jueves, 14 de julio de 2011

mirada. infancia














después de la entrada anterior, donde se ha escrito un diario ficticio, os propongo un juego: observar la infancia, la mirada de estos (futuros) escritores e intentar adivinar quiénes son. No es difícil, sólo hay que estar atento: ya el gesto de niños revela lo que, más tarde, será su escritura. Está todo ahí, en esa infancia, en esa vida.

esta entrada quedará abierta un tiempo y los nombres que no hayáis adivinado se añadirán en unas semanas

así pues, sin más demora, os invito a entrar en la danza




canción: "Mon enfance", Barbara

36 comentarios:

(* dijo...

¿Sabes? No tengo por costumbe ponerles un rostro real a los escritores que leo. A no ser que alguien me los muestre, lo cierto es que nunca he tenido esa curiosidad (y no sé si esto es bueno o malo) y, al final, acabo imaginándomelos a mi antojo. Sus libros, de alguna manera, me ayudan que conforme sus rostros. Por eso, me siento incapaz ahora de ponerle nombre a alguno de esos chiquillos de mirada ya curiosa. Sin embargo, esta entrada promete (y no menos que la anterior, en la que me quedé tan abrumada tras descubrir tu juego de diario ficticio que no supe ni qué decir). Estaré atenta a los demás. Pero ya que no participo, o al menos de momento, no me voy a ir sin decirte que, a saber por qué, el detenerme en estas fotografías me ha traído a la memoria unos versos de Blanca Varela que dicen:

"los mondos los frágiles huesecillos del amor
ese fracaso ese hambre
esa tristeza futura
como el cielo de una jaula
la tierra gira
la carne permanece
cambia el paisaje
las horas se deshojan
es el mismo río que se aleja o se acerca
tedioso espejo con la misma gastada luna de yeso
que se esponja hasta llenar el horizonte
con su roñosa palidez"

Un abrazo.

aniuska dijo...

El primero me hizo pensar en Wittgenstein, la cuarta en Chantal y me he sentido identificada con casi todos ellos.
En el último año he tenido mucho contacto con los niños a través de lecturas que he realizado con ellos. Desde entonces tengo más claro la proximidad que hay entre la escritura y el juego, el juego del lenguaje, el juego del estar, de entretejer, salirse, nombrar, el juego y el lenguaje del humor. Ya te hablé una vez de los niños de cuatro años que tras leerle un cuento sobre un cocodrilo se convirtieron en cocodrilos que reptaban por el suelo y enseñaban los dientes.

Un abrazo juguetón.

aniuska dijo...

perdón, la niña que me recordó a Chantal es la quinta, no la cuarta, aunque la niña quinta es más adulta que Chantal y Chantal es más niña que esa niña. Sí, Chantal juega.

Stalker dijo...

(*,

me gusta mucho tu comentario: imaginar que quien eso escribe no tiene rostro, o bien un rostro líquido, metamórfico, perpetuamente fugado de sí. quizá nuestro propio rostro, quizá nuestra propia voz (pues el rostro, a fin de cuentas, no es independiente de una cierta textura sonora, no se deja aprehender si no es enraizado en una voz)...


en mi caso, siempre me fascinó indagar el rostro-voz de los autores que más me gustan. en especial el rostro de la infancia, o la infancia escondida en el rostro adulto, me hablan de una forma esencial, delicadamente oblicua, de lo que se urde bajo la mente. como si el rostro estuviera bajo la mente, se hiciera (y se pronunciara) bajo la mente (espero no ser muy hermético con esa frase, para mí muy nítida y cristalina...)

gracias por el poema de Blanca Varela (¿sera ella una de estas niñas?...), y también por ese silencio abrumado, delicado, ante la entrada anterior, que recibo como un regalo,

un abrazo fuerte

Stalker dijo...

aniuska:

(alegría, siempre, de verte por aquí)

entrar, salir, nombrar, jugar entre el lenguaje y la vida: espacio reticular, red de resonancias, tapiz en el que algo va sucediendo(nos), corazón al unísono, voz de la que todos somos afluentes y que nos va tejiendo y destejiendo al hilo de un ritmo, el propio en el de todos, la vida diluida en cada aliento: vertida, interminable, generosa...

no hace falta decir que me gustaría mucho ser uno de esos cocodrilos, que me cocodrilizo ya, a la espera de que un día me cuentes ese cuento

¿habrá una salvación más pequeña y gozosa que reptar por el suelo, volcándose en aquello que la palabra nombra? ¿habrá alguna manera más certera de destruir los espectros inherentes al lenguaje y hacer que éste sea cuerpo, insuperable gozo?

¡No me ha quedado claro a qué niña te refieres! ¿Podrías indicármelo por el número de foto, empezando a contar desde arriba e incluyendo a niños y niñas? Quiero decir, no sé si con la quinta niña te refieres a la quinta fotografía (un niño en realidad, aunque podría ser una niña), o bien a la quinta de las niñas, que corresponde a la fotografía número 10 (en la que aparece un gatito negro)...

Chantal juega, en efecto. Pocos saben verlo, ver eso que tú ves: la descomposición del lenguaje como juego y lentitud. Hay juego e infancia, e incluso un sentido del humor muy intenso, lúcido y feroz, en libros como "Hilos" o "Bélgica",

un abrazo,
más que juguetón: osezno

mjromero dijo...

Ese punto de fuga hacia donde huye la mirada de la niña, el centro de atención fuera de encuadre.ella separada de las otras por su mirada. la niña muy tímida que parece ocultar su mano o lo que sostiene en ella detrás del vestido.La única que no mira a la cámara.No es una niña 'fuerte'y sin embargo, es la única que escapa de la cámara y de la orden de mirar hacia el objetivo.
Y las dos niñas cogidas del brazo, las dos niñas que tienen algo en sus manos y rompen la continuidad de cogerse de la mano como sus compañeras y forman otro grupo, pero ellas son valientes y dóciles, obedientes, miran hacia el fotógrafo, no buscan la escena que las saque de escena.
Un abrazo.

ana dijo...

todos tienen una mirada oblicua, permanentemente resbalando hacia otro sitio,es impresionante ese lugar al que ya miran, ese descubrimiento en la pupila da escalofrío.
Mis respuestas se me resbalan también:
La segunda parece ser Laura Giordani
el séptimo de Georgie Borges (seguro)
la quinta es impresionante, pudiera ser Chantall por esa belleza extrema

deliciosa la búsqueda en la infancia, gracias por esos rostros

abrazos chiquitos
anamaría

aniuska dijo...

Buenos días.
La quinta empezando por arriba incluyendo tanto a niñas como niños.

Stalker dijo...

mjromero:

es en efecto, la niña que mira fuera del encuadre en la que adivinamos la escritora, la escritura: ahí se cifra algo, en ese mirar fuera de cámara...

excelente habitar una fotografía!

un abrazo

Stalker dijo...

anamaría!

has acertado con Laura Giordani y Jorge Luis Borges!

La quinta fotografía pertenece a un niño. Bien es verdad que su encuadre y textura, y la tierna y extrañada mirada, puede hacer pensar en una niña. También es cierto que el color de los ojos podría hacer pensar en Chantal, pero no es ella. Aniuska ha pensado lo mismo que tú, lo que no me parece casual... Es un futuro escritor. ¡Misterios de la fotografía y la mirada!

un abrazo fuerte, chiquito, en este tallo breve, infancia

Stalker dijo...

aniuska!

la quinta fotografía pertenece a un niño, aunque, como le digo a Anamaría, bien pudiera ser una niña, bien pudiera ser Chantal Maillard a esa edad...

es una fotografía que impresiona bastante...

por lo demás, el primero no es Wittgenstein, aunque también podría serlo. No es Wittgenstein, pero es alguien muy especial...

Ya tenemos dos, Laura Giordani y Borges!

un abrazo

Bashevis dijo...

Walky Stalky, la que mira fuera de cuadro; ¿Alejandra Pizarnik?

una abracada

El Joven llamado Cuervo dijo...

Soy nefasto, sólo descubro a Cortázar y creo que a Chantal de tanto escucharte hablarnos de ella. Encanto de entrada.

ana dijo...

esa niñita mirando por fuera del encuadre, en la esquina derecha, bien pudiera ser Alejandra, pareciera irse resbalando para huir del grupo de niñas igualitas -foto ocho-
a ver Stalker si la pego

abrazo de infancia resbalada

Stalker dijo...

Ana, Bashevis:

acertásteis, la niña que mira fuera es, en efecto, Alejandra Pizarnik...

ya practicaba cierta oblicuidad (tan bien descrita por jmromero),

abrazos a ambos

Stalker dijo...

El joven llamado Cuervo (me costará acostumbrarme a tu nuevo nombre, Curiyú!):

es posible que tengas razón, es posible que no,

todo está abierto,

un abrazo desde este hemisferio

ana dijo...

Con esto que dice el Cuervo, ¿SERÁ QUE ESE NIÑO DE MARAVILLA ES CORTÁZAR? el de la foto 5!!!
esos ojos ya son unas Puertas del Cielo

Stalker dijo...

Ana:

es él, en efecto!

el cielo abierto, y lo tenía dentro de sí...

abrazos!

Lola Torres Bañuls dijo...

Creo que la última foto es de Chantal Maillard y la 5 Cortazar.Voy a seguir mirando...

Un beso

Lola Torres Bañuls dijo...

Por la expresión de la cara y por la ropa la 7 me parece Marina Tsvetáieva.
Pero estoy mirando las caras de las poetas que hay en el lateral y haciendo comparaciones. A ver si acierto. Mira que si el ave zanucada se lleva un premio por adivinar el rostro de la infancia.

.Sigo...

Stalker dijo...

Querida ave zancuda:

no son ellos los que dices, pero ciertamente podrían serlo...

pienso que tal vez la infancia hermana a los escritores, los hace uno, una...

no hace falta decir que para mí tienes todos los premios,

un abrazo

Lola Torres Bañuls dijo...

El ave zancuda se ha equivocado.
Voy a seguir mirando los rostros. Un beso

Laura GIordani si que la he reconodio. Es más cercana. Mucho más cercana.

Stalker dijo...

Lola!

es mucho más cercana, en efecto: vive dentro...

gracias por buscar la vida en estos rostros,

un abrazo

Bashevis dijo...

Zurn apoyada contra un arbol? En la nº 6?

Un abrazo ;)

ana dijo...

la última ¿podría ser Olga Orozco?

Stalker dijo...

Bashevis!

¡acertaste! debo decir que en una de las fotos más difíciles, además...

¡Ya queda menos!

gracias por participar,

un abrazo!

Stalker dijo...

Anamaría:

podría ser Olga Orozco aunque no es ella,

me gusta que hayas pensado en Olga,

te agradezco infinito que participes en esta pequeña ternura (que no juego),

abrazo fuerte


PD: con gran alegría he recibido tu mensaje y tu propuesta, pero no encuentro tu mail, no aparece en tu perfil. Escríbelo aquí (no lo publicaré, obviamente). Más abrazos

Stalker dijo...

no hace falta decir que la entrada sigue abierta a todos los que queráis interrogar(os), interrogar vuestra propia infancia en estos niños que luego se dirán en letra menuda, niños menudos que seguirán volando siempre hacia cierto crepúsculo: esa tierra oscura, duermevela de nuestra infancia...

emmagunst dijo...

Sólo descubrí a Julio Cortázar!!!

Stalker dijo...

emma!

no es poco,

un beso!

Say dijo...

1º...Camus?
2ºLaura Giordano
3º...Annemarie Schwarzenbach o Klaus Mann?
4ºSylvia Plath
5ºCortázar
6ºZürn
7ºBorgues
8ºPizarnik
9º Wittgenstein
10ºChantal Maillard
11ºMariel Manrique
12ºMartine Broda

:)

Stalker dijo...

Say:

aparte de que me hace feliz verte aparecer por aquí, estoy impresionado por tu interés y tus aciertos: ¡¡nada menos que ocho aciertos de doce!!

Para darle emoción a la cosa, por ahora sólo diré que el 11 no es Mariel. Se trata de un niño, pero me despierta una invencible ternura que hayas pensado en Mariel ante esa instantánea. Tal vez también es ella, después de todo,

un abrazo fuerte

Portinari dijo...

Puede haber un Kafka en la tercera foto?

Stalker dijo...

Portinari:

podría haberlo, aunque no lo hay...

todos somos Kafka, claro...

Anónimo dijo...

La tercera será mi querido Arthur Rimbaud?

Infancia y juego serio.
Rostros eternos y metamóficos.
Rostros en los que el silencio ya presente deja eclosionar las palabras futuras...

Mi agradecimiento por tu blog ínfimo e infinito en el que el constante hormigueo de tus senderos abre territorios tan imprescindibles para la continuidad de la ternura...

Aquí me abrevo, silenciosa, como una loba tránsfuga...

Muriel

Stalker dijo...

Muriel:

acertaste!

gracias por abrevarte, y por tu presencia siempre metamórfica,

abrazos!

 
Free counter and web stats