viernes, 19 de junio de 2009

¿A qué cuadro te irías a vivir?



Os propongo un juego, o mejor dicho un gesto. ¿A qué cuadro os iríais a vivir? ¿Qué cuadro habitaríais? ¿Os llevaríais algo a él?

Esta entrada será actualizada con vuestros cuadros y lo que os queráis llevar a ellos. Basta con que colguéis el enlace de la imagen y las palabras, y así nos vamos todos a ese otro mundo.

No hace falta decir que será más divertido si comentamos los cuadros de los demás y cómo nos cuadran-descuadran con la personalidad del nuevo inquilino que pernocta en ellos.

En mi caso, me iría a vivir a este cuadro de Hokusai. No ha sido fácil decidirme porque hay una pléyade de pintores que me convocan de modo diferente, pero al final me voy a contemplar el monte Fuji y tocar la flauta.

Me llevo dos poemas breves:

Estar tan vivo…
¡Qué cosa tan misteriosa...!
A la sombra de los cerezos.

Issa

El perplejo

"Lleva el alma de regeso a casa", aconseja
el sabio tibetano

y si el alma extravía los pasos en el camino
y si no hay camino
y si no hay casa
y si no hay alma que llevar de regreso a casa

Rómulo Bustos

Y esta pieza de sakuhachi.



Ana Hidalgo





Habitaría este cuadro de Zao Wou-Ki. Y me llevaría mi cuerpo, otro cuerpo que estuviera junto a mi cuerpo, la sinfonía 3 de Gorecki y el Jérémiades de Wim Mertens.

Martha




Puesto que el Chagall ya lo eligió en su época otra niña de provincias, yo elegiría esta "Condición humana" de R. Magritte, aún a riesgo de crear un bucle mimético-espacial sin salida: ¿cómo salir del cuadro dentro del cuadro, que a su vez...? :)

Me llevaría "El Testamento" de François Villon, la foto de André Gide con capa y sombrero, las palabras hermosas que alguien me escribió una vez.

Ella


Me gustan los trenes, me encanta el paisaje en movimiento. El vértigo. La rapidez de los avances de los siglos XIX y XX, que no nos dejan pensar ni vivir. Quiero estar en ese cuadro sólo para parar un momento.



Raúl Quinto



Me iría esta noche a este cuadro de Brueghel el viejo. Mañana seguramente a otro.

Me llevaría un cuaderno y un bolígrafo para tomar notas en las esquinas. Tararearía la música que ellos tocaran, recitaría sus poemas. Sería uno más en la fiesta de los locos.

Mariel

Muchas tardes, me siento en el piso del museo en una sala solitaria y se detiene el tiempo y poco a poco entro en este cuadro de Mark Rothko. Hace años que lo hago. No me quedaría a vivir en él porque lo necesito. Necesito que me ilumine, me serene, me subleve, me interpele y me asista. Para eso tengo que mirarlo. No llevo nada, más de lo que puedo juntar de mí misma. Regreso a casa con los pedazos de mí misma transformados.

Búfalo Solsona



sean scully, saba.

me gusta porque para mí es la reconciliación entre la cebra y la mosca, siendo yo la mosca.

me gusta porque reinterpretar este cuadro me lleva a un mundo verdaderamente animal.

cuando consigo interpretarlo desnudo de idea, somos mi gata y yo. nada más.

(...)

Lola Torres Bañuls



Me llevaría una melodía de flauta.

Y como el día sería muy largo, me llevaría ALtazor de Huidobro para volverlo a leer en voz alta.

He recogido este fragmento un poco al azar.


Hay palabras que tienen sombra de árbol/
Otras que tienen atmósfera de astros/

Hay vocablos que tienen fuego de rayos/
Y que incendian donde caen/
Otros que se congelan en la lengua y se rompen/
( al salir
Como esos cristales alados y fatídicos/
Hay palabras con imanes que atraen los tesoros/
( del abismo
Otras que se descargan como vagones sobre el
( alma
Altazor desconfía de las palabras/
Desconfía del ardid ceremonioso
Y de la poesía/
Trampas/
Trampas de luz y cascadas lujosas/
Trampas de perla y de lámpara acuática/
Anda como los ciegos con sus ojos de piedra/
Presindendo el abismo a todo paso/

Y nada más. No me llevaría nada más. Pero eso si, tendría que regresar en un día.



LUG



La elección de un cuadro: Edward Hooper: Mediodía (High Noon, 1949).

Necesito de los espacios cerrados y las casas con puertas. Las ventanas no sólo se hicieron para que entrara el aire. Son espacios de cierre. Yo vivo en la casa y puedo ser ella, la mujer de la puerta. No (me) llevo al cuadro nada más que esa bata. Y mis dedos. Alguien más vive dentro. Pero están cerrados en sus habitaciones. Oigo sus voces como en una reunión-blog. Escribo con mis dedos en las paredes. Pinto con algún color (Más Zao Wou-Ki que Rotkho). Y en la hora del mediodía me asomo a la puerta o a la ventana. Todos nos asomamos, respiramos el sol. A veces rendimos pleitesía al encuentro en el patio con una botella de vino sabiendo que debemos volver a la felicidad de nuestro encierro.



Jesús G.

Creo que mi rincón para perderme sería el Night-Hawks de Edward Hopper. Y leería eternamente en un rincón del bar, Aullido de Allen Ginsberg. Siempre aleatoriamente, abriendo las páginas al azar.





Portinari

Creo que viviría aquí, al menos durante una temporada; me costó decidirme, porque creo que todos esos cuadros que voy guardándome son igual de habitables, pero la mer c'est la mer.
De llevarme creo que no me llevaría nada más. Allí tengo el silencio, el mar, tengo música y compañía, la mía. Lo que sí pediría antes de irme al cuadro sería saber todos los secretos del mundo, y tener una memoria que me permita vivir las cosas a flor de piel y no perderlas nunca. La atemporalidad ya me la trae el mar a la arena.




Jerry

Me voy unos días a vivir en el cuadro “Christina’s World” de Andrews Wyeth.Para ver si es cierto que cada brizna se corresponde con una pincelada, como Durero y su Liebre.Para hablar con Christina acerca de su lucha por llegar a casa arrastrándose y de sus porqués.Para comprobar quién sería yo sin haber leído, escuchado música, visto películas y sin amigos ni familia. En otra vida, y quizás quedarme, no lo sé. A lo peor me doy cuenta de que en mí hay bien poca cosa real y primigenia, y regreso.Vivo en la caseta de la derecha.



Susana



Por mi parte, y como no conocí a aquella niña, me iría a vivir a la mayoría de los cuadros de Chagall. Me atrae mucho "the poet with birds", pero finalmente me he quedado con "The rest". Allí, hoy, sin ir más lejos, me llevaría la música de Silvia Pérez Cruz con Ravid, todo Haendel (sobre todo el Son nata a lacrimar y el Xerxès) y alguno de aquellos libros que en cada relectura ofrecen nuevas visiones y por ello no se acaban nunca; probablemente optaría por Rayuela, de Cortázar). Ah! Y, claro, me llevaría un ordenador, para no perderos de vista!

Bashevis



Podría enterrarme en la arena con el perro de Goya… pero sinceramente ahora no esquivo, no me evado, no me hundo. Me quedo con los pies en la tierra… hundidos en la tierra. Y un garrote en la mano. Matando a golpes a la condición humana… ¿y música? La música la ponen los garrotazos, respiraciones entrecortadas, sollozos y esfuerzos. Esputos sangrantes y lejos, muy lejos, los gritos de un perro que se hunde en silencio.

Gio



YO QUIERO SER LA CHICA DEL BESO DE KLIMT...QUIERO VIVIR ESE MOMENTO SIEMPRE...RESPIRAR ESE AMOR COMO ELLA LO RESPIRA...ACARICIAR LA MANO COMO ELLA LA ACARICIA...RODEAR EL HOMBRO COMO ELLA LO RODEA...SENTIR ESA PAZ, ESA CALMA QUE ELLA SIENTE...

Òscar Solsona



"paisaje de navarra", de Òscar Solsona (1998).

adjunto una obra que me acompaña desde que la hiciera en 1998. para abrir la siguiente reflexión sobre las obras, menores o no, de nuestras casas:

efectivamente, la pintura ha de vivir en uno y viceversa. eso lo consiguen las obras que conviven con nosotros, que hemos mirado al detalle una y mil veces.

y de su importancia nos damos cuenta en la muda, cuando mudamos. que, imposible a la vista, quedan impregnadas en nuestra recámara estas obras (originales o no, a veces, el dibujo de uno de nuestros hijos cuando eran chiquitos)...

a fin de cuentas, nuestro pasar, no deja de ser un museo de pequeñas emociones que nos empujan y convocan...

Rubén Martín



"Perfil azul" de Redon. A otros les puede sugerir ascetismo, pero a mí ese tono dorado me dice muchas cosas: riqueza espiritual, sí, pero también la riqueza de los sentidos, el destello del interior del cuerpo y del placer. Me iría dentro de este cuadro, con el "Cántico espiritual" y acaso las "Elegías de Duino" en bilingüe para aprender alemán. Quien quisiera visitarme sólo tendría que cerrar los ojos y ahondar en su propio cuerpo.

Pepe Maiques



"Paisaje", García Ferrando

ahí está siempre. desde que tengo recuerdo de casa de mis padres. ha viajado conmigo en sucesivos traslados a diferentes casas. ahora lo veo enfrente de mí, con su cambiante luz, según alumbre el día. es la ventana que da a un paisaje que conozco bien y que no he visto nunca. aunque no es verdad, es cierto. sé que esa casa y esa montaña están en castellón. las he visto desde el tren de valencia a barcelona varias veces. reconozco que ahora, en verano, al caer la tarde es cuando tiene la mejor vibración de las cosas vivas.

Adolfo



hay muchos pero ya vendran vease con el poema de unamuno. o angel gonzalez ahi queda
su antitesis ya sabeis.... a pensar

90 comentarios:

ana dijo...

http://junomain.files.wordpress.com/2007/07/wou-ki4-4-851985.jpg

Habitaría este cuadro de Zao Wou-Ki. Y me llevaría mi cuerpo, otro cuerpo que estuviera junto a mi cuerpo, la sinfonía 3 de Gorecki y el Jérémiades de Wim Mertens.


El poema de Rómulo Bustos es una maravilla. Y creo que has escogido el lugar más idóneo para ti, donde tu cuenco recoja las hojas.

Stalker dijo...

Ana:

gracias por participar. Me gusta mucho el cuadro que has elegido. También podría ser mi morada, pero me he decidido por la sencillez figurativa de Hokusai, y eso que me gusta más la abstracción y la pintura contemporánea. Pero en Hokusai, claro, puedo alzar el cuenco; tú lo has comprendido enseguida.

Como me gusta tanto Zhao Wu-ki, espero que me dejes hacerte una visita a la entraña de tu cuadro. Te va muy bien, perder los contornos en ese magma, disolverte en la marea de las fluctuaciones. Quizá, incluso, una manera de hibernar para luego acercarte mejor.

Abrazos

Pucelle aux Petites Manches dijo...

http://seresdelengua.files.wordpress.com/2009/01/magritte-la-condicion-humana.jpg

Puesto que el Chagall ya lo eligió en su época otra niña de provincias, yo elegiría esta "Condición humana" de R. Magritte, aún a riesgo de crear un bucle mimético-espacial sin salida: ¿cómo salir del cuadro dentro del cuadro, que a su vez...? :)

Me llevaría "El Testamento" de François Villon, la foto de André Gide con capa y sombrero, las palabras hermosas que alguien me escribió una vez.

P.D.: Este post promete. Seguiré su evolución.

Ella dijo...

Cuando leí la entrada el primer cuadro que pensé fue
Lluvia, vapor y velocidad. El gran ferrocarril del Oeste

Me gustan los trenes, me encanta el paisaje en movimiento. El vértigo. La rapidez de los avances de los siglos XIX y XX, que no nos dejan pensar ni vivir. Quiero estar en ese cuadro sólo para parar un momento.

Ahora veo que se parece demasiado al cuadro que ha elegido Ana. ¿No creéis?....

raúl quinto dijo...

me iría esta noche a este cuadro de Brueghel el viejo http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/1a/Pieter_Bruegel_d._%C3%84._066.jpg mañana seguramente a otro.

Me llevaría un cuaderno y un bolígrafo para tomar notas en las esquinas. Tararearía la música que ellos tocaran, recitaría sus poemas. Sería uno más en la fiesta de los locos.

MARIEL MANRIQUE dijo...

Muchas tardes, me siento en el piso del museo en una sala solitaria y se detiene el tiempo y poco a poco entro en este cuadro de Mark Rothko (http://www.mnba.org.ar/obras_autor.php?autor=302&opcion=1). Hace años que lo hago. No me quedaría a vivir en él porque lo necesito. Necesito que me ilumine, me serene, me subleve, me interpele y me asista. Para eso tengo que mirarlo. No llevo nada, más de lo que puedo juntar de mí misma. Regreso a casa con los pedazos de mí misma transformados.

soperos dijo...

¡qué hermosa entrada!

hermano búfalo, tu cuadro de hokusai es de los más hermosos que puedan habitarse...

[esta entrada, de nuevo, abre las puertas y voy a necesitar un poco de tiempo para equivocarme].

dos poemas para templar el temblar.

**

el cuadro de ana es decididamente lo contrario al de hokusai. tus palabras refrendan esa llama, el deseo de sentir en la pintura, verter el interior, derramarse... es una apuesta muy valiente, mucho...

**

la condición humana, de magritte, de pucelle aux petites manches es azotador, la bola negra desafía toda voluntad de réplica o copia...

una aceptación de la revolución continua...

**

ella y su tren a toda velocidad consigue el propósito que sólo alcanzan los seres quietos, ser sabios de lo que se mueve. testigo inmóvil de una esquina, con el apabullante torrente que ello supone. acercarse al contenido de lo vertiginoso, pararlo, lograr eso...

**

el brueghel de raúl espanta, es un retrato tan juicioso de lo humano, tan demoledor, que sólo puede uno sobrevivir en él siendo notario y loco, tal y como nos propones...

**

hasta aquí los cuadros que he podido ver.

el mío:

pensé en la escultura de chillida "la casa del poeta", pero no porque quiero una pintura.


http://sopadepoetes.blogspot.com/2009/06/saba-sean-scully-para-lost-in-marienbad.html


sean scully, saba.

me gusta porque para mí es la reconciliación entre la cebra y la mosca, siendo yo la mosca.

me gusta porque reinterpretar este cuadro me lleva a un mundo verdaderamente animal.

cuando consigo interpretarlo desnudo de idea, somos mi gata y yo. nada más.

(...)

muchas gracias, os sigo,

besos,
òscar.

Stalker dijo...

Martha:

qué bueno, irse a vivir a ese Magritte para aprender a difuminar los propios límites, entre el cuerpo y el mundo, el mundo y el lenguaje. Situarse en el balbuceo y el asombro, como mínimo. El resto de cosas que te llevas al cuadro también están muy bien.

El libro al que aludes, por si alguien no lo conoces, es "De una niña de provincias que se vino a vivir a un Chagall", de Blanca Andreu, un título muy bueno. Pero la idea de esta entrada no me la dio ese título, sino un comentario de Mariel. ¡Gracias!

Abrazos

Stalker dijo...

Ella:

ese tren emerge de la niebla y se va haciendo sólido en la trayectoria. Parece que el movimiento lo perfila en su avance. Tal vez así, tú misma, en la vida. Y todos, claro, porque venimos de la indeterminación y nos hacemos sólidos antes de avanzar a lo indeterminado.

Me gusta.

Tu cuadro no tiene nada que ver con el de Ana, tranquila.

abrazos

Stalker dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Stalker dijo...

Raúl:

me tocas fibra con Brueghel... Yo he estado a punto de elegir un cuadro suyo... incluso el "Triunfo de la muerte", me hubiera ido a él a batallar un rato, también.

Ser el observador de esa calle bulliciosa, colorida, extraña, es un acto que te honra. Ser uno en la fiesta de los locos. Tengo la imporesión de que es un don que te será concecido.

¿Os imagináis que el "más allá" adoptara la forma del cuadro que cada uno quiere habitar? ¿Que permaneciéramos ahí, cada uno en esta imagen, eternamente?

Cada vez estoy más convencido de que si existieran instancias supraterrenas no serían idénticas para todo el mundo. Sólo existirían, de hecho, como proyección de nuestra propia estructura psíquica: una pervivencia de nuestra cartografía mental, un remanente de los procesos mentales que nos configuran. Así, cada vida en el más allá estaría personalizada por esas huellas ilusorias, tejido de recuerdos y anhelos que definirían el propio infierno, el propio cielo.

Abrazos

Lola Torres Bañuls dijo...

Salker me lo has puesto dificil.

Tu cuadro Stalker es muy bonito, no me importaría estar allí un día mirando el paisaje.


http://www.juancarlosmestre.com/aguatinta.html#aguatinta

De esa página me llevaría el nº 29

Me llevaría una melodía de flauta.

Y como el día sería muy largo, me llevaría ALtazor de Huidobro para volverlo a leer en voz alta.

He recogido este fragmento un poco al azar.


Hay palabras que tienen sombra de árbol/
Otras que tienen atmósfera de astros/

Hay vocablos que tienen fuego de rayos/
Y que incendian donde caen/
Otros que se congelan en la lengua y se rompen/
( al salir
Como esos cristales alados y fatídicos/
Hay palabras con imanes que atraen los tesoros/
( del abismo
Otras que se descargan como vagones sobre el
( alma
Altazor desconfía de las palabras/
Desconfía del ardid ceremonioso
Y de la poesía/
Trampas/
Trampas de luz y cascadas lujosas/
Trampas de perla y de lámpara acuática/
Anda como los ciegos con sus ojos de piedra/
Presindendo el abismo a todo paso/



Y nada más. No me llevaría nada más. Pero eso si, tendría que regresar en un día.

Muy bonitas vuestras entradas. Las he leído todas.

Un abrazo.

El fragmento no va a quedar bien alienado supongo por esto de la ventanita del blog.

Stalker dijo...

Mariel:

quizá no necesitas vivir en él porque ya has establecido una afinidad definitiva y él vive en ti.

Me gusta mucho ese color, cómo se oscurece en algunos lugares y brilla en otro. Me pareció que muestra herrumbre pero también el proceso de la vida.

Es hermoso cómo describes tu relación con el cuadro.

Abrazos

Stalker dijo...

Querido búfalo:

gracias por ser alumno aventajado y comentar los cuadros de los demás.

En cuanto al tuyo, me emociona. Lo que cuentas de la gata Tiza siempre puede conmigo, me desarma y luego, al montarme otra vez, siempre he perdido alguna pieza. Eso me hace sentir un profundo agradecimiento: esa mínima pero definitiva carencia que tu percepción me ha sustraído.

Nunca te estará lo bastante agradecido por cómo vives a Tiza y ella te vive a ti. Ningún aprendizaje ni camino espiritual enseña ni emociona tanto como esa intensidad entre tú-animal y ella.

Gracias

Stalker dijo...

Querida Lola:

me gusta mucho el cuadro que has seleccionado de Mestre. De hecho, Mestre me gusta mucho más como pintor y grabador que como poeta.

Además, traes un fragmento de "Altazor", y precisamente Mestre es muy deudor de Huidobro (y de Juan Larrea, y de Rafael Pérez Estrada, en este último caso en lo pictórico y en lo poético).

Da la impresión de que Lola quiere crecer, como esos élitros-planta del cuadro, que tienden hacia arriba con cierta timidez, iluminados por un sol incierto. Queda mucho por germinar y la atención y la curiosidad son constantes...

Gracias

Yaiza Martínez dijo...

Stalker, que entrada más preciosa. No sé casi nada de pintura, yo no tengo un cuadro en que vivir, pero me han encantado todas las elecciones hechas y también sus comentarios. Si te parece, yo seré la que mira y aprende. Gracias a todos, Yaiza

Stalker dijo...

PD: Lola, no hace falta que te preocupes, en este blog Huidobro quedará perfectamente alienado... :)

Abrazos

Stalker dijo...

Yaiza, puedes sentarte a mirar. Nosotros aprenderemos de ese mirar.

Y sí, esta entrada me gusta mucho, la recordaré como un tesoro...

Abrazos

LUG dijo...

La tentación: Hokusai o Zao Wou-Ki . Sobre todo éste último. Quizás, tímido, me refugiaría en algún punto cercano a la esquina inferior derecha del lienzo. El centro desgarrado de la imagen supongo que se reserva para la electora (Ana) y sus cuerpos. Miraré. Escucharé susurros. Respecto al cuadro de Brueghel, le echa valor el elector (Raúl). Yo no me atrevo; ni con libreta interpuesta. Pero espero sus notas. Tampoco tengo coraje para Rotkho. Qué valor amiga Mariel. En todo caso estoy aprendiendo a vivir en el mundo del color. Pero no puedo aún identificarlo con ninguna teología. Mis teologías son negras (de tinta más que de óleo).

No me extiendo más.

La elección de un cuadro: Edward Hooper: Mediodía (High Noon, 1949).

Necesito de los espacios cerrados y las casas con puertas. Las ventanas no sólo se hicieron para que entrara el aire. Son espacios de cierre. Yo vivo en la casa y puedo ser ella, la mujer de la puerta. No (me) llevo al cuadro nada más que esa bata. Y mis dedos. Alguien más vive dentro. Pero están cerrados en sus habitaciones. Oigo sus voces como en una reunión-blog. Escribo con mis dedos en las paredes. Pinto con algún color (Más Zao Wou-Ki que Rotkho). Y en la hora del mediodía me asomo a la puerta o a la ventana. Todos nos asomamos, respiramos el sol. A veces rendimos pleitesía al encuentro en el patio con una botella de vino sabiendo que debemos volver a la felicidad de nuestro encierro.

O algo así.

¡Salud y librepensamiento, hermano Stalker!

¡Salud y librepensamiento, hermosos distantes que habitáis en la habitación de al lado!

http://www.alledwardhopper.com/wp-content/uploads/2007/11/high_noon_by_edward_hopper.jpg

MARIEL MANRIQUE dijo...

Stalker, qué hermosa está entrada que va creciendo como un río. Estoy mirando todos los cuadros elegidos y tomando notas en uno de mis viejos cuadernos escolares (sí, sí, todavía escribo en esos) para intentar recoger las promesas de las imágenes donde cada uno se quedaría a vivir. Esta es una entrada sobre el deseo, sobre el deseo de mirar, de mirar tan profundamente que el cuerpo se va detrás de la mirada y se mete en el cuadro. Y, es al mismo tiempo, un cuadro, hecho de todos los cuadros elegidos. Me imagino lo que estarás planeando, un collage visual, una operación de alquimia como la de tu poema post-Proust.

Me inclino ante el Búfalo Mayor y su persistente voluntad de congregar almas en mitad de la noche, para abrigarse en torno al fueguito inagotable de la belleza.

Lola Torres Bañuls dijo...

Stalker gracias por tus palabras. Eres muy amable.

A me me gusta mucho la pintura de Mestre y sus grabados. De vez en cuando me meto en su Web y voy mirando. Y es verdad Mestre tiene ciertos rasgos que recuerdan a Huidobro con el tema de que usa la imaginación y todo eso. Con la poesía de Mestre a veces me pierdo un poco, pero me gusta también.

Altazor me encanta. Me gusta mucho.

Las entradas de todos me encanta, cada uno con su personalidad.


Desde luego esta entra es genial.

Un abrazo.

Jesús Ge dijo...

Creo que mi rincón para perderme sería el Night-Hawks de Edward Hopper. (http://www.edwardhopper.info/i/night-hawks.jpg)

Y leería eternamente en un rincón del bar, Aullido de Allen Ginsberg. Siempre aleatoriamente, abriendo las páginas al azar.

Interesante propuesta, Stalker.

Anónimo dijo...

sincillamente genial hno!adolfo

raúl quinto dijo...

no me habría importado llevarme el Turner (ese cuadro para mí es uno de los puntos álgidos del siglo XIX), el Rothko es una absoluta maravilla, rojoprofundo que no te deja escapar como una telaraña a la mosca solson; y Magritte. Magritte y yo somos dos hilos anudados hace mucho tiempo, él me enseñó más de poesía que casi todos los libros que leí de joven. Libros como Altazor. Ese y no otro es el libro que me hubiera gustado escribir. La violencia de Zao Wou-Ki me da un poco de miedo para vivir en ella, si acaso una visita, un pequeño affaire y punto.

¿buscas, stalker, llegar a los 300 visitantes?

raúl quinto dijo...

stalker,

tu propuesta de más allá es muy atractiva, yo por desgracia (pq eso es una desgracia lo miremos como lo miremos) no creo que haya nada después de esta vida, si acaso, y a eso me aferro con todas mis fuerzas, una repetición nietzcsheana de lo ya vivido. la vida, el bucle. eso en el fondo da miedo, pero tb da fuerzas para intentar vivir a tope.

Por cierto, la idea del post es brillante, poco a poco, con lo de Proust, esto y otras cosas que se te ocurran tendrás un fantástico archivo sobre todos nosotros y para reconocernos no tendremos otro camino que volver a tu casa.


un abrazo crack

Lola Torres Bañuls dijo...

Raúl, tal vez el más allá solo sea el silencio y la tranquilidad.
No sé.

Pero en algo tienes razón hay que vivir a toda caña. Aunque a veces vivir sin prisas también vale la pena.



Un abrazo.

Pucelle aux Petites Manches dijo...

Esta quedando una entrada muy chula, sí señor.
Estoy descubriendo cuadros que me encantan.

Portinari dijo...

http://www.cedargallery.nl/nlfoto/Wa1875_miranda.jpg

Creo que viviría aquí, al menos durante una temporada; me costó decidirme, porque creo que todos esos cuadros que voy guardándome son igual de habitables, pero la mer c'est la mer.
De llevarme creo que no me llevaría nada más. Allí tengo el silencio, el mar, tengo música y compañía, la mía. Lo que sí pediría antes de irme al cuadro sería saber todos los secretos del mundo, y tener una memoria que me permita vivir las cosas a flor de piel y no perderlas nunca. La atemporalidad ya me la trae el mar a la arena.

Portinari dijo...

Stalker, tu cuadro-casa transmite mucha paz. Creo que es uno de los mejores sitios en los que tomar cobijo. Yo creo que el sonido de tu flauta sería una buena cosa a guardar en la memoria infinita que pido para mí.
Veo que con esos poemas te llevas, además de la incertidumbre, la tranquilidad de saberse en el momento propio, el que verdaderamente es infinito.
Realmente tentador.
Esa melodía que escogiste es a la vez que evocadora, triste y tranquilizadora, como tu cuadro-casa y lo que te llevarías a el.

Ana, el cuadro que escogiste lo veo como un estallido de magma en la nada. Como una cosmogonía donde tú cuerpo y el otro cuerpo que ha de acompañarte sois los dioses, originadores del temblor.
El Jeremiades no pude encontrarlo (pero lo encontraré para escucharlo), pero a Gorecki lo estoy escuchando, y sólo puedo corroborar al hacerlo cómo de dulce y sublime sería esa cosmogonía, ahora que está completa.

Martha, es muy bella tu opción; no tanto por el cuadro como sí por lo que te llevarías a él. Tu cuadro-casa me transmite incertidumbre, ante todo, y sólo el mar me evoca a él. Me recuerda a las infancias que dejan, más que un sabor amargo, uno ácido y dulce, que se combina dando lugar al mosntruo de la nostalgia. El mar lo observa todo, ese desorden, esos sonidos, el sentir...

Ella, esa cuadro en particular me gusta mucho, supongo que por las mismas razones que a ti. La neblina propia de los países húmedos, grises, con su máquina de vapor, "para parar un momento"; detener la lluvia, el movimiento cíclico de las estrellas, tus propios pestañeos, vivir en la instantánea del tiempo donde sólo ese momento vale.

Portinari dijo...

Raúl, y cómo no, Brueghel el viejo. Para perderte entre el bullicio (y mientras te leía se me iba acortando el miedo de que te perdieras para siempre en ese cuadro), de nuevo quedarte en la infinitud de ese instante que se repetirá sin cansarte.
Qué noche es esta en la que te metiste en el cuadro y tuviste que regresar a la mañana. Los amanecer son crueles.

Mariel, Mariel, Mariel; rojo sobre rojo. Como la sangre, el corazón, la pasión, el regocijo, la ira, la ternura, las fresas. Eres tú con un tatuaje dentro que es el cuadro, la pintura roja corre tras tu piel, llenando tus manos; cierto, no podrías vivir en él, tú eres el cuadro, una parte de ti, al menos, lo es.

Mr. Solsona, las reconciliaciones sobre el lienzo del mundo animal. Y que todo se resuma a dos individuos en la búsqueda, no deja de ser certero a la vez que abrumador.

Lola, tu cuadro me pide "Miró" y "crepúsculo" (a mí cuadro, ya sé lo que le falta, está claro que Watergouse no lo pintó para mí). Las ramitas que suben hacia el sol, la lz, la vida. Y aunque no haya nada, y nunca lleguen a donde desean, todo queda en la imagen de la palabra. Huyendo de la desaparición completa.

Lola Torres Bañuls dijo...

No había escuchado la música. Y justo es la musica que necesitaba para estar en mi cuadro.

Es estupendo. Ahora me meto en el cuadro mío y estoy alli tan agustito con la música de la flauta esa.

Antuán dijo...

http://www.artchive.com/artchive/W/wyeth/christinas_world.jpg.html

Me voy unos días a vivir en el cuadro “Christina’s World” de Andrews Wyeth.

Para ver si es cierto que cada brizna se corresponde con una pincelada, como Durero y su Liebre.

Para hablar con Christina acerca de su lucha por llegar a casa arrastrándose y de sus porqués.

Para comprobar quién sería yo sin haber leído, escuchado música, visto películas y sin amigos ni familia. En otra vida, y quizás quedarme, no lo sé. A lo peor me doy cuenta de que en mí hay bien poca cosa real y primigenia, y regreso.

Vivo en la caseta de la derecha.

Abrazos, Stalker. Saludos a los demás viajeros.

Stalker dijo...

LUG:

exégesis poiética la tuya donde las haya.

Estamos aquí, en la otra habitación, si acaso derribaremos los muros para vivir comunitariamente.

Gracias por tu perspicaz visión.

Abrazos

Stalker dijo...

Mariel:

Ante estas palabras tuyas:

"Esta es una entrada sobre el deseo, sobre el deseo de mirar, de mirar tan profundamente que el cuerpo se va detrás de la mirada y se mete en el cuadro".

Sólo cabe asentir, agradecido. Tiene que ver con el deseo y con el salgo, con el gesto último que nos exige adelantar el pie y entrar en el aire, ingresar en el vértigo, inaugurar la caída.

Abrazos

Stalker dijo...

Jesús:

me gusta tu casa-cuadro. Me hace pensar, inevitablemente, en el "Nighthawks at the diner", de Tom Waits...

Hopper está siempre a la vuelta de la esquina.

Abrazos

Stalker dijo...

Raúl:

has dado en el clavo. Quizá mi intención no sea sino romperos en pequeñas teselas y astillas que sólo podáis recoger aquí, para el reconocimiento en común, para la re-unión de los fragmentos dispersos del cuerpo, de las astillas en la mirada...

Llegar a las 300 entradas... no me tientes, Raúl...

Abrazos

Stalker dijo...

Lola y Pucelle aux petites manches:

gracias por el entusiasmo y la buena recepción.

Stalker dijo...

Querido Adolfo:

espero tu participación, evidentemente. No seas perezoso y elige cuadro y equipaje para el viaje...

Abrazos

Stalker dijo...

Portinari:

conocer todos los secretos del mundo, cómo comparto esa ambición.

El cuadro define muy bien esa calmada expectativa, sosegada sin resignación, flexible sin pausa, demorada, que tú misma encarnas y transmites. Me gusta que la atemporalidad te la de el mar...

Estoy maravillado con tus comentarios sobre el resto de los cuadros-morada, como siempre son un tesoro que haría germinar frondas en un desierto de sal.

Abrazos

Stalker dijo...

Lola:

es la deliciosa flauta japonesa o sakuhachi, uno de los sonidos más embriagadores que conozco (al menos para mí, que trabajo escuchándola).

abrazos

Stalker dijo...

Querido Jerry:

te buscaré en la casita y te sacaré para dar una vuelta por ese rico páramo reseco.

No creo que la niña se arrastre, me parece muy tranquila sentada, observando.

Empieza a darse la constante de muchos personajes de espalda, personajes que miran y los fuerzan a mirarlos mirar. Estupendo.

Abrazos y gracias por pasar,

te quiere tu amigo Tom

Portinari dijo...

LUG, tu cuadro me transmite calma; hay alguien en la casa, y eso me lo decís tú y la mujer. Sin embargo, ese desierto que se adivina a un lado del cuadro es inseguro.

Jesús, en tu cuadro puedo adivinar la cotidianidad, la misma quizás, aunque diferente, que la de LUG. Siempre esa calma, el saberse ahí, lugar escogido.

Antuán (Jerry), ese cuadro que escogiste me gusta mucho en particular, y me recuerda al poema de Burns (que tanto me gusta) que dice "when a body mets a body coming through the rye" o algo que gramaticalmente se le asemeja. También me recuerda, esa muchacha, a Alicia, la de Lewis Carroll, no sé muy bien porqué. Y yo diría que más que arrastrarse parece que ha tropezado y caído (de ahí el poema de Burns), pero se la ve muy predispuesta a levantarse, muy expectante ella por llegar a la casita.

Stalker, gracias por acercarte a mi cuadro-morada. Siempre queda sitio para aquellos pececillos que quieran observar desde el mar, invisibles.

Anónimo dijo...

hno as que pereza, esque soy torpe cibernautico para buscar el cuadro y colocarlo ahi!
me conoces bien hermano!
hermano gracias por tus palabra del post anterior, vivir asi no ha supuesto ninguna dificultad al reves cada dia tengo mas alegrias besos hermano adolfo

Susana dijo...

Stalker, cómo me gusta tu idea. Eres tremendamente generoso haciendo estas entradas tan colectivas... con pedazos de cada uno, que abarcan instantáneas de vida tan distintas, y que se entrelazan y se complementan y componen un poema de colores.

Me gustan tantos cuadros que habéis elegido. Iría de visita a todos ellos... El de Ana me encanta, y también su Gorecki. El de Lola me parece tan acogedor, creo que brotaría en él! El tren de Ella, su paseo detenido, una tentación, aunque quizás porque a mí me sosiega ese movimiento para adentrarme más en la contemplación. La explicación del cuadro de Mariel, contagiosa; Rothko llega de otra forma después de eso. Al mar y la placidez de la observadora, en el cuadro de Portinari, me iría sin pensarlo durante al menos un par de vidas. Los cuadros de Jerry y de Raúl me inquietan, no podría vivir en ellos, pero pasaría por allí para que me contaran lo que aprendieron. Y tu cuadro, Stalker, es perfecto. Sólo que eres el músico, pero también la flauta, con su hechizo, y sobre todo el monte Fuji. A cada visita nos regalarías nuevos poemas, como el primero, el de Issa. Y nos darías tus respuestas al misterio de mantenerse tan increíblemente vivos notándolo sólo a ratitos...

Por mi parte, y como no conocí a aquella niña, me iría a vivir a la mayoría de los cuadros de Chagall. Me atrae mucho "the poet with birds", pero finalmente me he quedado con "The rest" (http://images.google.es/imgres?imgurl=http://i301.photobucket.com/albums/nn56/dialania/Chagall/chagall-rest.jpg&imgrefurl=http://s301.photobucket.com/albums/nn56/dialania/Chagall/%3Faction%3Dview%26current%3Dchagall-rest.jpg&usg=__vLBjuPOLf5FJO61GaWRKZe9gQOw=&h=750&w=566&sz=101&hl=es&start=4&sig2=8ESbvKOmqS3ZPGScUVhMOw&um=1&tbnid=jWBMYKsvZ94M4M:&tbnh=141&tbnw=106&prev=/images%3Fq%3Dchagall%2Bthe%2Brest%26hl%3Des%26sa%3DG%26um%3D1&ei=Lwk9StqcFYm7jAfn6fjsDw). Allí, hoy, sin ir más lejos, me llevaría la música de Silvia Pérez Cruz con Ravid, todo Haendel (sobre todo el Son nata a lacrimar y el Xerxès) y alguno de aquellos libros que en cada relectura ofrecen nuevas visiones y por ello no se acaban nunca; probablemente optaría por Rayuela, de Cortázar). Ah! Y, claro, me llevaría un ordenador, para no perderos de vista!

Un abrazo

rubén m. dijo...

Magnífico tema de nuevo el que nosregala Stalker. Ahora no tengo mucho tiempo, pero eligiré bien el cuadro; de momento me quedo degustando cuestros cuadros y comentarios, dicen tantísimo de todos... increíble.

un abrazo

Bashevis dijo...

En este preciso instante me podría ir a Hammershoi, estoy cansado.
Me gustaría vivir en Brueghel y cooperar con Raúl. Sabes Stalker que flipe con Hiroshige y lo mismo digo de Hokusai y tu elección en particular. Rothko se mueve tras observarlo un largo rato. No es mi Magritte favorito, preferiría estar en Le mal du pays, pero también ha sido determinante para mí...

Yo no puedo elegir. Me es imposible. Estaría cómodo en La entrada de Cristo en Bruselas de Ensor. En escenas de Kubin, Osman Spare, Topor, Ernst, Klee, etc

Podría enterrarme en la arena con el perro de Goya… pero sinceramente ahora no esquivo, no me evado, no me hundo. Me quedo con los pies en la tierra… hundidos en la tierra. Y un garrote en la mano. Matando a golpes a la condición humana… ¿y música? La música la ponen los garrotazos, respiraciones entrecortadas, sollozos y esfuerzos. Esputos sangrantes y lejos, muy lejos, los gritos de un perro que se hunde en silencio.

http://pintura.aut.org/SearchProducto?Produnum=1801

Salud! Bella entrada hermano!

MARIEL MANRIQUE dijo...

En la vida real Christina Olson era paralítica. En el cuadro que su vecino Wyeth le dedicó, no sé. A veces Christina se enojaba y escuchaba tremendos golpes en su cabeza, con un duelo a garrotazos pintado por un tal Goya. A veces la vida la hacia vibrar, con tanta intensidad que se sentía dentro de la escena callejera de un Brueghel. A veces no podía decidir entre la furia y la felicidad y se mecía en la marea desplegado por Zao Wou-Ki. Christina quería moverse y llegar a casa. Que al andar la saludara la mujer pintada en un umbral por Hopper y los solitarios rescatados por Hopper en un bar. Que la invitaran a entrar, para aliviar sus dolores. Para recostarse y parar, por un momento, olvidándose del vértigo de ese trayecto en diagonal digno de un Turner, con la naturaleza golpeándole la cara. Christina deseaba un orden diverso para las cosas, tal como lo deseó Magritte. Un mundo clarividente y animal, como el de Saba. Como ese mundo no existe, debió pasar por todos estados mentales de un rojo de Rothko, asistida por la calidez crepuscular de un aguatinta de Mestre que Lola le alcanzaba. A fuerza de perseverancia y de coraje, Christina llegó a casa, es decir, a su lugar en el mundo. Allí no era Christina. Era mejor que ella misma. Su cuerpo no pesaba. Era la evanescente y reposada mujer que soñó la exquisita Portinari. Entonces, se trepaba como un niño a un árbol elegido exclusivamente para ella por el Gran Búfalo y, serenamente, contemplaba la inmensa montaña de Hokusai que había debido atravesar para gozar de esa calma. Ella no lo sabía, pero escondidos en un árbol que no se ve en el cuadro, Adolfo y Yaiza se asomaban cada tarde a mirarla...

Susana dijo...

Qué encantador el paseo que nos ha brindado Mariel. Me uno a la comitiva para no perderme ni un poquito del mundo contenido en este cuenco...

MARIEL MANRIQUE dijo...

... Cada uno en su árbol, podían dejar de pensar y dedicarse a sentir y sentir, como quien recibe agradecido la lluvia que se hizo esperar, que ese estar-ahí podría muy bien ser un sinónimo del descanso, que Susana les custodiaba batallando por ellos y apoyándose en Chagall para librar sus batallas ...

Stalker dijo...

Perdonad que voy un poco apurado de tiempo. Luego respondo y actualizo la entrada con vuestros cuadros e impresiones.

Abrazos

GIO dijo...

HOLA:
YO QUIERO SER LA CHICA DEL BESO DE KLIMT...QUIERO VIVIR ESE MOMENTO SIEMPRE...RESPIRAR ESE AMOR COMO ELLA LO RESPIRA...ACARICIAR LA MANO COMO ELLA LA ACARICIA...RODEAR EL HOMBRO COMO ELLA LO RODEA...SENTIR ESA PAZ, ESA CALMA QUE ELLA SIENTE...Y DEJARME ABRAZAR Y BESAR COMO ELLA SE DEJA...COMO YO ME DEJABA, COMO YO LE ABRAZABA, COMO YO LE BESABA...
YA NO ME BESAN...NO DEJO QUE ME BESEN...NO QUIERO QUE SE BORREN SUS BESOS.

Stalker dijo...

Portinari:

siempre queda sitio porque tú nos haces sitio. Iluminas la cueva de topos, una luciérnaga de cuento...

abrazos

Stalker dijo...

Adolfo:

me alegra tu alegría...

Si tienes algún cuadro que te guste, yo te lo busco y lo subo en un periquete, sólo tienes que decirme autor y título.

Abrazos

Stalker dijo...

Susana:

me encanta ese cuadro de Chagall (todo Chagall en realidad). Descansar debería ser difuminarse así, entrar así en los colores...

abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

se espera tu cuadro con singular expectativa...

Stalker dijo...

Bashevis:

un día de estos así vamos a estar tú y yo, con lodo hasta las rodillas y golpeándonos amigablemente. Para que el sentido emerja a cada golpe. Nos daremos una buena somanta palos, curativa, para reforzar la amistad y establecer el calendario de futuras reivindicaciones. Luego nos iremos a orinar en las ensaladas de las clases pudientes (como en "El club de la lucha", claro).

Me gusta eso de darle garrotazos a la condición humana, caray...

abrazos

Stalker dijo...

Mariel:

tu relato nos hila, nos trenza en una trama. Así somos entre todos y completamos lo que nos falta. Deliciosa visión la tuya, como siempre...

Gracias por tu avasalladoramente generosa presencia.

Stalker dijo...

Gio:

quizá dentro de ti atesores esos momentos, como en ámbar, esa petrificación de la voluntad en el aliento, ese volcarse en el beso, el gesto último de desaparición y salto al vértigo del otro. Klimt te ayudará a encontrar esos momentos y te mostrará el camino a los futuros...

Abrazos

MARIEL MANRIQUE dijo...

La generosidad es don del Búfalo Mayor. Aluciné con "El Club de la Pelea" (así bautizada pasó por Buenos Aires) reversionada por Stalker-Bash bajo los influjos de Goya. Ya están, los dos, moliendo a garrotazos la condición humana. Un garrote puede asumir múltiples formas, incluida la de las palabras y los gestos.

Abrazos fuertes a todos los pintores.

soperos dijo...

¡es fantástico ver vuestras radiografías!.

la generosidad de stalker...

http://2.bp.blogspot.com/_7D4TWbN_C1k/Sj9EVUNbXcI/AAAAAAAAS68/rWFS-an_WYQ/s1600-h/0.

"paisaje de navarra" (1998).

adjunto una obra que me acompaña desde que la hiciera en 1998. para abrir la siguiente reflexión sobre las obras, menores o no, de nuestras casas:

efectivamente, la pintura ha de vivir en uno y viceversa. eso lo consiguen las obras que conviven con nosotros, que hemos mirado al detalle una y mil veces.

y de su importancia nos damos cuenta en la muda, cuando mudamos. que, imposible a la vista, quedan impregnadas en nuestra recámara estas obras (originales o no, a veces, el dibujo de uno de nuestros hijos cuando eran chiquitos)...

a fin de cuentas, nuestro pasar, no deja de ser un museo de pequeñas emociones que nos empujan y convocan...

muchas gracias a todos otra vez.

besos,
òscar.

rubén m. dijo...

http://www.artistasalfaix.com/revue/IMG/jpg/redon%20blue%20profile.jpg

"Perfil azul" de Redon. A otros les puede sugerir ascetismo, pero a mí ese tono dorado me dice muchas cosas: riqueza espiritual, sí, pero también la riqueza de los sentidos, el destello del interior del cuerpo y del placer. Me iría dentro de este cuadro, con el "Cántico espiritual" y acaso las "Elegías de Duino" en bilingüe para aprender alemán. Quien quisiera visitarme sólo tendría que cerrar los ojos y ahondar en su propio cuerpo.

Stalker dijo...

Gracias a ti, Mariel:

y sí, es posible que cuando volvamos a vernos Bash y yo nos arreemos de lo lindo, y tan amigos, claro...

abrazos

Stalker dijo...

Querido hermano búfalo:

me siento muy honrado de que traigas un cuadro pintado por tu propia mano.

Òscar es poeta y además es un excelente pintor. Y un excelente y soberbio animal: cómo rebuzna, cómo canta la saeta y la jota, cómo sabe deshabitarse y observar sin juicio, deslastrando el juico previo que invalida la inmediatez de esa mirada primera...

Un animal creativo al que le estoy eternamente agradecido por sus enseñanzas, siempre.

Ahora, de repente, se me ha ocurrido que un día de estos te tengo que bautizar. Así de simple...

Abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

con Odilon Redon vuelves a tocar fibra, y honda. Me gusta la serena introspección, el pálpito, la música callada que emana de esa efigie hierática y sin embargo habitada por un sinuoso movimiento.

Y me alegra comprobar, bajo el ropaje de feroz hijo de la posmodernidad, debajo de ti también late un temperamento clásico.

Estos días releo las elegías de Duino y, en efecto, resisten admirablemente la tentación del martillo de brujas a que las he sometido. Iré a visitarte a tu cuadro pero me llevaré, con tu permiso y el de Rilke, a Emily Dickinson: ella me parece más feroz, más lúcida y dolorosamente contemporánea.

Además, Rilke es una poeta de la acumulación: suma siempre. ¡Cuanto me gustan los poetas de la sustracción! Dickinson sería la matriarca de los ilustres vástagos de la elipsis...

Esto es un apunte que venía a cuento de no sé qué...

Abrazos

Stalker dijo...

Queridos amigos:

hoy es un momento muy especial. El gran Pepe Maiques, de Sopa de Poetes, ha enviado un cuadro y un comentario. Me lo ha enviado directamente al mail, así que me limito a subirlo a la entrada.

Me honra su presencia y me gusta mucho su cuadro. El texto que añade es obra de un poeta, porque Pepe tiene el vicio de ser poeta todo el día: cuando habla, cuando calla, cuando pasea en bici. Dicen que incluso es poeta en escabeche, y me lo creo.

Sus palabras destilan esa lenta serenidad que debe parecerse a la savia de las sequoyas y a dos tortugas haciéndose cosquillas...

Abrazos

Stalker dijo...

Huelga decir que lo ideal sería que yo pintara un cuadro que fuera una especie de summa teológica de todos vostros; pero los hados no me concedieron esos mimbres y tampoco domino el arte del collage... pero si cierro los ojos alcanzo a ver un posible cuadro común, hecho de retazos, imposible de traducir a palabras y mucho menos de pintar....

abrazos

Susana dijo...

Oigo tu voz sobre Pepe, y las hojas caídas sobre mis días echan a volar.

La savia que se redime de una herida-sequoya se nutre de tu iluminación generosa. Sobre él caen aplausos que engendraste tú.

Tu tramoya no alcanza a engañar los laberintos en que nos sumerges. Cuando abres el telón, todos somos la bici de Pepe, y admiramos a un lado y otro de las tablas.

MARIEL MANRIQUE dijo...

Llegaron los soperos que faltaban y hay qué ver cómo llenaron sus cucharas para Christina. Y llegó la serenidad clásica de Redon, que aquieta las turbulencias de la mente y del alma. Y un beso de polvo de oro, entregado por Gio. Me voy guardando todo para ponerlo en el camino de Christina, que habrá llegado a casa pero sabe que ahí no se acaba la travesía.

Qué entrañable entrada, Stalker. Es tu quilt visual. Pasarás los 300comentarios, sin duda, y lo único que importará del número será la cantidad de temblores y la calidad de la entrega que despertaste en todos estos cazadores de belleza.

Besos admirados.

Anónimo dijo...

z_chvelazquez_christ2[1].jpgrit2[1]velazquez_christ2[1].jpg.jpgs hay muchos pero ya vendran vease con el poema de unamuno. o angel gonzalez ahi queda
su antitesis ya sabeis.... a pensar
stalker eres muy grande besos adolfo

Anónimo dijo...

C:\My eBooks\Mis imágenes\velazquez_christ2[1].jpg

Lola Torres Bañuls dijo...

Cuando tenga un rato de tranquilidad quiero adentrarme en cada uno de los cuadros y leer luego las palabras de cada uno, para verles mejor y conocerles mejor. Entonces también intentaré transmitirles que me produce cada mirada.

Pero para eso necesito que todo el mundo se olvide de mi.

Y además silencio. (Mi hijo esta mirando el Gran Prix mientras escribo esto) Os podeís imaginar que este no es el mejor momento para adentrarme en la belleza de vuestros mundos interiores.

Stalker esta entrada es muy bonita. Gracias de nuevo.

rubén m. dijo...

Stalker:

Odilon es un hijo de Goya y, por tanto, no sé hasta qué punto esconde un temperamento clásico. Quizá yo tenga más que él. Pero me sorprende haberte tocado una fibra, y me parece afiladísima tu descripción del cuadro -"la música callada", "y sin embargo habitada por un sinuoso movimiento".

Estaré más que encantado -y Rainer también- de recibir a Miss Emily, a como cualquiera de vosotros, en mis aposentos. Respecto a la acumulación y la elipsis, estoy de acuerdo a medias: creo que la sobrehumana concentración de Dickinson no resta a la engendración de Rilke, cuyas acumulaciones miradas al microscopio -eso pretendo hacer en mi siguiente entrada- esconden una música interior tan compleja como el espíritu de una colmena. Quizá por ello haya resistido, pese a la proverbial fuerza del martillo de Stalker :)

un abrazo

Stalker dijo...

Susana:

Pepe en bici dicen que es una visión única. Lo creo. Y un día de estos tengo que verlo también yo...

abrazos

Stalker dijo...

Mariel:

tus palabras son un cuenco de ungüento con el que ungir las piedras del camino que hacemos entre todos.

Conservaré siempre el recuerdo de esta entrada como algo muy especial, junto a la del poema colectivo.

En la próxima, que ya está subida, volveremos al flujo habitual de comentarios.

Abrazos

Stalker dijo...

Adolfo:

gracias por ponerme a pensar. Tu enlace no iba y he supuesto que éste era el cuadro que buscabas. Si no es éste, pásame un nuevo enlace y lo cambio...

Me parece conmovedor cómo nos traes la figura de Cristo, y no sabes lo que aprecio y cómo me conmueve tu religiosidad, a mí que soy un ateo visceral. Ateo de esos que se emocionan con el arte sacro, por supuesto...

Abrazos

Stalker dijo...

Lola:

resérvate un rato para esa contemplación: que esta entrada sea para ti como un oasis virtual.

Abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

"creo que la sobrehumana concentración de Dickinson no resta a la engendración de Rilke, cuyas acumulaciones miradas al microscopio -eso pretendo hacer en mi siguiente entrada- esconden una música interior tan compleja como el espíritu de una colmena".

Totalmente de acuerdo. De hecho, lo que pretendía no era una crítica a Rilke, sino resaltar, tan sólo, que entre Rilke y Dikinson me quedo con la rabiosa modernidad de esta última. Rilke no termina de descreer de las palabras, y eso que escribe en el siglo XX (pero su alma es compulsivamente decimonónica). Emily en cambio se sitúa en el balbuceo, en la atemporalidad, en pleno corazón del siglo XIX: una modernidad (y un innovación formal) unida a una capacidad de penetración en los intersticios epiteliales de la percepción y emoción... que a mi juicio la hacen más rotunda, más poderosa que Rilke.

Sin restar méritos al impresionante Rilke, y ahora que los estoy leyendo a ambos, para mí ella es una poeta abrumadoramente superior. Porque sus dedos son más pequeños y se introducen mejor en las grietas (como bien sabe Ana) en las que nos reconocemos.

Claro que esto tiene que ver con mi gusto personal. Prefiero los poetas que restan, que sustraen, que operan con materiales pobres, a veces con escombros o madejas deshovilladas, a los poetas de verbo más amplio, desaforado y saturado de imágenes. Por eso Emily más que Rilke, por eso Cummings y no Ezra Pound, por eso Michaux a Quasimodo, Beckett a Neruda y así sucesivamente (sin restar méritos a nadie).

El símil de la colmena me ha gustado, Rubén, pero es que a mí me gustan más los abejorros que vuelan solos, a su aire, un poco al azar. Emily fue así y por eso quizá no hay en ella música de colmena, sino quebrado zumbido de abejorro: esa soledad, esa plenitud del aliento que se despeña...

Poesía-abejorro frente a poesía-colmena. Tal vez.

abrazos

rubén m. dijo...

Gran contraposición, poetas-abejorros, poetas-colmena, jeje...

No te falta razón en absoluto respecto a Emily. De hecho, aún adorando a Rilke, siento más cercana a mí a ella, igual que tú; con ella no tengo más palabras que decir, como decía el otro día, que me parece increíble que alguien escribiera lo que ella escribió en sus días. Es algo que sencilllamente supera mi entendimiento. Tengo una educación de filólogo, y tiendo a ver los nexos y las tramas de la historia literaria: puedo entender que exista Blake, después de Milton; puedo entender a Rilke, después de Píndaro; a Mallarmé incluso, después de Baudelaire; pero los grandes poemas de Emily Dickinson, no puedo entender cómo es posible que existan. Es algo sobrehumano. Flechas que aún no han dado en el blanco.

Rilke es gigantesco, pero lo es del mismo modo que Proust. Es el último gigante del siglo XIX, que no es poco, de hecho es demasiado.

un abrazo

Stalker dijo...

Caray, Rubén, me admira tu comentario. Es lo que siempre he pensado: ¿cómo es posible que haya existido esa isla que irradia esa energía sobrehumana, inimaginable? En pleno siglo XIX, enterrada en un lugar provinciano, asfixiada, sin relación apenas con la literatura de su tiempo, surge una mujer y una escritura que hoy en día, en el siglo XXI, es incomprendida por muchos...

La técnica y el estilo de esa mujer resulta opaco, incomprensible para buena parte de la poesía oficial de este país, sin ir más lejos.

No sólo fue un fenómeno en su época; comparada con la poesía que se hace hoy día en el ámbito de habla hispana, Emily Dickinson es estratosférica...

Hay una anécdota magnífica que cuenta Jordi Doce: al parecer a Trapiello le gustó mucho Dickinson... ¡en una traducción que falseaba el original, suprimiendo elipsis, saltos bruscos, impurezas! Dickinson gustaba a un poeta ultraconservador al ser privada, precisamente, de su onda gravitatoria, su razón de existir...

Lo adulterado conmovía a un poeta que rechaza de plano todo signo de innovación y a quien la Dickinson "sin refinar" parecería ilegible.

De nuevo el imperio del simulacro, de lo descafeinado, de los des- a secas...

Sintomático y escalofriante a poco que lo pensemos.

Abrazos

rubén m. dijo...

"No sólo fue un fenómeno en su época; comparada con la poesía que se hace hoy día en el ámbito de habla hispana, Emily Dickinson es estratosférica..."

Ufff... qué decir, y el ejemplo que pones de la traducción... Repugnante. Como alguien que ha intentado traducir a ED, entiendo la tentación de clarificar su sintaxis. Pero convertirla en poetisa de lo cotidiano eliminando todas sus extrañezas -gráficas, semánticas, sintácticas- y eligiendo los poemas más asequibles, como han intentado hacer algunos, es algo que da náuseas.

rubén m. dijo...

Comento algunas cosas que me han gustado y/o sorprendido de esta entrada, antes de que desaparezca:

- Stalker y su Hokusai. Vida contemplativa, sencilla, pero también la perplejidad. La figura que contempla el monte Fuji y lo filtra en música, sin más pretensiones que dialogar con el viento.

- El Zao Wou-Ki de Ana. Crudeza y sensualidad, la explosión y la calma, esa veta de rojo muscular, sanguíneo. También la caída y la alteridad: el centro del cuadro te desafía como una espiral, te dice "a ver hasta dónde llegas".

- Ella y su Turner. El movimiento perpetuo, el de la luz y el de los hombres.

- El Brueghel de Raúl. Quiere entrar en ese mercado, ver y olerlo todo, tomar notas, y sabe que basta una mirada para hacerlo. Hoy eligiría cualquier otro cuadro porque en todos puede entrar por igual, tiene una llave maestra en su mirada.

- Mariel y Rothko. La valentía, aunque prefiera quedarse en el mundo real. Hubiera podido elegir también un Rothko: un orgasmo de luz ininterrumpido, una tumba de luz.

- Los Hopper de Jesús y Lug. Voluntaria soledad, pero también la posibilidad de comunicación. Ser una figura más de esas estampas.

- La delicadeza decimonónica de Portinari. Los pies descalzos, la dulce melancolía, pero sobre todo esta frase que suscribo palabra por palabra: "Lo que sí pediría antes de irme al cuadro sería saber todos los secretos del mundo, y tener una memoria que me permita vivir las cosas a flor de piel y no perderlas nunca".

- Susana y el fuego carnal de su Chagall. Qué detalle que se lleve un ordenador para no perdernos de vista :)

- Bashevis. Aquí hay más valor aún: todo Goya me da miedo. Habitar la naturaleza humana en su autodestrucción merecida.

- Gio / Klimt. Tan sencillamente lo ha expresado que emociona, igual que el cuadro, por más visto que esté. Ser esas manos de hombre, firmes, aferrando con tibia rudeza a lo que amas, tampoco debe de estar mal.

- Oscar Solsona... Un pintor entre nosotros! Envidio ese poder, siempre fui un negado para el dibujo y la música. En tu cuadro hay ambas cosas, es una partitura.

un abrazo a todos

Portinari dijo...

Susana, tu cuadro me recuerda a los largos letargos. El fulgurante descanso que además, se ve acompañado por Haendel; el Xerxes es una de mis obras favoritas de Haendel.

Bashevis, tu cuadro tal como lo explicas es arrebatador. "Garrotazos a la condición humana", "la música de los garrotes". Nada más escalofriante, ni catártico...

Gio el cuadro que escogiste en particular me gusta mucho; y como a ti, la figura de la mujer, tan lánguida.

Òscar, tu cuadro es enternecedor; la explicación que das, eso de que nosotros añadimos el significado, el valor, lo apoyo firmemente, de hecho estuve a un pelo de subir un cuadro de mi padre, pero opté porquedármelo para mí. El valor de las cosas, tan rendidas a la opinión.

Rubén, no conocía ese cuadro. Al principio me fijé en la figura de azul, pero tú mirabas el halo dorado que la perfila y rodea.
El destello fuera del cuerpo.

Pepe, de nuevo un cuadro particular, de gusto propio, donde la gracia es individual. Gracias por compartir esa sensación que te brinda.

Adolfo, qué rotundidad. Un Cristo y a pensar: tengo la tarde hecha.


Me he fijado en que muchos de los cuadros son reposados, calmados; parece que todos, o casi todos, buscamos la calma, la tranquilidad. El acompasamiento con nuestras emociones y lo que nos rodea. Que todo permanezca durante unos segundos, que nos acaricie y sosiegue por dentro.
Música, imagen, palabra. La caricia.

Muy bonita entrada Stalker.

d. dijo...

Mark Rothko. Vivir en infinitos tonos rojos.

Stalker dijo...

Gracias, Rubén y Portinari, sin vuestros jugosos comentarios. Sois imprescincibles.

Abrazos

Stalker dijo...

D:

en infinitos tonos rojos, declinación callada del arder.

Bienvenida.

Bashevis dijo...

Le paysagiste - Jacques Drouin (1976)... Una maldita obra magistral de animación en pinscreen, deudor de alexeieff... El pintor paisajista se sumerge en su cuadro... las transaciones y gradaciones son flipantes.

Es una pena que lo ponga tan tarde, con la entrada ya "muerta", pero quizás alguien lo vea:

http://www.youtube.com/watch?v=6Q9sY9Ti1DI

Stalker dijo...

Yo corro a verlo, Bash

Gracias.

Dices que el hilo está muerto, lo podías haber puesto en la última entrada. Ya sé que eres alérgico a la poesía, pero no te va a morder... ;)

salud

Durandarte dijo...

(Hokusai, el viejo maestro que pintó una ola como nadie había pintado una ola antes que él)


Hokusai
llegó
casi a los 90. Cuando tenía 75
años, dijo

de sus cuadros: Empecé a dibujar
cosas cuando tenía
6 años. Todo lo que conseguí hacer
antes de los 50, no vale

nada. Cuando llegué a los 70
aún no había hecho
nada
bueno. A los 73 años

empecé a comprender
las formas básicas
de animales y plantas.
Cuando llegue a los 80, habré

comprendido más, y cuando tenga 90
conoceré
los misterios del arte

hasta el fondo -así que cuando llegue a los 100
produciré
cosas
elogiables. Para no hablar
de los años
siguientes.
Ahora lo esencial es
seguir en marcha, vivo.

(Jan Erik Vold, en Afinidades afectivas, Antología de poesía nórdica de Francisco J. Uriz)

Saludos

P.

Leonardo dijo...

http://1.bp.blogspot.com/_bKUY_4J7fnA/SPyflsF4frI/AAAAAAAAAk8/EASM8BQkhLs/s1600-h/DeStaelFigurebytheSea1952.jpg

Después de mucho pensarlo toda esta mañana, luego de visitar tu bitácora y dejarme atrapar por tu juego, me decidí por estas "figuras frente al mar" de Nicolás de Stael (tengo otro suyo en casa). Entre representación y abstracción, un horizonte para contemplar, algún elemento humano para no estar tan solo, y para con la música de los colores, me llevaría "La tierra baldía" o 'los cuatro cuartetos" de T. S. Eliot y "my favorite things" de John Coltrane. Y claro, visitaría a algunos cuadros que ya están en este "piso imaginario".

tropovski dijo...

Me iria a cualquiera de Hokusai con los ojos cerrados, sobre todo ahora que descanso a ratos de La historia de Genji y tambien descanso de los descansos con Tsutomu Nihei.

Bueno: ahora, sobre todo, me iria al de los casquetes de hielo de Friedrich -que calor-. Pero con gente, porque lo de quedarse en la ciudad en verano es solitario hasta el sopor psicotico: digamos que una mezcla de Friedrich y de gente de fiesta tranquila a lo Alex Katz.

 
Free counter and web stats