sábado, 3 de octubre de 2009

Texto



Texto. Durante los años setenta se produjo un descubrimiento sensacional. Los investigadores de la literatura y los teóricos de la misma descubrieron algo que había permanecido inadvertido en muchísimos cuentos, novelas, poemas y relatos: el texto. Resultaba que la literatura estaba compuesta por textos. Es más: los textos podían sustituir con creces a la literatura.
De pronto todo fue texto. Escritores de mediana edad presentaban “el texto” de un amigo en el incomparable marco de la Universidad Menéndez Pelayo. O en un tribunal de oposición se presentaba “un texto” que de inmediato recibí al cum laude y la cena. Un conocido restaurante de la parte alta de Barcelona sustituyó la Carta por un Texto. Incluía un “Texto del día”, más barato. Y nadie escribió ya nunca más ni novelas ni poemas, sólo textos.
Todavía hoy continúa usándose la palabra en una enormidad de casos y sólo sufre la competencia del “discurso”, siendo así que la “escritura” ha prosperado menos de lo previsto. El “discurso”, no obstante, ha ido avanzando desde entonces por presión de la secta derridiana a gran velocidad, y puede llegar a dominar el panorama, en cuyo caso el restaurante de Barcelona tendrá que cambiar de nuevo su Texto y presentarlo como Discurso.
Pero para animar al lector a un uso más asentado de la palabra “texto”, ofrezco al lector su definición según uno de sus inventores, Julia Kristeva:

“Llamaremos texto a toda práctica de lenguaje mediante la cual se desplieguan en el feno-texto las operaciones del geno-texto, intentando el primero representar al segundo, e invitando al lector a reconstruir la significancia”.

Si alguien siente una cierta inhibición por lo del geno-texto, no debe preocuparse en exceso, pues el geno-texto carece de misterio:

“Se trata de una fase (teóricamente reconstruida) del funcionamiento del lenguaje poético en la que interviene lo que llamaremos una significancia: una infinita genración sintáctica y/o semántica de lo que se presentará como feno-texto”.

Dice la inventora. Es cierto que ahora se puede producir una nueva timidez por causa de la “significancia”, pero tampoco debe el lector inhibirse, pues la significancia no es otra cosa que: “La compatibilidad semántica y/o sintáctica de los elementos constitutivos (según Lyons)”, o bien “la instancia en el sueño de la estructura literante (según Lacan)”; o, más sencillamente, “el trabajo de diferenciación, estratificación y confrontación que se practica en la lengua” (según Kristeva).
De modo que si alguien se le presenta con un texto, sea usted agudo, no se deje engañar, y observe primero si se trata realmente de un texto. Por ejemplo, ¿le invita a reconstruir la significancia? Y si, en efecto, le invita, compruebe que se trata de una verdadera significancia, y no de cualquier sucedáneo: ¿acaso diferencia, estratifica y confronta en la lengua? De ser así, puede usted estar casi seguro de que se trata de un texto. Ya sólo faltará leerlo.

"Diccionario de las artes", Félix de Azua

35 comentarios:

Stalker dijo...

Para los que no lo conozcáis, os animo a leer el "Diccionario de las artes", de Félix de Azua. Es uno de esos pocos libros que combinan ironía y erudición de una manera a un tiempo fresca, profunda y divertida. No siempre se está de acuerdo con lo que dice, pero se agradece su certera mala uva. Uno de los mejores libros de estética (no académicos) que pueden leerse.

Stalker dijo...

La entrada sobre el envejecimiento sigue viva. Al fin le ponemos rostro a Libelu-Lola... ¡muchas gracias!

Lola Torres Bañuls dijo...

Al final tanto texto me he enredado y no sé si un poema es un texto, si una prosa es un pre-texto o si una novela es una erudición.

Tengo una libretita donde apunto los libros y las citas para hacerme con ellos, pero si sigo así será un legado para que mis nietos se pongan al día.

Satlker te podrías haber callado nadie se había percatado que estoy allí. JAJAJA.

Un abrazo de ave zancuda. Pic Pic...

Lola Torres Bañuls dijo...

No quiero oír ni una palabra más sobre la muerte de este blog.
Aqui vamos confluyendo como en un oasis lleno de herbajos del cual nos alimentamos aprendiendo de la sabiduría de las vacas, hormigas y demás insectos del lugar.

Stalker dijo...

Querida Lola:

precisamente el autor pone en solfa la confusión terminológica en que acaba incurriendo la academia con su bombardeo de publicaciones, teorías y doctrina. Se acaba por no ver nada y avanzar dificultosamente, por una ciénaga. La ironía del autor es tan magnífica y cortante... sanamente envidiable, creo.

Tus nietos se pondrán al día mejor si olvidan todas estas lecturas y llevan una vida en el campo. Yo ya no tengo remedio, estoy corrompido por miles de lecturas, pero mientras puedas, Libelu-Lola, huye de los libros y no sepas nunca nada. Apóyata, desasistida, en la flor de la ignorancia.

Por eso mi hermano búfalo es el lector más extraordinario que existe, porque no lo han oxidado la infinita retahíla de palabras, la fanfarria incansable. Avanzamos atenazados en el lodazal de los conceptos, algunos impuestos, otros construidos por uno mismo. Y por mucho que queramos subvertirlos, apenas entramos y salimos del código: todo es pertenencia, manada, sólo se pueden explorar unos márgenes difusos.

Ojalá olvidemos los libros y avancemos hacia una vejez alegre y a ser posible sin pensamientos superfluos.

abrazos

PD: la muerte, Lola, no es nada. Este blog callará algún día. Lo he pensado y no es tan triste. O sí, pero sin dolor. Pero siento que se avecina una etapa de silencio y hablar bajito, y en ese momento no tendré palabras que dejar, ni habrá miguitas que se internen en el bosque. Uno será el propio bosque callado.

Lola Torres Bañuls dijo...

Pues claro que si la belleza absoluta está en el silencio.
Lo sé por la meditación.
chuttt...

Fackel dijo...

Stalker. No está mal elegir una iluminación de Escher para acompañar el texto sobre el Texto. Hay mucho "texto" gráfico en Escher. Comparto contigo el interés por el Diccionario de las Artes, de Azúa, cuya ironía es un ejercicio crítico saludable.

Un abrazo.

Bel M. dijo...

Por una vez no estamos para nada de acuerdo, Stalker, pero es tarde y el día ha sido duro. Mañana vuelvo y te cuento por qué (por qué no estoy de acuerdo, quiero decir).
Un abrazo grande.

Ramon.Eastriver dijo...

Tengo tantas reservas como intuyo que tienes tú respecto a Azúa. Pero también la certeza de que a veces da en el clavo. Como en su diccionario, en alguna novela o algún otro texto teórico (algo sobre la ciudad literaria, por ejemplo). Gracias por proponer distancias.

Stalker dijo...

Lola:

¿practicas meditación? Cuenta, cuenta...

Stalker dijo...

Fackel:

sabía que este libro se encontraba en la alacena de un ilustrado veterano de la ironía como tú. Y cómo me alegra cada vez que pasas por aquí.

Abrazos

Stalker dijo...

Querida Bel:

quizá no estás de acuerdo con mis comentarios a Libelu-Lola. Entiendo que son lugares comunes del decadentismo ilustrado, una mera paráfrasis del pensamiento crepuscular. No hay que hacerles caso, claro, en parte son en serio, en parte en broma.

Quizá no te gusta el Diccionario de las artes y me encantará conocer tus razones. Espero tu disenso con sumo interés.

abrazos

Stalker dijo...

Ramón:

tu intuición es correcta, no me sorprende que alguien tan penetrante como tú haya adivinado mis reservas. De hecho, Félix de Azúa no me gusta nada como poeta, muy poco como narrador y como ensayista, sólo de vez en cuando. Pero en este libro estuvo muy inspirado. No es una hipérbole asegurar que es una obrita maestra sobre estética y teoría de las artes, tema en el que hay que reconocerle unos conocimientos amplios. Además, su lucidez, su planteamiento lúdicamente desmitificador, se agradecen en una disciplina teórica en la que el humor suele ser el gran ausente. El fragmento que he subido no da una idea completa del libro.

Otra cosa que me gusta mucho del libro es que, en mi experiencia de lectura, cuando no estoy de acuerdo con él (cosa que ocurre con frecuencia, porque como sabes, entre otras cosas, la ideología de Azúa es, en fin... fue uno de los artífices de Ciutadans, con eso está todo dicho...), disfruto mucho con su forma de argumentar, con su dialéctica acerada. Ocurre como con Joseph de Maistre y otros adalides del pensamiento conservador; puedes estar en contra de ellos, con toda tu fuerza y todo tu cuerpo, pero hay un placer estético en el modo en que argumentan. Azúa no es tan retrógrado como De Maistre, pero hay en él esa frescura argumentativa, ese entregarse a fondo en lo que cree. La esgrima de la dialéctica y la palabra precisa.

Abrazos

antuan dijo...

Tan interesante como cortante (rima tonta) el libro de Azúa, como suyo, tal y como ocurre con sus artículos contra la pedantería y la política actual tan degradada.

Al que no creo que soportes, yo sí, es a Savater. Su valentía y humor son ejemplo de pensamiento, aun no estando de acuerdo en algunas de sus propuestas en su "Diccionario de filosofía",tan poco académico. Te recomiendo el "Diccionario de la ciencia" de Sánchez-Ron en la misma editorial.

Abrazos, maestro. Y si te refugias en el silencio, que sea para salir de entre las grietas con más vida y material hondo.

Lola Torres Bañuls dijo...

Stalker si te pasas por mi Mediterraneo hay un regalo para ti.

Si, me he acostumbrado a hacer meditación. Todas las tardes en lugar de siesta hacía una meditación cuando estaba muy enferma del dolor de cabeza. (Me pase tres años casi sin levantarme de la cama).Luego antes de dormirme también. Intentaba dejar la mente en blanco, en verde claro, en azul cielo, o amarilla. En mi periodo de recuperación fue a clases de yoga, y con la meditación aprendí a aquietar los pensamientos. La meditación era más sana que todas las mierdas (con perdón) de medicamentos que me daban. Un día fui al neúrologo y le pregunte si podía dejar los medicamentos. Me dijo que sí poco a poco. (Me tomada 12 pastillas diarias repartidas en 3 veces: los resultados de las pastillas eran catástroficos)

La meditación es un ejercicios que debes probar. AL principio no te dará resultado seguramente, pero es un entrenamiento.
Cuando ya logras controlar la mente y relajas el cuerpo, parece que estés gravitando con la levedad de un pájaro (en mi caso) con la levedad de un ave zancuda.

(Hay muchas formas de meditación, puedes imaginarte paisajes, cielos, nubes.) Centrar tu atención en un punto, en una flor, en una vela encendida, etc y vas dejando pasar los pensamientos sin implicarte en ellos, llegará un momento que no pensarás nada o así parece y entonces limpias la mente.

No hay nada mejor para la salud.

De esta manera ese entrenamiento te ayudará de manera diaria y sin estar concretamente meditando. La mente se acostumbra a centrarse en solo una cosa y no andar dispersa acumulando al mismo tiempo muchas cosas. Eso te hace estar bien. Estas en el presente, y dejas de tener 100 cosas en la cabeza. Va bien para el estrés, porque lo controlas.

Poco a poco mi dolor de cabeza fue remitiendo. Y se lo debo al yoga y a la meditación en parte.
Aunque tengo una cefalea crónica diaria, pero en estos momentos soy capaz de controlar el dolor. EN la foto que te mando reciente, ese mismo momento en que me hicieron la foto me dolía la cabeza pero casi no lo parece. (Bueno lo sé porque recuerdo el día que me la hicieron).

La meditación es muy buena y estoy segura que a mucha gente le hiría de fabula. Deberían de dar clases de yoga en los colegios una hora. Aunque los niños tienen ese don natural de enfrascarse en los juegos y olvidarse de todo.

Pic pic.


Stalker en cuanto a tu discurso del silencio del blog. Ya cuando llegue el momento.
Me gusta esto de tu discurso:
"Ojalá olvidemos los libros y avancemos hacia una vejez alegre y a ser posible sin pensamientos superfluos."
Pero a mi me gusta mucho leer poesía. (Intentar escribirla también.)
Pero también me gusta mucho ir a la montaña a caminar simplemente.
Y es verdad el saber no ocupa lugar, pero sin saber se vive bien también.

Pic pic.

Un abrazo stalkercillo. (Y no me des esos disgustos de silenciar el blog, jajaja).

antuan dijo...

PD. Olvidadizo que es uno. Te recomiendo una entrevista suya puesta en youtube. Da sopa con ondas a los pretendidamente de izquierdas que se refugian en la estupidez para seguir mandando al coste que sea, incluso poniéndose de capa la bandera para parecer progres, mientras van abriendo el bolsillo con dietas, coches y sueldos estratosféricos.

Complejo y turbio el caso de Ciutadans, cayendo en los mismos errores que combaían frente a los demás. Azúa es mente clara y
aguda, da para pensar.

Llevo meses pensando qué representa la política actual desde la izquierda y la radicalidad. Es abominable, cutre y penosa. Sueño con otros políticos menos mediocres y falsos, pero no están, quizás en sus casas. A veces se ha dado la paradoja de que una ideología o perspectiva, aparentemente retrógradas, es más avanzada de lo que pensamos; le pasó a Larra en el siglo XIX, y es un tema apasionante.

Stalker dijo...

Querida Lola:

cómo me alegro que pudieras prescindir de esas pastillas... Gracias por recomendarme la concentración; por suerte, no me hace falta, controlo moderadamente bien los procesos mentales; nací, como se dice, lento y meditabundo...

Lo del yoga en clase habría que incluirlo en la reforma educativa, quizá...

besos

Stalker dijo...

Antuan:

qué bueno verte por aquí. Tomo nota de tus recomendaciones.

Respecto a tus comentarios políticos, creo que ya sabes de mis abiertas simpatías con el anarquismo y los movimientos libertarios. Ojalá algún día merezcamos no tener ningún gobierno... pero incluso ahí se insinúa cierto escepticismo: quizá una sociedad sin gobierno central sería rehén de interminables rencillas tribales. Siempre habrá alguna forma de nacionalismo, central o periférico, que intentará sojuzgar o dividir, o buscar nuevos caladeros de votos rentabilizando la adhesión emocional y transmutando la cultura en ideología a través de operaciones intelectuales más que sospechosas...

En todo caso, estoy contigo: vivimos atrapados por una progresía que nos bombardea con eslóganes y actúa, clandestina pero también visiblemente, en la más abyecta depredación. Su hipocresía, incluida la hipocresía de muchos intelectuales progres, es algo cada vez más insoportable. A mí personalmente no me vale con criticar a la policía de la cultura si se es o se aspira a ser uno de ellos. No me valen los discursillos aprendidos de memoria y soltados a bocajarro en entrevistas de ciertos poetas y escritores ilustres que luego se sientan a la mesa del poderoso. No me los creo.

También admito que la izquierda, históricamente, no ha realizado el profundo ejercicio de auto-reflexión necesario tras el fracaso de los regímenes comunistas. Reflexión, depuración y reformulación de muchos presupuestos que siguen siendo válidos pero que se encenagaron en totalitarismos insufribles y retóricas fundamentalistas.

Un placer tenerte por aquí, querido Gerry...

Abrazos

Ramon.Eastriver dijo...

Naturalmente, Stalker, que Azúa fuera uno de los ideólogos (le viene grande la palabra) de Ciutadans no hizo más que estropear las cosas. Es efectivamente uno de esos personajes que desde posiciones de izquierdas van ladeándose peligrosamente hasta que terminan anclados en bahías que no frecuento. Como intento no ser dogmático (juro que lo intento) a Azúa le di muchas oportunidades y asistí a conferencias, a charlas, pensando que el directo eliminaría la ambigüedad que yo, diariamente, veía que se le iba formando como una costra. Luego se afilió a Ciutadans y ya estuvo todo dicho. De todas formas Maistre es un caso más radical, más retrógrado que dices tú, pero también más monolítico, con menos aristas (igual con menos prejuicios). Da igual, el espacio no da para más. Me gustan esos debates que provocas.

Bel M. dijo...

Querido Stalker:

Podría dar muchos razonamientos para explicar mi desacuerdo, pero creo que los conoces porque antes te los has dado a ti mismo, por eso, me parece que lo mejor es que te deje aquí mi comentario al regalo que te ha hecho Lola, tan hermoso y tan bien traído.

"Es necesario haber antes añadido para poder despojarse."

En cuanto a tu posible abandono, te echaría muchísimo de menos, aunque me quedaría la esperanza de encontrarte entre la sopa tan reconfortante en las noches de invierno, pero lo entendería perfectamente. Enmudecer, ser sólo mirada y silencio, qué tentación o qué imprescindible a veces.

Un abrazo.

Leonardo dijo...

Curiosamente acabo de dejar un comentario en una bitácora que también tu visitas y creo haber utilizado la palabrita porque no sabía bien si llamarlo microrelato o poema en prosa o no sé qué más. Y ahora me avergüenzo. Debería volver atrás para corregirlo! Uno de los pecados del estructuralismo fue sin duda el uso de un vocabulario hiperespecializado y oscuro para el lego. Necesario sin duda muchas veces para evitar perífrasis, pero qué indigesto. Todavía quedan algunos discípulos que logran encandilar a los lectores con su jerga. El problema es ése, que nos encandilan en lugar de aclararnos. El "texto" de Azúa tiene mucho sabor.
Saludo

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Silencio

Blanco

Lola Torres Bañuls dijo...

Stalker es anarquismo es mejor que cualquier gobierno. Pero donde hayan hombres (digo hombre y mujeres claro está) hay egoísmo y donde egoismo la tendencia es a la dominación. NO hay solución posible. Ni comunismo que parecía la formula más perfecta se fue al traste. El anarquismo me gusta más pero tampoco funcionaría.
Y muestra sociedad capitalista es una m.... más grande aún, porque nos pensamos libres y en realidad no.
Si nos ponemos a hablar de política nos metemos en un geroglifico imposible de resolver.


Mi mejor opción es irme a vivir a una isla y aprender de los insectos.

Meditar es otra opción recomendable. JAJAJA.

Lola Torres Bañuls dijo...

Stalker y compañía.

Para leer la obra de Juan Eduardo Cirlot hay alguna edición que tenga recogida toda su obra???

Gracias

rubén m. dijo...

Esto de no tener internet en casa empieza a ser un rollo, aún no le he podido dedicar el tiempo que se merece ni a Tess Gallagher y ahora me vienes con esto tan interesante...

Volveré.

soperos dijo...

leo cosas que estén vivas y, además, me conmuevan. de no ser así, olvido.

recuerdo una nota:

"mi amor, estoy en hall leyendo el libro (para no despertarte) te amo (ahora subo)"

la escribí para fabi, en un hotel de valencia. está sobre mi mesita de noche y no la retiro. así que se ha convertido en una especie de lectura de cada día.

una sabe de sobras cuando lo que lee o escribe va a quedar con tinta indeleble impreso en su biografía. es otra suerte de calidad. ayer, por ejemplo, leí un gato.

besos,
òscar.

Stalker dijo...

Ramón:

es cierta esa ambigüedad y la evolución subrepticia hacia posiciones de derechas. Se ha visto ya tantas veces que no sorprende. El caso más radical fue el de Jiménez Losantos, que en su juventud se fue a China a aprender técnicas de guerrilla maoísta y fíjate cómo ha acabado. Tal vez sea cierto que los extremos se tocan...

abrazos

Stalker dijo...

Bel M:

das en el clavo. En mi caso predico el despojamiento porque ya he llenado con creces el arca. Sería necesaria una cura intensiva de desintoxicación literaria. Sí, la lectura también introduce toxinas, en especial la de tantos y tanto libros que son pura hojarasca (entre ellos, libros muy buenos, claro, incluso una obra maestra puede ser hojarasca). Sería ideal despoblarse de lecturas un par de años, y luego volver sólo a los libros imprescindibles, esos que Òscar-búfalo aparta al estante de "los libros que no son sólo para leer".

Desactivarse así...

abrazos

Stalker dijo...

Leonardo:

cuánta razón tienes, cómo nos encandilan las nuces de neón. Urge un trabajo de zapa, desmitificador, que derrumbe sistemas de interpretación, a ver qué queda, qué brillo se yergue entre los escombros...

bienvenido una vez más.

abrazos

Stalker dijo...

Esther:

justo

ahí...

Stalker dijo...

Lola:

tú aprende de los insectos. Yo haré la fotosíntesis.

Luego nos intercambiamos un informe de progresos.

Abrazos

Stalker dijo...

Lola:

la editorial Siruela ha publicado una parte sustancial (no sé si íntegra, aunque sospecho que sí) de la obra de Cirlot, en tomos como "Del no-mundo", "El ciclo Bronwyn" y "En la llama".

Es una labor de rescate muy importante de un poeta en cuyo universo no siempre es fácil entrar, pero cuya insularidad radical le otorga un aliento, un aura muy especial.

abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

Vuelve cuando quieras, ésta es tu casa, siempre.

abrazos

Stalker dijo...

Querido Búfalo:

te envío este gato para que también lo leas...

http://www.snotr.com/video/3014

Coces para ti

Anónimo dijo...

acabo de leer al gato: ¡¡¡qué risa!!!. qué momento tan delicioso...

¡muchísimas gracias!.

besos,
òscar.

 
Free counter and web stats