sábado, 22 de noviembre de 2008

Sviatoslav Richter



Sviatoslav Richter quema, Sviatoslav Richter ataca el piano con todo su cuerpo. Fuerza, precisión, avalancha, pero también extrema delicadeza, delicadeza poderosa, rotunda, volcada en cada gesto; Richter se arroja a cada nota, nos abisma en una cascada de matices, recrea una pieza clásica del romanticismo como sólo él sabe hacerlo: a quemarropa, sin las florituras pastoriles de los pianistas italianos ni los fúnebres ornamentos franceses. El "alma" rusa desbocada, que tantas obras maestras nos ha ofrecido y que creo entender tan bien.

Schopenhauer decía que la música era la más elevada de las artes porque era la que más se acercaba a la voluntad pura (Die Welt als Willie und Vorstellung). Contemplando obras como ésta me afilio a sus exasperaciones y acepto mi enmudecimiento ante lo sublime.

Una de las interpretaciones más conmovedoras que me ha sido dado ver. La pieza es el estudio nº 11 de Chopin, pero poco importa, porque aquí el intérprete la recrea de tal modo que le pertenece. El traductor es hacedor.

Gracias, maestro.

9 comentarios:

raúl quinto dijo...

lo suyo sería estar ahí, ¿no? y que las ondas del sonido te despeinaran.

Stalker dijo...

Imagina, Raúl, que yo ando como un troglodita, totalmente despeinado, al verlo en diferido. Estar ahí habría sido increíble, pero por desgracia Richter murió en 1997, cuando ni siquiera lo conocía...

ana dijo...

stalker, ya había visto lo que me diste de este pianista. sólo decir que cuando veo cosas así lamento no saber tocar ningún instrumento, veo al pianista llevado por esa intensidad y esa fuerza que me doy cuenta de todo lo que nunca conoceré por no saber tocar el piano o el violoncello dos instrumentos tan sensuales, y lo que desconoceré siempre por no saber tocar el cello o el piano es la carnalidad de la música. afortunadamente, tengo la suficiente carnalidad como para disfrutar con el video, y doy gracias por ello (y también te doy gracias a ti, por pasarme los videos).

Stalker dijo...

A mí me gustaría poder ser los músicos que más admiro sólo durante 5 minutos, en el escenario, para saber qué se siente.

Me imagino lo que debe sentir Richter en ese momento y se me eriza el gato que fui en otras vidas... se me eriza hasta la sombra.

Inconcebible

Anónimo dijo...

stalker definititivamente eres genial soy adolfo un muchacho inquieto y sobre todo melomano he visto muchas veces tu blog y me encanta desde la primera vez que lo vi de verdad. ricter esta aqui genial como siempre! el viernes pasado vi a arcadi volodos aqui en cordoba y fue genial! te dejomi correo:adolfobelmonted@yahoo.es

cuanta conmigo hobre bueno abrazos adolfo

Stalker dijo...

Adolfo me abruman tus elogios, inmerecidos completamente. Sólo soy un pobre hombre, que intenta transmitir, eso sí, algunas gemas que ha encontrado en el camino. Conseguir prender la mecha en otro es todo lo que pretendo.

Salud

Anónimo dijo...

A FE QUE LO CONSIGUES HNO! CUENTA CONMIGO GRACIAS! TENGO 34 AÑOS SOY CURRANTE EN SILLA DE RUEDAS AMANTE DE LA CULTURA Y BASICAMENTE HOMBRE VITAL FELIZ Y EN LO QUE PUEDO BUENO ABRAZOS STALKER ADOLFO

Anónimo dijo...

pues stalker te digo desde ya el cd de carmen linares una joya te lo recomiendo vivamente!que tal?abrazos adolfo

Stalker dijo...

Adolfo, sigo tu recomendación, pero es que ya Carmen Linares me parece una pasada desde siempre...

gracias por tu entusiasmo, y abrazos!!

 
Free counter and web stats