viernes, 7 de agosto de 2009

Mi fósil. En el final era el verbo. Olga Orozco



Mi fósil

Guárdame, duro armazón tallado por la muerte en el polvo de Adán.
Pliégame a la obediencia,
incrústame otra vez en lo visible con esas nervaduras de terror
que delatan mi número incompleto, mi especie miserable.
Apenas me retienes por un lazo de sombra debajo de los pies,
apenas por un jirón de luz helada entre los dientes,
y no obstante persevero contigo en el desierto contra la voz que clama,
me aferro como a un mástil contra el ciclón de plumas que me aspira,
me adhiero como un náufrago al tablón que corre hacia el abismo.
Porque eres tú la encrucijada,
las gradas hasta el fin y la escalera rota,
ese extraño lugar donde se alían la maldición y el exorcismo.
Te han arrojado aquí
para que me enseñaras con tu duro evangelio la salida.
Te han encerrado a oscuras
para que me acecharas con mi propio fantasma sin remedio.
Te han jugado a perderme.
Te han prometido el sol de mi destierro,
mi feroz horizonte replegado debajo de la hierba,
la sábana de espumas en alguna intemperie en que no estoy.
Y tú en paz con tus huesos,
como momia de perro en el museo donde empieza mi infierno.
Sí, tú, mi Acrópolis de sal,
mi pregunta de nube sepultada,
mi respuesta de cera,
mi patíbulo errante lavado por las olas de una misma sentencia.

De Museo salvaje (1974)



En el final era el verbo


Como si fueran sombras de sombras que se alejan las palabras,
humaredas errantes exhaladas por la boca del viento,
así se me dispersan, se me pierden de vista contra las puertas del silencio.
Son menos que las últimas borras de un color, que un suspiro en la hierba;
fantasmas que ni siquiera se asemejan al reflejo que fueron.
Entonces ¿no habrá nada que se mantenga en su lugar,
nada que se confunda con su nombre desde la piel hasta los huesos?
Y yo que me cobijaba en las palabras como en los pliegues de la revelación
o que fundaba mundos de visiones sin fondo para sustituir los jardines del edén
sobre las piedras del vocablo.
¿Y no he intentado acaso pronunciar hacia atrás todos los alfabetos de la muerte?
¿No era ese tu triunfo en las tinieblas, poesía?
Cada palabra a imagen de otra luz, a semejanza de otro abismo,
cada una con su cortejo de constelaciones, con su nido de víboras,
pero dispuesta a tejer y a destejer desde su propio costado el universo
y a prescindir de mí hasta el último nudo.
Extensiones sin límites plegadas bajo el signo de un ala,
urdimbres como andrajos para dejar pasar el soplo alucinante de los dioses,
reversos donde el misterio se desnuda,
donde arroja uno a uno los sucesivos velos, los sucesivos nombres,
sin alcanzar jamás el corazón cerrado de la rosa.
Yo velaba incrustada en el ardiente hielo, en la hoguera escarchada,
traduciendo relámpagos, desenhebrando dinastías de voces,
bajo un código tan indescifrable como el de las estrellas o el de las hormigas.
Miraba las palabras al trasluz.
Veía desfilar sus oscuras progenies hasta el final del verbo.
Quería descubrir a Dios por transparencia.

De En el revés del cielo (1987)

52 comentarios:

Lola Torres Bañuls dijo...

Cuando leo a Olga Orozco me parece que cada verso es una profunda respiración. Me encanta, es una poesía que me fascina, por su belleza, por su profundidad, y me deja una huella.



Un abrazo Stalker

soperos dijo...

consulto para los poemas de tierra las nubes como si fueran mi oráculo particular, tan públicas como son. muevo su puzzle blanco hasta un clic no sonoro, invertebrado como ellas. resuelvo.

he resuelto los dos poemas de orozco y me ha salido esto:

atinó a dar de comer a las palabras en su rostro, que se posaron, hambrientas como hijas en sus ojos, en su boca que luego diría lo que dijo, comprendió que no eran otra cosa que animales, necesidad.

ella fue abrevadero temporal y espantadero.

ella fue uno de los orígenes de la lluvia y lo que creció en el suelo.

muchas gracias, querido hermano búfalo.

besos a todos,

òscar.

Stalker dijo...

Querida Lola:

Olga Orozco tiene poemas que respiran como animales inmensos, tan grandes como el cielo. También es verdad que en no pocas ocasiones la exuberancia retórica, el verbo dilatado, lastran su potencia poética, que es mucha. Hay poetas que operan por adición o suma, y otros por "sustracción". Orozco pertenece al primer grupo, y aunque me decanto por el segundo, hay poetas maravillosos poetas que suman, que acumulan materiales y sedimentos y originan cuencas inesperadamente habitables, floraciones barrocas del decir, profusos anatemas.

abrazos

Stalker dijo...

Querido búfalo:

cada comentario tuyo es un regalo. No creas que no te tengo fichado. No puedo glosar tus comentarios porque son nutritivos masivamente: no me dejan resquicio para la respuesta, es decir: no me dejan hueco, sacian toda hambre posible.

Descerrajas palabras como metralla que cura. Nunca hubo búfalo más certero. Gracias-animales.

Y abrazos de bestia en la ciénaga

Lola Torres Bañuls dijo...

Es cierto lo que dices. Si con lo exuberante Olga Orozco funciona bien. Le pasa un poco como a Carlos Mestre que sus poemas son exuberantes llenos de imágenes pero funcionando.
A mi me gusta mucho. Siempre he querido escribir poemas largos pero a mi me va lo corto mejor. (Sin querer compararme por supuesto).
Un abrazo

Stalker dijo...

Querida Lola:

tiendo a ser más bien crítico con los escritores y poetas barrocos. Orozco roza esa categoría y tiene muchos -demasiados- poemas que se ahogan en el fango de una retórica construida a partir de asociaciones arbitrarias que no se injertan en el pecho. En el caso de Mestre, la inflación de imágenes, la incontencia verbal, me provoca un cortocircuito lector a las pocas páginas, y la admiración se transforma, inevitablemente, en hastío. Es una pena que un poeta tan excelente como Mestre no pula, no elimine excrecencias ornamentales: sus libros ganarían en fuerza y concisión; tal como están son una jungla irrespirable para los que necesitamos hiatos en la lectura y hacer algo con el poema: incrustárnoslo y operar, con él, alguna secreta metamorfosis. No: Mestre nos lo da todo hecho, sin resquicios: avasalla con su torrente incontenible. Prefiero respirar una iglesia románica que admirar una catedral barroca. Decía Borges, agudamente, que el arte barroco se siente como un ejercicio que busca ser admirado. No busca con-mover. Busca suscitar la admiración, exige pleitesía. La relación es puramente externa y no ataca ningún centro vital, no desarraiga, no descentra, no cauteriza porque ignora la presencia misma, y la naturaleza, de la herida.

Hay otras razones, mucho más subjetivas, por las que no me gusta Mestre, por las que se sitúa en las antípodas de mi manera de entender el mundo, la poesía y aun la literatura, pero no las expondré porque no tienen mayor interés.

abrazos sin palabras

MARIEL dijo...

Stalker querido: Olga me acerca, Olga me aleja. He asistido impávida a su denostación en privado por parte de sus compañeras de generación ("se hizo conocida porque era bella ... porque andaba con Enrique Molina"). Compañeras que se dicen "socialistas" se han burlado de ella sin piedad. Empecé a leerla más intensamente impulsada por el calibre de sus enemigas. Y a escucharla (escucharla hablar es un placer) después de escuchar a las que la fustigaban con sorna. Elegiste sin errar, como es tu costumbre. Elegiste líneas bordadas a mano, con fulgor artesanal.

Tiene razón Lola cuando define su escritura como una "profunda respiración". A veces te oxigena. A veces te asfixia.

Tanto como estos poemas disfruté lo que le salió a oscar y tus comentarios (tu rechazo de la grasa retórica, la inflación de imágenes, la excrecencia ornamental). Y sí, el barroco es pura pedagogía de la contra-reforma. ¿Podemos salvar a Caravaggio, a Velázquez y a Rembrandt y torcerle el cuello al cisne (o más bien al ganso, diría yo) de Rubens?

Tu Marienbad es una cámara de maravillas, donde siempre se está a buen resguardo y se respira aire limpio.

Besos de madrugada profunda.

Fackel dijo...

Siempre descubriéndonos la luz en /y la palabra, eres todo un acicate, Stalker. A ver si doy con algo de esta mujer, aunque sea vía Red.

Ya veo que no cesas de bañarte en la licuidad de las palabras, Stalker, ¿o acaso en su árido y denso estremecimiento?

Un saludable abrazo.

Lola Torres Bañuls dijo...

Si en mi caso cuando leo a Mestre a veces me pierdo a mitad de poema. Tamibén me ocurre con William Ospina y otros, cuando me ocurre esto, a veces dudo de que sea yo quién no sabe leer los poemas.

Stalker con tus comentarios aprendo un montón. Soy una hormiga en esto de la poesía.

Un beso.

raúl quinto dijo...

nunca me gustó demasiado Olga Orozco, tal vez por intención y culpa mía, aunque estos dos poemas tienen algo, sí, intensidad. No los veo muy de tu gusto (del que dejas expuesto por aquí) tampoco, pero bienvenida sea la variedad como el mar con este abusivo calor.

raúl quinto dijo...

Y bueno, ya sabes de mi devoción por Mestre,pese a que entiendo tus peros. Sin embargo no comparto tu generalización falaz de lo "barroco", por mucho que venga avalada por una sentencia de Borges. ¿No llega a la herida Quevedo? ¿No lo hace Shakespeare? ¿No la rozan Rembrandt, Velázquez, Ribera, Valdés Leal...? me sorprendo. A no ser que entiendas lo barroco de manera superficial, pero no lo creo en stalker....

Aurélia dijo...

Pues, mira como se va encontrando la gente... Aún no había leído nada de Orozco, y la sabía pendiente ahí, donde lo cierto. Mil gracias. Y lo de la escalera, pues ya verás... tal vez...

Aurélia dijo...

Stalker, gracias por haber venido a mi casita de palabras. Y mira como ocurren las cosas, a Orozco la tenía pendiente como lo que sí, que es seguro, y aún no había leído ni un verso suyo... Mil gracias.

Lola Torres Bañuls dijo...

Esta bien porque por lo menos hablamos de poesía.

Entonces Stalker supongo que te gustará mucho leer Haikus, porque como pastor de hormigas que eres.

Un abrazo a todos.

Remi dijo...

Stalker, me espanta lo que dices. El arte barroco tiene muy a menudo este triunfalismo mistico que raya en la exaltacion emocional. Ciertamente el barroco se deja aprehender al mirarse a si mismo artisticamente, supone cierto distanciamiento intelectual, pero si fue asociado tan densamente a la contrarreforma es justamente porque, al contrario del arte clasico que estriba en la mesura, lo equilibrado, el arte barroco exalta esta prolongacion inacequible de si mismo, que nos escapa, despliega un kaleidoscopio de espacios infinitos que entran en total oposicion con lo racional... (la contrarreforma lo utilizaba asi para oponerse a la ciencia que edictaba las reglas inmanentes que ordenaban el cosmos, la confusion barroca se adecuaba mejor con los presupuestos catolicos).
En realidad, el barroco tiene un doble movimiento, en ese sentido es de una gran complejidad, busca maravillar al receptor, pero a la vez se deja descifrar de modo distanciado usando metaarte invariablemente.
Ademas, creo que es a la vez un poco flojo plantear una dialectica radical entre lo emocional y lo racional. Un filosofo de cuyo nombre no me acuerdo, expuso de modo acertado que la belleza no procede tan solo de lo emocional, no solo resulta de un estimulo de los sentidos, también puede resultar de una reflexion racional. Toma el ejemplo de un arbol gigantesco (si mal no recuerdo), dice que en efecto el receptor puede verlo bonito también al pensar objetivamente en su aspecto monumental y su dimension. No sé si lo expreso de manera muy comprensible. Es un tema que me apasiona. Para mi, el barroco ante todo despliega incertidumbres incesantes por las cuales el hombre se acerca mas de lo oscuro de su propia condicion.
Por cierto, queria volver sobre el tema de la estética desrealizante y poética de Victor Erice, he leido que Van Gogh decia que se pinchaba los ojos para ver (un paralelo interesante) :) Ademas, esta negacion de la vision sensible de las cosas es muy barroca, Calderon retoma mucho el mito de la cueva de Platon. Eugenio d'Ors no lo contradiria, su estudio es magistral sobre el caracter transhistorico del barroco. Para mi, Gaudi con la Sagrada Familia se acerca al misticismo barroco, esta elevacion ornamental me maravilla profundamente.
Saludos.

Remi dijo...

Para sintetizar un poco lo que dije, creo firmemente que el barroco llega profundamente a la herida, maravilla al receptor, pero luego lo desengana ostentandole todo lo artificioso de las bellezas terrenales. Tras una especie de agresion emocional, el barroco templa su vitalidad y deja al receptor cuestionar todo lo visto para que luego se acerque a los astros, para que se acerque a si mismo en lo subterrenal...

Stalker dijo...

Mariel:

desconocía esos detalles que me comentas sobre Olga Orozco, aquí la distancia hace que no queden ocultos esos murmullos...

Procuraremos que el musgo de la cueva siga mullido, por un tiempo al menos.

abrazos

Stalker dijo...

Fackel:

qué maravilla leerte. Seguimos en el estremecimiento y en la aridez. Perdiéndonos...

abrazos

Stalker dijo...

Raúl:

mis conocimientos de historia del arte son escasos. Escogí matemáticas, aquí donde me ves yo iba para las ciencias...

nunca estudié historia del arte y sólo sé lo que siento. No pretendía generalizar sobre el arte barroco en su conjunto, más bien me he dejado llevar por mis opiniones sobre Mestre, y las he extendido, improcedentemente, a lo demás. Pero mi intuición me dice que es necesario cierto despojamiento, que es el balbuceo, la desnudez, la que vehicula esa "herida" que a mí me convoca. Cada cual encuentra en unas u otras manifestaciones artísticas lo que calma su sed.

Que cada cual encuentre su herida y se abreve en ella.

abrazos

Stalker dijo...

Aurelia:

bienvenida. Con Orozco o sin ella, ésta también es tu casa.

abrazo

Stalker dijo...

Querida Lola:

los haikus, claro... era fácil de adivinar. Palabras como hormiguitas que la mirada pastorea... Mi poeta favorito es Santoka Taneda, una obra breve formada por poemas ínfimos en una biografía insignificante. Lo contrario de Mestre y Olga Orozco, pero reconozco las virtudes de estos dos poetas, que también nutren mis perplejidades, especialmente la segunda.

abrazos para ti

Lola Torres Bañuls dijo...

Interesante lo que dice Remi sobre el barroco.

A mi también me gustan los haikus. Estoy escribiendo un libro configurado de la siguiente manera: cada capitulo es un haibun (cada vez tengo que mirar la palabreja para escribirla bien). Y estoy intentando escribir los haikus del libro de forma clásica. O sea que sean como fotografías de un instante.

Bueno yo siempre estoy inventando cosas.

Un abrazo.

Stalker dijo...

Querido Remi:

no te espantes, o mejor dicho, prefiero que te espantes si con esa excusa nos ofreces párrafos tan maravillosos como el que has escrito.

No estoy autorizado para replicarte con argumentos válidos debido a mi formación (o deformación) en ciencias. Lo ignoro todo sobre la historia del arte, sólo sé lo que siento y lo que me llega o no. Por ejemplo, y esto te espantará aún más: la Sagrada Familia y todo Gaudí me parece la apoteosis del kitsch, una construcción artísticamente nula. Sin vibración, sin cauce. Arte muerto. Cómo siento, en cambio, la vida de la piedra en las iglesias románicas... me iría a vivir al claustro de una recóndita iglesia del Raval de Barcelona... un tesoro semioculto y desconocido para el turista.

Te dejo esta heterodoxia visceral para estimular tu espanto y tu brillante pluma...

Aparte de esta provocación consciente, no intento establecer una dialéctica entre emoción y razón. No he dicho eso. La "herida", además, no tiene que ver exactamente con la emoción; es emocional y racional, senti-mental, porque todo sentimiento ya implica mente, razón, juicio e incluso pre-juicio. Me llevaría toda la vida intentar definir qué es la "herida" y no lo conseguiría; tan sólo siento dónde está, qué es lo que la transmite. No hay misticismo en ello, es una percepción difusa (lógica borrosa) pero evidente. La "herida" la transmite Barbara, sin ir más lejos. Así, sin más: lo que encarna la "voluntad pura", sin mediaciones, traduce la "herida". Palabras pobres que no dan cuenta de lo que quiero decir, pero sé que lo entiendes.

Me alegra tu lucidez y tu pasión. Me gustaría verte por aquí más a menudo.

Abrazos

Remi dijo...

Creo que fundamentalmente la herida es algo subjetivo. Umberto Eco en "Lector in fabula" dice al respecto que la recepcion de una novela difiere radicalmente segun lo leido anteriormente por el lector. Por lo visto, has ido aprendiendo las estéticas que te emocionaban... Eso me ha pasado con el cine, desde que vivo en Paris, ciudad estupenda para forjarse una cultura cinematografica. Cada dia, puedes ver clasicos americanos, asiaticos, europeos... Sé que la herida me penetra diferentemente desde entonces.
Personalmente, me gusta mucho la ornamentacion excesiva. Louis Aragon rompia admirablemente el ritmo con una acumulacion de segmentos y luego una pausa nitida que desequilibraba el armazon preestablecido. Estoy muy atraido por ese tipo de contrastes en el tejido textual. Por supuesto, elogio la depuracion del lenguaje de Lorca y el despojamiento de Marguerite Duras y Lazaro Santana (seguro que lo adoras). Sin embargo, creo que el arte actual radica cada vez mas en la desnudez y en la desconstruccion. En pintura, el arte figurativo llega dificilmente a resucitar, y la poesia esta enclaustrada en la depuracion ritmica. Creo que el arte debe de nuevo forjarse reglas, al menos para que sean desconstruidas después, para dar cierto impulso al arte moribundo actual. Me gusta cuando dentro de una profusion gargantuesca de segmentos, dentro de contornos sinuosos, das con una palabrilla que te transfigura, una especie de rompecabezas laberintico, un vomito verbal desmesurado... Creo que prefiero el lapiz torturado, el martilleo incesante.

Remi dijo...

Para llegar a la herida, para llegar a lo absoluto, son dos vias. La primera seria lo absoluto en el vacio, una escritura incisiva, concisa, directa. La segunda seria lo absoluto en la plenitud, una escritura caracterizada por una arquitectura densa y compleja. Lo vacio como lo lleno, si se oponen, al fin y al cabo vienen a ser dos expresiones de un mismo absoluto. Me hace pensar en Fernando Arrabal que pretendia que Sade era la reencarnacion de Santa Teresa de Avila, porque tanto en el erotismo descomedido como en la rectitud y abnegacion, es una misma lucha para alcanzar el absoluto, para superar estas imperfecciones, estos resquicios dentro de nuestra condicion humana.

Stalker dijo...

Lola:

te deseo suerte con los haikus, te has impuesto una tarea, creo, muy difícil.

abrazos y avisa cuando de los avances de tu libro.

Stalker dijo...

Remi:

me admiras. Primero dices que la herida es algo subjetivo, y luego la teorizas con universales: me hablas de vacío, absoluto: universales de dudoso valor ontológico y muy escurridizos. También hablas de la plenitud y la equiparas a la escritura prolija; en mi caso, no conozco mayor plenitud que la concisión de los haikus de Santoka o Issa.

Como señalas, quizá ambas cosas, vacío y densidad, se equivalen y se anulan.

En escritura existe una tercera vía: no la desnudez (en la poesía española, y perdona que te ponga este ejemplo, Valente o Ada Salas; en la francesa, Jabès) ni la densidad retórica (el propio Mestre u Olga Orozco), sino una poesía que opere a partir de un desplazamiento de la visión, como Henri Michaux, de quien no podemos decir que sea conciso pero tampoco verborreico.

En cuanto a la herida, ¿y si ella viene a nosotros?

"Pero la herida no
la herida nos precede,
no inventamos la herida,
venimos a ella
y la reconocemos"
(Chantal Maillard)

Tu pensamiento y opiniones son muy valiosas para mí, te estoy muy agradecido. Y permíteme felicitarte por tu castellano inmejorable; no siendo tu lengua materna, lo usas infinitamente mejor que la inmensa mayoría de los españoles.

Me gustaría que participaras más y me pusieras en jaque como has hecho en esta ocasión.

Chapeau

abrazos

Lola Torres Bañuls dijo...

Creo que Chantal Mallaird es la que más se aproxima a tu herida. Pero creo también que Olvido García Valdés te gusta mucho porque se aporxima a tu percepción.

El tema haiku es complicado de lograr.

En cuanto a Olga Orozco, le pasará como a muchos poetas que tiene algún poema muy bueno y en general esta bastante bien. Si me permiten el atrevimiento Alejandra Pizarnik tiene poemas excepcionales pero no todo lo que hay publicado de ella es del mismo nivel. Creo que le pasa lo mismo a Leopoldo María Panero que tiene algunos poemas muy buenos pero hay otros que fallan bastante.

"Mientras llueve
todos duermen
y yo tecleando letras". (Esto no es un haiku, es una ocurrencia desfortunada). JAJAJA.

Un abrazo.

Stalker dijo...

Querida Lola:

estoy muy de acuerdo con lo que dices sobre Pizarnik y Panero. Son poetas imprescindibles, necesarios, pero también los encuentro irregulares. Esto tampoco es malo, porque a poco que lo pensemos todos los poetas son irregulares, e incluso todo poemario es irregular... Hay muy pocos poemarios a los que no les sobren versos o que no puedan mejorar en uno u otro sentido. El concepto de obra perfecta o redonda es un horizonte al que cabe aspirar, pero ¿se alcanza alguna vez? Creo que mis poetas favoritos lo han logrado, se han acercado mucho, al menos en una ocasión, pero el resto de su obra, tengo que reconocerlo, también es irregular y está sembrada de tanteos, fisuras, rugosidades, imperfecciones. Quizá esas imperfecciones sean la arquitectura secreta de las "obras mayores".

De Olvido García Valdés me seduce, como bien dices, su percepción. Su afiladísima mirada que se demora en los intersticios y explora las fisuras de lo real: una mirada telúrica. Eso y su extraordinaria técnica compositiva. Técnicamente, quizá no haya nada más asombroso en la poesía española contemporánea: esa precisión que no constriñe, no limita, sino que abre, descomprime, deja aflorar. "Del ojo al hueso" es un libro asombroso, se acerca mucho a mi ideal de "perfección" poética. Es una cumbre irrepetible incluso para la misma Olvido. Lástima que los poetas jóvenes, a juzgar por el rastro de las Afinidades Electivas, no la lean demasiado y se adhieran, más bien, a la pirotecnia y el espejismo.

El haiku es complicado porque no basta con dominar la técnica. Detrás del haiku hay una arte de la percepción, una estética, un modo de estar en el mundo, me atrevería a decir que, casi, una apuesta ética o moral (a su modo). Por todo eso soy escéptico respecto a los haikus escritos en castellano. Los de Benedetti o Andrés Neuman, por citar dos casos conocidos, no son propiamente haikus: son ocurrencias, breves fulguraciones atravesadas por la intelección, corrompidas por lo eidético. Se acerca más un niño que sabe observar desde una mirada descondicionada, que no anticipa lo real con la forma-idea; en ese sentido los experimentos de haikus en colegios son mucho más satisfactorios y se acercan más al nucleo vivo del asunto.

Lo curioso es que mis poetas favoritos, salvo alguna excepción en la que ahora no caigo, no han escrito haikus: quizá eran conscientes de la imposibilidad de hacerlo, o los retuvo un cierto pudor...

Me alegra tu "desafortunada ocurrencia". Esta cueva acoge al ave zancuda y sus saltos gráciles.

abrazos

Susana dijo...

Stalker, es una maravilla leer tus comentarios (y los de buena parte de topos que se te acercán). Una no deja nunca de aprender...

Se me ocurre, siguiendo mi espíritu usualmente conciliador, que el acierto de estos poemas (éstos y probablemente algunos otros, pero no todos) es que tienen versos que podrían ser asimismo como pequeños poemas despojados, mínimos haikus que condensan sin reiterarse o mascar más de la cuenta.

Releo una Orozco, que normalmente no me apasiona, siguiendo cada uno de sus versos/poemas y encuentro logros distintos y que se me acercan de otra forma, más inmediata.

Besos a todos.

Lola Torres Bañuls dijo...

Es cierto los haikus de Benedetti son ocurrencias pero no son haikus.

El haiku precisamente es eso plasmar un instante fugaz, como un fotograma. Pero lo dificil es ver ese momento, percipir lo sagrado como dice Vicente Haya, percibir...
Los niños tiene esa ventaja de estar libres de la experiencia y se relacionan de otro modo mucho más puro por decirlo de alguna manera. Tiene la mirada libre de obstaculos y son como antenas, lo perciben todo porque deben aprehender el mundo. Ojála no crecieran nunca, pero eso no es posible.

Soy conciente de lo que dices, que los haikus son muy dificiles de escribir. Muchas veces eso solo me sirve de acercamiento a la escritura. Pero me gusta intentar picotear letritas con mis pasos de ave zancuda.



Un abrazo a prendo mucho de vuestros comentarios.

MARIEL dijo...

Stalker: Disfruté mucho leyendo tu intercambio con Remi. Realmente me deslumbra el uso del español por parte de Remi, dado que por lo que comentás no es su lengua materna. Es asombroso. También entré al blog de Aurélia y me fascinó que alguien lleve un blog en español y francés de esa estatura, con la versatilidad y dedicación que implica. Se lo diré a Aurélia en su blog, por cierto.

Los viajeros que atraés a Marienbad son un lujo, Stalker.

Una mención de Remi acerca del "doble movimiento" del barroco me recordó a Marx. Remi habla de la irrupción visual del barroco en el espectador y su simultánea reticencia a ser descifrado: lo visto y lo no visto. Remi se refiere luego al "desengaño". En la Crítica de la filosofía del derecho de Hegel, Marx afirma que la noción de “ideología” es falsa y verdadera al mismo tiempo. La religión, por ejemplo, es falsa en el sentido de que es mera ilusión: promete la redención celestial del sufrimiento terreno, pero (en forma simultánea y contradictoria) expresa la “miseria real” del mundo y aquello de lo que se “carece en la tierra”, un estado de las cosas contra el que uno debería protestar y no entregarse a la promesa del paraíso. Marcuse opera sobre esta base cuando habla de "cultura afirmativa", refiriéndose a la cultura que estabiliza el orden social y perpetúa el status quo. El arte barroco funciona como un ejemplo perfecto de esta contradicción (por eso castigó en su época a descarrilados como Caravaggio).

A mí me gusta la temeridad y la vocación lúdica del barroco. Las fuentes de Bernini, por ejemplo. Me gusta cuando el barroco se suelta la correa.

Y confieso que me gusta más de a pedazos que por completo. Una columna-pata-de-elefante o un balcón con antifaz de Gaudí, sí. Una Sagrada Familia ... mmmmmmm.

Remi: No creo que el arte esté en estado de coma. Es un tema riquísimo el que has sacado y da para una conversación. Mi compañero de ruta trabaja este tema. Si te interesa te paso algo de lo que viene escribiendo.

Stalker, me encanta y no me sorprende que vengas de la matemática. Su belleza es hermana de la de la poesía.

Para mí la herida es la finitud. La muerte de un ser amado o el cara a cara con nuestra propia muerte es el tajo que no se sutura.

Besos, mi querido Búfalo en Jefe.

Portinari dijo...

Siempre me gustó mucho Olga Orozco. Estos poemas que nos acercas, Stalker, me han teido varios días en la penumbra pensándolos. En particular, la primera frase de "mi fósil".

"Apenas me retienes por un lazo de sombra debajo de los pies,
apenas por un jirón de luz helada entre los dientes,[...]"
Estos versos me dan esclofríos, quizás por esa imagen que invocan.

"[...]me adhiero como un náufrago al tablón que corre hacia el abismo.
Porque eres tú la encrucijada,
las gradas hasta el fin y la escalera rota,
ese extraño lugar donde se alían la maldición y el exorcismo."

Este poema de Olga es un camino metafórico hasta la realidad más oscura.Las tinieblas del hombre. Es como hundirse en la ciénaga de la aceptación de los fantasmas más obvios y menos posibles.

"En el final era el verbo", es ya un título, una sentencia, que me ha rondado casualmente durante mucho tiempo antes de descubrir el poema.
El contenido me ha dejado fascinada, tiene frases demoledoras que sospecho em acompañarán durante un largo trecho de mi viaje.
"Quise descubrir a Dios por transpariencia"
Aquí lo dejo. Olga me llama a hacer lo mismo.


Comparto vuestra opinión de que los poemas de esta escritora respiran como animales inmensos, como si cubrieran el cielo. Loa y tú, Stalker, habéis dado con la descripción. También encuentro muy acercatado ésto que dice Mariel: "A veces te oxigena. A veces te asfixia. " en referencia ala respiración. Prescindir del aire quizás sea la respuesta.

Por otra aprte, el debate artístico que os traéis entre manos es muy interesante. Realmente todo es muy subjetivo,y a veces nos empañamos por lo que nos gusta sin ser objetivos, pero, si el arte es algo subjetivo, ¿cómo debería ser juzgado de manera correcta? supongo que son cosasque no llegaremos a contestarnos nunca.

Buen verano a todos, y un abrazo un poco ausente esperando retornos.

rubén m. dijo...

Qué buen debate, pasando de Olga Orozco (a mí tampoco me enloquece aunque en su torrente hay piedras preciosas; la veo quizá demasiado romántica) al Barroco y de ahí al haiku. Me hubiera gustado estar aquí para defender a Góngora y el genuino Barroco como mise en abîme de espejos, ahora me limito a quitarme el sombrero ante ustedes.

Stalker dijo...

Susana:

en las distancias cortas, Olga tiene versos muy potentes. Sin embargo, no creo que vehiculen lo que un haiku porque están sometidos a un lastre conceptual que impide la "aprehensión del instante". Serían, si acaso, versos geniales o pequeños poemas brevísimos, pero el haiku es un mecanismo que entraña, creo, cierto vaciamiento en la percepción. Aunque es un tema complejo y ya definir el haiku ha engendrado una vasta prole de libros contradictorios entre sí...

Tu mirada atenta y refrescante es un regalo, siempre.

abrazos

Stalker dijo...

Mariel:

escribes:

"Para mí la herida es la finitud. La muerte de un ser amado o el cara a cara con nuestra propia muerte es el tajo que no se sutura".

Has dado en el centro de la diana. La muerte será, espero, objeto de la próxima entrada... A ver si entre todos ponemos en claro algunas cosas, o al menos compartimos nuestras perplejidades...

tu comentario sobre el barroco es de lo más nutritivo.

abrazos

Stalker dijo...

Portinari:

hay siempre algo delicado y etéreo, infinitamente pudoroso en la manera en que dejas que el poema entre en ti. Lo incorporas a tu aliento y uno tiene la impresión de que eres un arbolito que hace la fotosíntesis; callado, apartado, pero operando en sí una alquimia de una potencia imprevisible, hermosamente devastadora. Esa maquinita alquímica y fotosintética revela una curiosidad casi ilimitada. Agradezco mucho esa atención tan delicada que tienes: la lentitud es belleza y te siento lenta, rumiando pasto insondable: un puro instersticio receptivo. Como un agujero blanco que irradia enegría apacible. Desde luego, hay agua donde apuntas tu varita, pequeña zahorí.

abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

se te ha echado de menos en este pequeño debate. Entre Remi, Raúl y tú me hubiérais hecho trizas. ¿Qué digo? Declaro vencedor absoluto a Remi; me ha vapuleado y me ha dado una buena lección. Con adversarios dialécticos de esta talla, sería una descortesía vencer, siquiera a los puntos.

abrazos y bienvenido al sur

Lola Torres Bañuls dijo...

Supongo que simplificando un poco. El haiku no tiene metaforas, las metaforas son artilugios que formamos los humanos. El haiku capta momentos, instantes diminutos de la naturaleza. La gente escribe haikus incorporando (locomotoras, coches, ciudades, no sé), incorpora conceptos abstractos que en la naturaleza no se encuentran.
El haiku simboliza un momento de la naturaleza sin filtrarlo, plasmarlo en tres versos 5/7/5 y se acepta una métrica aproximada pero que no pase mucho de los 17 versos en total.
Si alguien esta interesado en el haiku, Vicente Haya es un gran conocedor del mismo y tiene libros que intentan aproximarse al haiku desde la tradición japonesa.

En cuanto a Olga Orozco, supongo que entonces cuando ella escribió todo era más intuitivo, supongo que entonces se aceptaban más licencias en cuanto a técnica poética. Tampoco sé muy bien que es técnica en poesía, re-escritura, depuración.
Muchas veces me pregunto qué es la técnica en poesía, la poesía es arte y entonces VIVA LA LIBERTAD.

La noche me trastoca VIVA LA LIBERTAD Y LAS HORMIGAS.

uN ABRAZO.

Stalker dijo...

Lola:

¡Vivan! Las hormigas y la libertad, mejor por este orden. ¿Qué sería de la libertad sin hormigas? Antes estos pequeños seres que las abstracciones...

Muy recomendable el trabajo de Vicente Haya sobre el haiku, te doy toda la razón. Es un apasionado que sabe transmitir su pasión. Ha dedicado su vida al estudio y comentario de las imágenes que fraguan el haiku. Muy bueno. Ahora trabaja en la Universidad de Nagasaki y tiene en marcha mil proyectos para difundir este tipo de poesía...

Buen arrebato, ave zancuda. Cuando te noctu-lolas eres magnífica...

abrazos

MARIEL dijo...

"Noctu-lolarse", me encantó, que quede incorporado al diccionario de la cueva, Stalker.

Tus palabras sobre el comentario de Portinari son un poema que la describen.

Y sí que extrañábamos a Rubén.

Besos pasada la medianoche.

ana dijo...

para defender al barroco yo hablaría -nadie lo ha hecho- de sus músicos: bach, vivaldi, handel, sainte colombe, couperin, delalande, bocherini, durante, pergolesi, etc. poco música me ha herido a mí como lo han hecho los barrocos.

MARIEL dijo...

Regresó Ana. Con su música. Tenías que traerla vos, Ana. Esa música barroca hiere, es verdad. Yo la escuché mucho tiempo y durante cierto tiempo (cuando la vida dolía) no pude escucharla. En épocas de oficina, cuando todo alrededor era tan árido, la escuchaba durante horas para que el mundo se volviera más blando y tolerable. Fue lo primero que rescaté de la oficina que ya no habito.

Besos, chica pintada por Schiele.

Stalker dijo...

Ah, pero ¿estáis seguros de que el aria de las variaciones Goldberg o el Erbarme Dich es música barroca?

Tengo bastantes dudas al respecto.

Abrazos

Stalker dijo...

Mariel:

lo de "noctu-lolarse" me parece una paranoia sensacional, aunque sea de mi invención. Cómo se noctulola el ave zancuda, es una maravilla...

abrazos

Lola Torres Bañuls dijo...

Interesantes conversaciones sobre palabras que hay que incluir en el diccionario de la cueva.
Notu-lolarse jajaja.

en cuanto al tema del barroco en la música. No entiendo ni pipa, solo la escucho.

Buenos días a todos.

Stalker dijo...

Lola:

en ese no entender la pipa está todo...

abrazón

adolfo dijo...

hno del alma , no dejo de alucinar contigo el poema es genial enesimo hallazgo!! y tu siempre queriendo nu dar y desnudar la palabra y el arte para esencializarlo! he ahi tu grandeza de espiritu.


el problema es que lo barroco en si no es malo! no es barroco el modernismo hispano americano? y sin embargo hete ahi ruben dario. un grande
el problema no reside en el poema, sino en lo que éste quiera decir . pero bien es verdad que se debe medir el ritmo interno del fonema su lugar su lugar y su sentido!!
Encuanto a la musica amigos todos aqui a diferencia delo escrito el ambito barroco es muy diverso peo rico y genial !hermano diste enel clavo del asunto quien es BACH Y QUE ES? LO MISMO CABRIA DECIR DE MONTEVERDI Y SI NO, OIGASE SU OBRA ORFEO OBRA CAPITAL DEL PRIMER BARROCO Y DEL ARTE EN GENERAL AQUI EL MUSICO DESNUDA EL DRAMA PARA HACERLO AUTONOMO SOLO CON UNA MUSICA GENIAL LO MISMO HACE BACH EN LA PASION QUITAR LAS ADHERENCIAS LO LIEMPIA EBARME DICH ES GENIAL PARA ENTERDER ESO!!

LO QUE BACH DEJA HECHO ES EL PUENTE ALO CLASICO DE AHI TU PREGUNTA SABIA E INFINITA STALKER! que IOS TE BENDIGA HERMANO.adolfo

PS:recomiendo el libro el canto de las sirenas de eugenio trias algo denso pero muy interesante sobre musica y filosofia!ed circulo/galaxia gutemberg

Stalker dijo...

Adolfo:

tus bendiciones me colman de dicha, pero yo sólo soy un humilde operario, un mediador. El Stalker, en sí mismo, no es nada. Tan sólo muestra sendas, caminos probables por la Zona. Cada cual puede elegir recorrerlos.

El libro de Trías lo tengo. Buenísimo. Me encanta que parta de Bach y llegue a Xenakis. Tan sólo falta Feldman, pero no vamos a pedir lo imposible. Un ensayo, como apuntas, denso, pero imprescindible, necesario. Escrito con pasión y erudición. He leído apenas unos capítulos sueltos y lo tengo pendiente de inmersión...

abrazos

Remi dijo...

Mariel : en efecto, me interesa mucho el trabajo de investigacion de tu companero. Me gustaria echar un vistazo. Te doy mi direccion de correo (no sé si me sera permitido...) : remi_cano@hotmail.com.
Muchisimas gracias.
PD : Os aconsejo a todos la pelicula "Les demoiselles de Rochefort" de Jacques Demy. Obra maestra!
Saludos.

Stalker dijo...

Remi:

aquí todo te está permitido.

Olvidé decirle a Mariel que yo también estoy interesado en esos escritos...

La película musical de Demy es estupenda. Muy refrescante, en concreto, ahora en verano.

abrazos

Lola Torres Bañuls dijo...

Me he parado a mirar el rostro de Olga Orozco. Me parece que es de una profunda tristeza, y sus facciones están marcadas por el dolor, por la herida, por la vida, tal vez por la muerte.
No lo sé, pero es un rostro que dice mucho de sus poemas.
Y si lo pienso, creo que cada poeta, refleja en sus versos, lo que es o lo que la experiencia de la vida le ha dado. En la voz de la palabra está todo bien marcado y sin embargo también creo que la palabra no lo dice todo.


Noctanbulando por aqui.

Un abrazo a los topos dormidos o despiertos.

 
Free counter and web stats