jueves, 23 de mayo de 2013

la suave euforia



.

12 comentarios:

ana dijo...

Querido Stalker:
tengo henchido el corazón de tanta belleza,
atravesada de líneas geodésicas,
me deja temblando ese pequeño instante de amapola,
roja caricia a la intemperie...

la epifanía de la vida, breve e infinita a la vez,
que nos asalta.

Tu voz que nace para adentro
y crece como un pequeño brote de bambú.

Toda tu indecible ternura dibujada en la sombra de unas manos atentas que saben mirar la lentitud,
que respiran también con dulce vértigo en el gris del asfalto

Crecen las manos con la timidez y el alegre gemido de la delicadeza y la fragilidad

Amapola que ahora creces para siempre en este ínfimo instante que soy

Gracias , Stalker, por tu mirada y por tus manos,porque nos develas la suave alegría que todo recorre,
Gracias por tu corazón mendigo abierto a esta silente epifanía

Gracias desde el mundo sublunar de los niños australes

anamaría

PÁJARO DE CHINA dijo...


te escucho, te siento, te bebo, me hago chica-vampira y te vivo.

a veces canto con esta amapola:
http://youtu.be/fbOu_Gi4pM0.

a hilda la pondría en mi mesita de luz. a vos, también.

es madrugada y las flores empujan en las grietas del invierno polar.

alabadas sean las flores, las frágiles.



Darío dijo...

Ya dije gracias el otro día y lo repito, por esa sensibilidad que desborda existencia.
Un abrazo.

Luis dijo...

Se siente la fuerza nombrada y vivir-la nos lleva a callar la conciencia e ir borrando el decir en el mismo momento en el que se dice. Creo recordar- aunque la cita pudiera ser un falso recuerdo - que Feijoo (el padre Benito Jerónimo) escribió algo sobre las flores que crecían en la frías piedras de las sepulturas como anunciando la santidad del difunto, demediando la suave euforia en aquel caso de la creencia en la luz de la razón ilustrada. Aceptemos aquí al botánico ilustrado que centra su atención en es gota de tierra que apuntas y hace posible la ilusión de maravilla.

Por lo mismo, en el abrazo a esa fuerza, no se desprecie al asfalto ni se ame la flor en el momento de la ejecución del granito y el chusco olor a goma quemada. Abrace el purpurado vegetal todo que lo enmarca su fugaz divinización, incluida esa sombra que rompe una inocencia, que provoca palabras y otras torpezas.

Bella reflexión, hermano y amigo. Like a player

Lola dijo...

Haz rescatado un instante, una breve pincelada roja sobre el asfalto gris, he bebido de tus palabras y ahora el silencio es lo mejor para resguardarme de la intemperie que es la vida. Encontrar la lentitud como un caracol, acurrucarme para escuchar mejor tus palabras.

Gracias Stalker.

leonardo dijo...

las ondas expansivas de tu calidez y de tu fragilidad llegan hasta este, mi lejano témpano a la deriva.
brota el bambú.
un abrazo

Stalker dijo...

Anamaría:

gracias a ti por tu generosidad y por acompañar con tanta atención esta silente epifanía y el calor que desprenden estos pequeños acontecimientos que nos abren un mundo...

abrazos!

Stalker dijo...

Pájaro de China!

alegría verte en esta pequeña casita!

gracias por el vídeo: vivimos en esa fragilidad y la cuidamos en el invierno polar

por dentro es primavera

abrazos!

Stalker dijo...

Darío:

gracias por seguir estas constelaciones hacia el desbordado cielo que todos guardamos dentro

un abrazo!

Stalker dijo...

Luis:

es cierto que la sombra rompe la inocencia y abre el cauce a las palabras... y sin embargo se integra también en ese cálido flujo subterráneo que parece imantar la existencia, sin palabras...

un instante tan solo, esa tímida flor que canta en el gris...

abrazo!

Stalker dijo...

Lola:

los caracoles, lo pequeño y frágil, siempre tendrán su morada y su espacio en este tránsito...

gracias por pasar con la delicadeza del ave zancuda

Stalker dijo...

Querido Leonardo!

me hace muy feliz que hayas aparecido aquí, creciendo como un bambú, atento a esta vida pequeña que se define como impulso y caricia

te envío un abrazo fuerte y arraigo contra la deriva!

 
Free counter and web stats