miércoles, 4 de marzo de 2009

Cosas que nunca cambian

En el libro conjunto Poesía hispánica contemporánea, Jordi Doce tiene un artículo titulado "Poesía española de hoy: de la arbitrariedad a la domesticación", donde pone los puntos sobre las íes del panorama actual de la poesía en nuestra lengua. Para ejemplificar sus tesis, pone ejemplos concretos, entre ellos el libro Poesía española reciente (Cátedra,1980-2000), antología dirigida y compilada por Cano Ballesta. He aquí un fragmento del artículo de Doce a propósito de ese libro:

"Si hemos de hacer caso a lo que nos dice Cano Ballesta en el índice y el prólogo de su trabajo, en los últimos años habría que contar, a todos los efectos, con las siguientes tendencias, corrientes o escuelas: "poesía del silencio" o "neopurismo", "poesía escrita por mujeres", "neoerotismo", "poesía de la experiencia", "la otra sentimentalidad", "poesía de tendencia neoclásica y helénica", "poesía del pastiche e ironía", "neomodernismo", "neosurrealismo", poesía de "renovada conciencia social" y "nueva épica".

Pues eso...

7 comentarios:

raúl quinto dijo...

¿y sigue siendo así la cosa? las etiquetas se las traen, pero también es verdad que mucha ppoesía sigue encajando dócilmente en esos parámetros... ¿no crees?

Stalker dijo...

Raúl, sin duda es como dices, pero ¿no te parece ridículo que un libro de Cátedra hable de "poesía escrita por mujeres"?

¿Qué categoría es ésa? Aparte del machismo inherente, y del deseo implícito de desacreditar la obra de tantas poetas reduciéndolas a una categoría absurda, ¿acaso es una categoría equiparable a las demás?

Cosa aparte es que no son categorías mutuamente excluyentes, ya que cada buena parte de poetas podrían entrar en varias de ellas.

En otras palabras: un disparate que sólo puede derivar de la iletrada y acanallada Academia que presume de verdades absolutas.

raúl quinto dijo...

lo de poesía escrita por mujeres es una cosa absurda, cierto, pero es de todas las categorías absurdas que aporta ese libro la más infalible (a priori).... lo peor, ya, en serio, es cuando las propias mujeres se creen esa etiqueta y escriben en consecuencia con la escusa de un feminismo mal entedido.

saludos.

ana dijo...

etiquetar para anular. la historiografía literaria lo que quiere en verdad es acabar con la literatura, clasificar la palabra que incomoda, la palabra que se sale de la palabra, para que deje de incomodar. y qué decir de esa etiqueta de "poesía escrita por mujeres", de algo así ya te hable en mi último correo.

Stalker dijo...

Tienes toda la razón, Ana: acabar con la literatura y condenar al silencio todo lo que no entra en sus márgenes...

Lo de Cano Ballesta es un puro e irrisorio disparate. Pero que eso esté en Cátedra es para echarse a temblar...

Abrazos

Carlitox dijo...

Desde la década de los setenta del siglo pasado, no se puede ya hablar de "tendencias" ni de "corrientes", pero sí se puede hablar de modas. Lo mismo ocurre con la famosa "generación Nocilla". Son grupos que aceptan esas etiquetas o que ya no pueden quitárselas gracias a los medios.

De todas formas, yo no me asustaría tanto. Esto pasa siempre. Otra cosa es que se siga hablando de "neopurismo" y otras hierbas dentro de cinco o diez años, cosa que dudo.

Stalker dijo...

Cuánta razón tienes, Carlitox. Sólo me queda asentir y darte la bienvenida.

Abrazos

 
Free counter and web stats