lunes, 13 de junio de 2011

Sin


Scully: Mulder, lo que te estás perdiendo. Mira qué día tan bonito hace. Oye... ¿te has planteado alguna vez buscar vida en este planeta?


Mulder: Conozco muy bien la vida en este planeta, Scully. Por eso precisamente la busco en otra parte.

14 comentarios:

mjromero dijo...

La conozco tan bien que me proyecto en la misma basura como si fuera un camaleón cansado para no verla desde fuera y raerla y roerla desde dentro y para que al final no quede ni rastro ser trituración hacia cualquier infinito interior.
Y aparte de la basura se puede mirar hacia otro lado y ver que hoy luce un sol espléndido. Es solo un guiño del ojo ciego.
Un abrazo.

Curiyú dijo...

De qué planeta hablarán? Supongo que no hablarán de la tierra, no? La tierra, este paraíso!

Fackel dijo...

Vaya, y yo que me pensé que era el único que lo hacia...Pero sigo empeñado en buscarla...dentro del planeta. No vaya a ser que en otros planetas pase lo mismo y haya gastado el tiempo en desplazarme.

(Deduzco que también eras un adicto a la serie)

Ahab dijo...

Diálogo explícito que define en esas pocas líneas toda la filosofía de la serie (la mejor serie de la TV con diferencia; por todo).

Naphta y Settembrini. Locke y Jack. Mulder y Scully. Por un lado la ciencia y nuestras vías de conocimiento (los procesos, apenas...), y nuestra todavía in-extremis desconocida intuición de la otra cosa, la otra cosa tan solemne y sin embargo tan increíble. Pero perceptible, en cambio. No hagamos la prisa, desafiemos nuestra voluntad primigenia de apresar y crear imágen, eso también es un deseo: desafiarlo. No tan rápido. Pensar, analizar, sentirlo antes. Dejarlo siempre deconstruido.

Volveré a ver esta serie entera porque está llena de gemas. Y es un oasis en la cultura de finales del siglo pasado, tocando el género más "moderno", y a la vez más amplio, como es la ciencia ficción, para llevarnos donde algunos pasamos casi todos los segundos de la vida: al pequeño monte, oteando el misterio, asombrándonos siempre. Ahí seguiremos, Stalker.

Un abrazo

L dijo...

La verdad está afuera (The Truth is Out There)o fuera de. Fuera de la casa del padre o fuera de control o fuera de tono o en el afuera de la gramática. Fuera de la inducción y de la deducción (Platón lo dice: ella está ahí fuera, esperándote, en el centro de la visión, en la intuición intelectual, en la naturaleza del amor como su telos, el trans- fondo. No quieras derramarte fuera, decía Agustín, no te corras, decía, en las cosas; viértase dentro, amigo, adentro, en el tan dentro de sí que es un afuera del cuerpo y de la historia y de la pagana locura.

No me gusta la verdad pero, supongo, habrá que hacerla jugar en el partido. Por eso la invito... y se hace de rogar. No quiere venir a mi casa y no tengo la seguridad de que su oscilante seducción conduzca a la suya. Sólo me dicen que está fuera, en el afuera y quizás en las afueras. La verdad poligonera, arrabalera. No soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya me sacará fuera, al afuera y su discurso.

qué herméticos, stalker, los fotogramas.

¿Por qué "SIN"?

Isabel Martínez Barquero dijo...

Genial ese diálogo de una de las mejores series que he visto (aunque he de reconocer que he seguido muy pocas, pues apenas veo la tele).

Visa habrá, pero mucha vida desprovista de pasión, imbuida de rutina. La vida verdadera la gozan unos pocos y no en todo momento, que el mundo es muy puñetero.

Un abrazo, Stalker.

Stalker dijo...

mjromero:

un guiño del ojo ciego...

más allá de la basura, hay un margen habitable donde puede tener lugar la transgresión: el juego,

donde la fealdad del mundo no nos haga daño,

existe ese lugar, pero a veces nos resulta inaccesible porque nos aferramos a nuestra visión-una, a la hegemonía de la Grandeza y su baile de máscaras,

un abrazo

Stalker dijo...

Curiyú:

este paraíso... tan tristemente devastado...

un abrazo

Stalker dijo...

Fackel:

je, je, por supuesto, llevo mucho tiempo buscando vida en la tierra. Es fácil encontrarla en el invidividuo; en la masa es más difícil, la vida se difumina ahí, obedece a otras lógicas, gregarias, feroces, depredadoras...

Y sí, ha sido una de las pocas series de televisión que me gustaron, pero la vi tarde, en DVD.

Desde que era niño no veo televisión,

salve

Stalker dijo...

Ahab:

la ciencia-ficción, ese género menoscabado y que sin embargo ha dado obras tan insólitas como las de Stanislaw Lem o el "Hacedor de estrellas" de Olaf Stapledon (uno de los mejores y más intensos libros que pueden leerse, en cualquier latitud)

Mulder y Scully o... Don Quijote y Sancho Panza... lo conmovedor es cuando intercambian sus roles y se asoman, cada uno a su manera, al abismo del otro, a su temblor y su hambre...

en el fondo son arquetipos que nos acompañan desde siempre y expresan muy bien nuestra naturaleza dual, la escisión que nos separa del mundo y nos incomoda con la insistencia de una pregunta sin respuesta,

un abrazo

Stalker dijo...

Querido LUG:

fueron unos tramposos tan insignes Platón y San Agustín. Se les debe tanto sufrimiento, tanta represión... a ellos y a su cohorte se secuaces intelectuales, los que nos han llevado al neoplatonismo romántico, y de ahí a los campos de exterminio y al Gulag, etc. Pero el totalitarismo interior, la escisión entre cuerpo y alma, la hegemonía de las abstracciones, la "violencia de la luz", han causado aún más estragos, ha sido igualmente criminal.

El mundo es un basurero emocional en gran medida gracias a esos impostores intelectuales y a Paulo de Tarso, que se cayó del caballo. Otro iluminado. Otro secuaz de la Luz (de la lengua del Padre, la lengua de la Ciudad).

por eso me gusta que busques tus "verdades" arrabaleras, las "verdades" minúsculas, periféricas, invisibles, demudadas. Las "verdades" que no se pronuncian y se ofrecen, intactas, en el trayecto de su propia existencia metamórfica, en el cauce de su insignificancia...

ahí sí, uno puede reconocer la fragilidad, exenta de toda Luz, de todo panóptico abusivo, de toda falocracia totalitaria, y hundir los pies en el barro que hemos olvidado, porque nos hace oblicuos, porque nos invita a la lengua tartamuda, el barro, otra génesis, otra memoria, otra materia, otro estar-aquí...

un abrazo, bicéfalo amigo

Stalker dijo...

Isabel:

tú lo has dicho: vida desprovista de pasión, vida mecánica, apenas simulacro...

la rabia es que hemos construido un infierno para la mente y el cuerpo. Demasiadas reglas nos coartan (sociales, pero también interiores, afectivas) para que la vida sea libre, para que pueda reinventarse a cada instante...

un fuerte abrazo

Carmen dijo...

cuando lo conocido te lleva a la resignación y ya lo dijo Honoré de Balzac..."La resignación es un suicidio cotidiano" sólo queda aferrarse al hallazgo de algo esperanzador, aunque esté tan lejos como en otro mundo

un saludo

Stalker dijo...

Carmen:

aferrarse a ello, o inventarlo,

tal vez aún no sea demasiado tarde,

un abrazo

 
Free counter and web stats