. Simplemente me gusta. Esperando ansiosa a que hables de su mujer, que me dejas intrigada...


"Shostakovich nos dejó bandas sonoras
Un tratado de los ritmos y las claves
Me persigues por el canto de una viola
Yo me escondo en el tam tam de los timbales" :P

Carlitox dijo...

Por culpa de Shostakovich y su sinfonía trece, empecé a aprender ruso a los 16.

Una de las cosas más impactantes de Shostakovich era su forma de quitarle hierro al asunto con una corrosiva ironía. En una carta enviada a su amigo Isaak Glikman, Shostakovich dice "al escribirlo derramé tal cantidad de lágrimas. Una cantidad parecida a la que hubiese necesitado orinar al tomar media docena de cervezas". Era una forma de tapar el dramatismo que envolvía una composición que duró solo los tres días que estuvo en Dresde.

Hay una pista inquietante en esa carta que, para despistar a la censura soviética que también revisaba la correspondencia (!). En medio de las canciones revolucionarias que utilizó, Shostakovich dice que el cuarteto estaba compuesto "a la memoria de su autor". Hay quien dice que el compositor ruso tenía en mente suicidarse después de esa obra, de ahí el carácter elegíaco.

La mayor parte de sus amigos habían muerto y había tenido un matrimonio desastroso que trató de paliar la muerte de su primera esposa. Eso y que finalmente accediera a ingresar en el partido comunista, fueron algunas de las causas que llevaran a Shostakovich a tomar tal decisión.

Ustvolskaya me gusta pero creo que se repite demasiado. No quiero cuestionar su valía como compositora, pero esa fuerza la veo mejor en obras más cortas.

De todas formas, Ustvolskaya, Gubaidulina, Denisov y Schnittke son talentos irrepetibles. Otros se dedicaron a copiar a Shostakovich pero si hay que señalar continuadores, serían esos tres, entre otros más.

De Shostakovich puedo hablar durante horas, lo advierto ;-D

Stalker dijo...

Ella, me pasa igual que a ti. Soy incapaz de racionalizar mi gusto musical. Me dejo llevar sin más, quizá ingenuamente...

abrazos

Stalker dijo...

Carlitox, instructivo y jugoso lo que cuentas. Puedes explayarte sobre Shostakovich o lo que gustes con total libertad.

Quizá Ustvolskaya sea reiterativa, pero el caso es que me gusta eso, me parece un rasgo de estilo: repeticiones, letanías obsesivas. Algo que se va herrumbrando lentamente, no sé...

Abrazos y gracias por todo. Tus comentarios son muy iluminadores.

abrazos

Anónimo dijo...

hno despues de haber aclarado tu duda en la entrada anterior y aunque el sueño me vence poco a poco (1:17) mientras esto escribo, antes de empezar, permiteme comentar un hecho ocurrido hoy. :

Mientra veia este post y escuchaba esta musica inquietante y urgente, ala vez que triste,ha sido premonitoria: Me llego un sms comunicandome un amigo la muerte de la madre de unos amigos...

DICHO ESTO,entro en el ruedo.

Esta música, sí es grande por urgente y triste pero aunque pueda ser pasto de las llamas y objeto de fuertes iras lo dire:no me gusta el musico shostakovich, salvados su quinteto con piano y si preludios y fugas y algo mas

explico:
1)Reconozco mi prejuicio respecto a su ambigua por no decir rebasladiza respecto del stalinismo su militante.

y por eso mismo no llego a comprender su rechazo a los fascismos claro mientras coqueteo con e stalinismo(dictudura de izquierdas , dictadura fue alcabo), sin problemas

es cierto 2que su misica es ironica como pocas pero a mi me parece grandilocuente u algo falsa por esomismo

CREO QUE ESTA EXCESIVAMENTE VALORARADO

PS:ME CAIGO DE SUEÑO MAÑAÑANA SIGO TE QUIERO HNO!ADOLFO

Anónimo dijo...

no hablaré del chota porque es la primera vez en mi vida que lo escucho y habré de afinar mucho la cacharrería de mis oídos. sin embargo, un ligero ruidillo llamó mi atención esta vez. es el propio lugar, este, de nuevo, abrevadero. somos nosotros bebiendo. os escucho, atento. es un gusto venir a beber aquí.

gracias, hermano búfalo.

òscar.

Stalker dijo...

Adolfo:

valoro mucho tu opinión aunque en este caso disienta. En mi opinión (y conste que es sólo una opinión más), es un tanto pernicioso hacer una lectura de las obras en función del ideario político del autor. Si así fuera, nos perderíamos a Céline, Knut Hamsun o Ezra Pound, nazis convencidos pero escritores de primera línea. O no podríamos disfrutar del maravilloso cine de Leni Riefensthal, militante nazi pero estupenda cineasta. Creo necesario un pequeño esfuerzo para no sucumbir a esa tentación y separar el juicio estético que nos merece la obra -su urdimbre, su construcción- del pensamiento de su autor. En el caso de Shostakovich, además, todo es bastante ambiguo; en mi opinión criticó al régimen estalinista en algunas ocasiones, y en otras, cuando su cabeza estaba en peligro, y quizá por instinto de supervivencia, lo glorificó con algunas sinfonías que más bien parecen marchas militares a la mayor gloria de los soviets.

Por supuesto, la información de que dispongo es parcial, ya que no he profundizado en el tema. Carlitox nos podría dar algunas pistas.

Respecto a una valoración de Shostakovich en su conjunto, ha sido acusado de crear una gran cantidad de "música mercenaria": cantatas patrióticas, marchas militares, etc. Pero los cuartetos de cuerda, los conciertos, algunas sinfonías y el quinteto al que aludes, bastan, creo, para considerarlo un compositor de primera línea.

Tampoco es mi compositor favorito; creo que me quedo con Prokopiev, Janacek y, sobre todo, con Bartók, entre los contemporáneos o relativamente contemporáneos a Shostavokich. Y por supuesto con los maravillosos tres mosqueteros, Shönberg, Berg y especialmente Webern, al que me gustaría hacerle una entrada como se merece pero no dispongo del tiempo suficiente para volver a oír su obra completa en profundidad...

Es un placer, Adolfo, compartir contigo y también disentir.

lamento la mala noticia que te llegó por teléfono.

Abrazos

Stalker dijo...

Bebamos, hermanos búfalo. Hay agua para todos.

El segundo movimiento de este cuarteto lo escucho como un gato: todo en mí se eriza. Paso esos minutos en una agotadora y deleitable tensión que luego da paso a otra cosa: la contemplación de un paisaje interior ligeramente devastado, arrasado por las langostas.

Algo así, aunque parezca exagerado.

Abrazos

Portinari dijo...

¿Sabes? me gusta Shostakovich y empezar preguntando "¿sabes?", esto último porque sé que a pesar de no decir nada, sabes que sé que diré algo tras decir "¿sabes?".

Aunque de todas maneras este cuarteto no es el más me gusta,de todas amneras tenía olvidado a este compositor y de todas maneras he aprendido algo más sobre la vida en la música. A veces no se entiende.
Gran Shostakovich; mi línea a veces se difumina más en Mussorgsky.

Un saludo Stalker.

Carlitox dijo...

Adolfo, como bien dice Stalker, tu opinión es interesante. Hay quien ve en Shostakovich cierta "desgana" a denunciar el estalinismo, pero hay que tener en cuenta que era imposible.

De todas formas, hay una obra que podría interesarte, el Formalisticheski Rayok, para piano, voz y un pequeño coro. Shostakovich usó trozos de discursos reales de los mandamases soviéticos y nunca se llegó a estrenar porque aquello habría supuesto la muerte de su autor. Hay parodias de la Kalinka y de Suliko, melodía folclórica georgiana que tanto gustaba a Stalin. Suliko también sale en su concierto para chelo totalmente deformada.

Otro ejemplo más: la sinfonía 12. Dicen que es una de las peores pero hay que escucharla con atención porque no es ya como la famosa quinta. Es como si Lenin saliera en calzoncillos tocando el triángulo como un loco psicótico. Después de eso el estilo de Shostakovich es más austero.

Lo mismo pasa con la séptima sinfonía de Prokofiev. Hay quien dice que es una bobería. Que es ramplona y floja. Pero ahí hay una mala leche tremenda y demuestra el genio de Prokofiev. La sinfonía tiene un final ambiguo y desolado y lo cambió para ganar el Premio Stalin (al final se le dio el Lenin), pero le pidió a Rostropovich que después del premio, que se cambiara por el original.

Lo hizo así porque se había buscado la ruina con la sexta sinfonía. Así que la estrategia de Prokofiev fue ser lo más insolente posible sin que nadie se percatara de ello. Donde Shostakovich escribía a veces con asco para conmemorar estúpidos planes quinquenales, Prokofiev pensaba "ah, esto lo puedo hacer yo también".

Lo que pasa es que ahora nos queda esa música y no se sabe bien el contexto en el que cabría incluirla. Escuchen a Kabalevski, a Sviridov, y las primeras obras de Shchedrin (primer concierto para piano) y Schnittke (el oratorio Nagasaki) y entenderán qué horrenda tendencia estilística se imponía a los compositores.

rubén m. dijo...

Mi sinfonía favorita de Shostakovich es la que primera que escribió después de la muerte de Stalin. El primer movimiento es oscuro y pétreo como la cárcel de Luvianka, trágico y pasmoso. A medida que avanza la obra se va volviendo más luminosa y feliz. Maravillosa ambigüedad de la música: ¿canto fúnebre a Stalin, como querían los perros de la Cheka? ¿memoria de los amigos muertos? ¿alegría final por la muerte del dictador, o clásicamente soviético optimismo en el futuro?

El cuello de Shostakovich estuvo en más de una ocasión en peligro. Se le acusó de hacer "música no realista" (????!!!!) y si no llega a hacer esas obras militoides que mencionáis, y alguna que otra bajada de pantalones, hubiera acabado en un gulag. Creo que es un poco inhumano juzgarle por intentar sobrevivir, no ya como autor, sino como hombre, en un entorno tan absolutamente criminal como ése. Con todo algunas de sus obras "bélicas" son muy estimables, pese a su clasicismo.

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola:

Este post me recuerda que hace tiempo que no tengo una hora libre para escuchar música con tranquilidad.
Preciosa y triste esta música.
A mi el que más me gusta es Prokoviev.

Yo tengo facilidad para alejarme del ideario político de los compositores, porque no conozco la historia de la música. La vivo de forma ingenua y eso me encanta.

Un placer escuchar vuestros comentarios y seguirles la pista.

Salker te felicito por el blog.

Saludos a todos.

Carlitox dijo...

Stalker, he vuelto tras una escucha del disco de Ustvolskaya que salió en la serie Musica non grata, dedicada a compositores soviéticos (si no lo conoces, silba un re mi do si shostakovichiano que lo subo a algún servidor para disfrute del resto). Es curioso, hay una obra de los años cuarenta que sale de una lectura muy personal del rollo "realismo socialista". Luego hay unas obras posteriores que son más "webernianas" y finalmente está el gran dueto que es un bloque de granito en toda la oreja.

Es fascinante pensar en cómo la música de Ustvolskaya fue ganando en una terrible austeridad. El gran dueto para chelo y piano es tremendo: cuatro movimientos muy dispares y breves (ninguno supera los 5 minutos) y un último que después de un estatismo agobiante devora los otros anteriores en una caótica reexposición.

Gracias por posts como este. Donde yo vivo no puedo hablar con nadie de estas cosas. Un abrazo y a ver si das señales de vida! :D

raúl quinto dijo...

stalker, estás desaparecido.. pero bueno, te comento que esta noche voy a acudir a un concierto de música clásica aquí en Almería, para que veas que no sólo de poperías vivo. ya te contaré.

Arturo Borra dijo...

Querido Stalker, casi siempre llego tarde, pero no dejo de escuchar la sensibilidad que se asoma en composiciones musicales así: melancólica en sus inicio, suave y desgarrada, para luego introducir una variación que contrasta. Adorno –que además de filósofo era músico- destacaba en sus estudios sobre la música atonal el valor de la disonancia. No sé si será una “burrada” pero por momentos me parece que irrumpe, sobre todo en la segunda parte, lejos de la dimensión afirmativa (“alegre” diría) que embelesa a fuerza de olvido. El ritmo agitado del pulso, la insumisión de la que hablás, la persecución... e incluso, cierto miedo... ¿a qué otro infierno?
Como sea, Shostakovich perturba y, como la poesía -que para mí, tiene una indudable dimensión musical-, una música que no lo hace pierde lo fundamental: la capacidad de alterar nuestras parsimonias.
Como siempre, va un abrazo,
Arturo

Stalker dijo...

Me gusta ese difuminarse tuyo con Mussorgsky...

Abrazos, Portinari

Stalker dijo...

Rubén:

muy de acuerdo contigo. Sólo añadir que el "clasicismo" de Shostakovich me parece depurado y entreverado por ciertos recursos contemporáneos o, al menos, inesperados.

me alegra que el ruso se encuentre entre tus aficiones.

Abrazos

Stalker dijo...

Lola:

bienvenida tu ingenuidad.

Abrazos

Stalker dijo...

Carlitox:

estará sensacional que subas ese disco a algún sitio para poder disfrutarlo.

Estoy de viaje y ahora mismo en un cibercafé con un teclado al que no estoy acostumbrado. Perdón por la brevedad y gracias por tu clarividencia.

Abrazos

Stalker dijo...

Raúl:

he andado por Cádiz y Málaga estos días, aún no llego de regreso.

Ten cuidado con ese concierto de clásica, no se te pegue algo ;)

Abrazos

Stalker dijo...

Querido Arturo:

me gusta que señales la dimensión musical de la poesía. Yo también la pienso materia sonora, esculpida en el tiempo; y como tal habría que proyectarla, transmitirla, recitarla. En poesía dudo mucho de la lectura introspectiva; o en todo caso, esa lectura no debería invalidar la "interpretación" de esa partitura de letras.

Gracias por tu presencia cómplice.

Abrazos

luna dijo...

Querido Stalker:

Tampoco totems o pipas de la paz, solo de hass.

Hay muchos comentarios que no publico porque son soeces y tontos. Otros si, porque aportan algo, aunque criticos, o simplemente resultan divertidos.

Lo que digo en el ultimo comentario es que me da igual que me critiquen o me aplaudan. Mientras sea una critica (a favor o encontra) constructiva yo la agradezco.

A vos lo agradezco siempre. Porque se que no tenemos las mismas ideas toujours, pero podemos hablar, compartir y discutir sin "violencias anonimas" y con alegria.


Voyme a estudiar.
Un abrazo muy fuerte.

Carlitox dijo...

¿Alguien pidió Ustvolskaya al ajillo?

http://www.megaupload.com/?d=BBGG7G3O

 
Free counter and web stats