sábado, 22 de junio de 2013

Kokoro


14 comentarios:

Lola dijo...

Esta foto y tus palabras son reconfortantes. No hay nada más bello que ver un niño dormir.

Un abrazo

Tempero dijo...

Y la canción es : Epifanía de la madera.

Si el texto hubiera estado transcrito, mucho mejor, más completo. Es un texto hondo, telúrico. Un texto que roza la nana.

Me recomendaron este lugar.

Un saludo.

Tarsier dijo...

(Tengo que ver esa peli. ¿Podrías escribir el título?)

(Veo que tienes aquí tu propio programa de radio :) , me gusta este nuevo formato, la relación con la escucha y el habla.)

(Por cierto, vi Tarachime el otro día y me dejó muy emocionada. Gracias de nuevo por Kawase.)

Luis dijo...

No sé, amigo, si tiene sentido el comentario porque lo oído es un susurro de una fuerza que todos hemos sentido al oler el sueño de un niño y, en ocasiones, cuando nos despertamos otro, podemos captar la misma música esta vez en la piel.

El hambre se sacia con un ligera gota de agua que cae de arriba del árbol y que nuestra lengua detiene para no perturbar el sueño del niño.

Maravilloso.

Stalker dijo...

Querida ave zancuda:

es así... ese sueño nos reconforta y nos cuida...

un abrazo grande!

Stalker dijo...

Tempero:

rozar la nana, tocar el centro de lo vivo... intentarlo al menos...

pensé en subir el texto escrito, pero luego me pareció bien dejarlo así, suspendido, balancéandose en la voz...

bienvenido!

Stalker dijo...

Tarsier:

la peli es turca y se titula "Miel", de Semih Kaplanoglu: una verdadera delicia con homenajes explícitos al Kiarostami de "¿Dónde está la casa de mi amigo?"...

entre la voz y el texto: encontrar las ramitas tiernas donde posarnos...

"Tarachime", maravillosa y emocionante! Me alegra muchísimo habértela descubierto y que te guste

abrazo volador!

Stalker dijo...

Luis:

el comentario tiene sentido porque todo suma y afluye, todo va llegando a esa corriente que a todos nos arrastra, y ahí hallamos tesoros, buscamos la íntima afinación, el saber y el sabor de la experiencia compartida...

esa gota de agua es preciosa y calma la sed; el sueño del niño hace el resto...

abrazo fuerte!

ana dijo...

"...La fragilidad que no reconocemos y nos desborda... aguas del ser abajo..."
Sólo puedo escuchar y conmoverme con tanta belleza, me recuesto a tu voz que se hace árbol y me hago silencio verde y musgo

Abrazos

Stalker dijo...

Anamaría:

en ese silencio verde y musgoso vives siempre

ya de niño pensaba cómo sería convertirse en árbol, y ahora todavía me asalta la idea de cómo sentirán, cómo percibirán el tiempo y el mundo circundante

acercar el sueño al árbol es tal vez la única manera que tenemos de sincronizarnos un poco a su ritmo vital

un abrazo!

mar dijo...

Hola,
me gustaría suscribirme a tu blog.
mar

Stalker dijo...

mar,

encantado!

un saludo

Dulce Ramírez dijo...

Entro aquí en días de lluvia, fuga y adentro.

Gracias.

Stalker dijo...

Querida Dulce:

y aquí eres siempre acogida, ésta es tu casa...

un abrazo enorme!

 
Free counter and web stats