sábado, 29 de enero de 2011

La mano tendida de Laura Giordani



Dame esa palabra que haga brotar calostro de las piedras
mientras tanto no decir nada
seguir en penumbra
hasta que alguien me llore dentro y tenga que escribir
para darle consuelo

***

Unas manos en la tarde recibiendo la lluvia.

Qué más da si mano de hombre,
de niño o muerto,
el mismo gesto ancestral de recibir el agua de lo alto.

Sólo eso:
cuenco sin fondo para un agua indigente
que sueña su barro,
mano tendida en la intemperie

***

Apertura de manos ante la cerrazón del mundo apertura aún ante la clausura de los pechos más próximos de tanto puño reconcentrado su historia de talas y sequías manos tercas en su ternura desmemoriada del daño abiertas aún para recibir la epifanía de la lluvia o al pájaro moribundo
como último cofre
antes del frío

manos insistiendo en su vocación de gasa

a pesar de todo



Estos tres poemas pertenecen al libro Materia oscura (Baile del Sol, 2010)

Ya puede descargarse la entrevista que Sopa de Poetes hizo ayer a Laura Giordani. No os la perdáis, puede descargarse aquí (en la columna de la derecha):

http://sopadepoetes.blogspot.com/

38 comentarios:

Bel M. dijo...

Preciosos poemas. Una vez escribí algo sobre escribir sobre las manos. Decía que es llamativo que se haya escrito tan poco sobre las manos... y algunas cosas más. Lo he buscado pensando que habría allí alguna cita que elogiara mejor que yo misma ahora los poemas de Laura, pero no lo he encontrado. En cualquier caso, me encanta mirar manos, me han encantado las de Laura.
Un abrazo, Stalker.

leonardo dijo...

La primera imagen "... que haga brotar calostro de las piedras" es de esas imágenes (inolvidable) con las que Laura le extrae al lenguaje su vocación para la urgencia, para decir, con precisión, la urgencia de tender las manos a pesar de todo, por causa de todo.
Un abrazo

òscar dijo...

laura es la reverenda hostia de buena...

tres poemas delicadísimos que me hacen pensar que el homo sapiens no debe nada al homo habilis, contradiciendo la teoría...

las manos de los animales (todos los animales tienen manos: las de la serpiente son la lengua, la del elefante la trompa, etc...) y las nuestras sirven para lo mismo: amar o matar...

las bestias saben que el modo natural de las manos es la caricia (dedican muy poco tiempo para matar y únicamente lo hacen para procurarse alimento y ejecutan la acción de un modo impecable)

¿y nosotros?

quede aquí, pues, mi caricia y gratitud,

besos,
ò.

Say dijo...

Manos que piden
y manos que son gasa.

Desde tiempos ancestrales, sólo somos eso. Manos que piden y manos que cuidan y acarician, que traen agua.

Somos sed y somos agua.

Manos a la intemperie.

Manos tendidas. Como los poemas de Laura.

Portinari dijo...

Manos de gasa. La poesía de Laura es una gasa (y me acuerdo de Ana y de Julius Bissier).

Hay que celebrar este modo de reparar el mundo.

Viktor Gómez dijo...

una poesía como una dinámica, ese pedaleo voluntario del cuidado, cuando se lleva atrás un herido -el mundo- y se cruza la sinuosa y estrecha senda que por inclinada y bordeada de abismo y sombra, exige la mayor de las atenciones.

una poesía de la delicadeza.

una poesía que ausculta a los pájaros abatidos, que siente la débil vibración de los desplomados, que se hace música con la lluvia o con las derrotas, una música de sentido y de conspiradora visibilización de lo oculto.

una poesía de la pertinencia. de manos que abrazan, que acarician, que procuran desenterrar -aún viva- la esperanza de los abajados.

una poesía empática. caligrafía de la compasión, también ala que pinta en las piedras del muro que nos encierra: ¡¡libertad!! ¡¡justicia!! y en su prosodia suena como una coral insurrecta de niños, mujeres, jovenes y ancianos, poetas, partisanos, exiliados, bosques, costas, jardines, peregrinos, panaderos, asalariadas, ríos, huertos, colinas...

una poesía que es salud
en los hospicios del presente.

así deviene Materia oscura, así se abre un pañuelo y descubre la memoria su intuición, percepción y su leal recuerdo de los olvidados.

raúl quinto dijo...

coincido con leonardo, el calostro que brota de las piedras es una de esas imágenes que deja claro que hay potencia poética, que hay poeta.

Ha sido una intensa lectura, gracias por sumar.

Camino a Gaia dijo...

Hemos escrito tanto sobre la cura.
Nuestras peticiones de clemencia
nos han deshonrado.
Toca ahora ofrecer la boca
para que nos se devuelta
la llave de los besos.

Un abrazo

PÁJARO DE CHINA dijo...

en un mundo donde la mierda circula sin cesar, donde el escriba busca desesperadamente la satisfacción de su ego, la tapa de revista, la crítica favorable, la entrada en el supuesto círculo áulico de los que "han llegado" (¿a dónde?); donde se ofrece la muñeca al mejor postor, se lamen culos, se socializa con quien tiene algo para darte, se escribe para ser nombrado y no para nombrar lo que no habla o ha sido amordazado, yo quisiera rescatar ese perfil bajísimo y radiante de Laura, que no transige, no cede, no podría (por definición) hacerlo. su pudor radical en la exhibición de sí misma, su capacidad de invisibilizarse para dar, su determinación de decir "no".

esos dones fluyen, naturalmente, de su escritura, pero yo quisiera decir que Laura es así. que no hay diferencia entre lo que escribe y lo que hace, que no hay fractura entre su belleza interior y la que está a la vista.

quiero decirlo porque es excepcional, a mí al menos me resulta excepcional el modo de estar en el mundo de Laura, en un contexto que chorrea genuflexión y oportunismo.

gracias por traerla, Stalker, porque con una mano Laura escribe y con la otra sostiene una gasa, nos sostiene.

te abrazo.

Lola Torres Bañuls dijo...

Son unos pomeas preciosos y potentes.

El libro es un regalo para los que valoramos la poesía.

Un abrazo.

soperos dijo...

cómo no sentir nuestras las hermosas palabras de mariel.

esta materia oscura que laura nos entrega, se hace distinta y honda en cada voz, en cada presente continuo y compartido.

"la compasión también tien caballos
desbocados de pena"

la com-pasión. padecer con el otro.

saber abrir esa veta para que fluya desde dentro de la vida y del poema, sin distinción.

después, ya no es posible permanecer indemne.

gracias de nuevo, laura. gracias querido stalker.

abrazos fuertes

pepe

Arturo Borra dijo...

Qué hermoso reencontrarse con estos poemas en tu blog, Stalker.
Con esas palabras que arrancan lo imposible a las piedras, con esas manos que se tienden para sanar la herida y seguir buscando entre tanta penumbra el llanto, consolar lo que no tiene consuelo, mojarse en la lluvia, abrirse a la intemperie.

Esa apertura, ante tanto candado, me parece imprescindible. En este contexto, su ternura no miente porque nace de los escombros. Entonces es capaz de alojar el dolor, darle cobijo, hacerse gasa.
Laura misma es gasa.

Comentario aparte merecerían las lúcidas reflexiones de Mariel, esa sociología que tantas (malas) sorpresas acarrea, cuando los cálculos de rentabilidad dominantes terminan haciendo imposible la auténtica comunidad con el otro.

En cualquier caso, esa palabra caída encuentra cobijo por aquí, y celebro que así sea.

Un fuerte abrazo,

Arturo

Stalker dijo...

Bel M:

las manos de Laura nos escriben la ternura,

por eso todo lo demás

Stalker dijo...

Leonardo:

esa imagen, pero también un ritmo, una inclinación de las palabras a tocar...

palabras que han sido moldeadas con gran cuidado

las manos de Laura no están sólo en los versos: los versos se han hecho con las manos, manos en los que hay ojos delicados que ven

y esa mirada también toca, acerca

Al lado de algo así, casi todo lo demás (incluidas muchas cosas que me gustan) me parece pirotecnia

un abrazo

Stalker dijo...

hermano búfalo:

los poemas de Laura nos hacen animales,

nos hacen crecer dentro

abrazo-coz

Stalker dijo...

Querida Say:

gracias por verlo, gracias por decirlo con palabras tan precisas y entrañadas

manos contra la intemperie, para tapiar la conciencia que nos sangra y saciar el hambre mundo, si es posible

abrazos

Stalker dijo...

Portinari:

reparemos el mundo

yo también me acuerdo de Ana, aunque ella no se acuerde de nosotros :)

un beso

Stalker dijo...

Viktor:

no sabes cuanta alegría que ha dado verte por aquí

Por eso, doble celebración: los poemas de Laura y tenerte por aquí, después de pasar la ITV, como tú dices :)

El mantel está puesto y Laura es así, sus son así

los servimos como panes

abrazos

Stalker dijo...

Raúl:

es grato verte por aquí después de varios meses, y más en esta entrada que para mí es especial

es curiosa esa expresión: "hay poeta", yo no diría eso, aunque siempre hubo poeta; diría "hay poema". Laura es poema, sus manos alzan el cuenco,

saludos

Stalker dijo...

Camino:

se ha escrito mucho sobre la cura, pero hay pocas escrituras que sean la cura

ésta es una de ellas; no se limita al diagnóstico o a cartografiar las lindes de lo que hemos perdido; hay ya una forma de cuidar y curar al otro

poca gente, muy poca, hace eso en literatura

por lo demás, no estoy de acuerdo en que pedir clemencia sea una deshonra. Tenemos la boca para gritar, tenemos el cuerpo para dolernos

es lo último que se me ocurriría pensar de quien pide cobijo o compasión

respeto tu opinión absolutamente, por supuesto

va un fuerte abrazo

Stalker dijo...

Querido Pájaro de China:

sólo puede abrazarse lo que dices con un sí rotundo

tus palabras insumisas, que queman, dan cuenta de una realidad que es así. Por desgracia el mundo de la poesía está sujeto a mil y una mezquindades en las que no ahondaré porque son muy evidentes y no me interesa perder el tiempo en ellas. es tal y como lo describes

también afirmo que Laura es así, los que la conocemos sabemos que no hay distancia entre vida y obra, y que es el mismo el gesto que escribe, la inflexión de la voz y la mirada que cuida: en todo ello manos, gasas, cuencos

y también pudor y delicadeza, lo cual no exime al poemario de ser muy contundente

contundente delicadeza, tal vez, insumisión refinada que declina ese tiempo de la escucha y del cuidado

un libro que ha sido trenzado con ramitas cogidas en el frío

abrazos y abrazos

Stalker dijo...

Lola:

es un libro que se viene a nosotros como un cachorro nos salta al regazo

abrazos al ave zancuda

Stalker dijo...

Caro Peppone:

como bien sabes, el tema de la compasión, como todo pathos, está en el centro de mis intereses

en la raíz más oscura que nos vamos siendo está ese latido, ese anhelo de visión

la mirada de Laura es esa mirada que grita, denuncia, y a la vez se acerca, de hace piel en el miedo del otro


Abrazos

Stalker dijo...

Querido Arturo:

no puedo añadir más a las certeras y precisas palabras que escribes y que suscribo hasta la última coma.

Laura misma es la gasa, es la invocación, es el cuidado...

un abrazo fuerte

maría nefeli dijo...

Son versos muy bellos...gracias por aproximármelos. Me haré con ese libro.
Un abrazo.

Curiyú dijo...

Lugar común: la mano. La mano, no como arma, sino como instrumento de caricia. Doble caricia, piel y poema.
Laura es una poeta deslumbrante.
Un abrazo.

Stalker dijo...

María Nefeli:

no te defraudrá...

abrazos

Stalker dijo...

Curiyú:

deslumbra, calienta en lo pequeño, es un libro estupendo, ya verás...

un abrazo

Stalker dijo...

Actualizo la entrada con algo muy especial: la entrevista que ayer hizo Sopa de Poetes a Laura Giordani,

un momento delicioso,

gracias a Laura, por todo,

se puede descargar aquí:

http://sopadepoetes.blogspot.com/

Laia dijo...

deseo voraz de ese libro, ahora.
una forma lenta, sosegada, de ceder las palabras. de donar.
anoche escuché la entrevista con Laura. Mariano me dijo que vendrá pronto a Barcelona, lo espero.

Belnu dijo...

Es verdad lo que dice Bel M. Esa imagen de las manos que reciben la lluvia una tarde, sin importar que sean manos de niño o de hombre o de muerto es la imagen más poderosa del poema, esa apertura de manos frente a lo doloroso o conflictivo del mundo está llena de una conmoción silenciosa y de su dificultad. ¿Quién se atreve? ¿A quién le importa? ¿Quién se detiene a pensar? Las manos a veces lo dibujan todo con sus gestos

Stalker dijo...

Laia:

es,en efecto, un don: esa lentitud...

un abrazo

Stalker dijo...

Belnu:

es cierto lo que dices y a lo que apunta Bel M. Sin embargo, creo que el poema es muchos más que esa imagen, no se puede reducir o encerrar en una imagen por poderosa que ésta sea

hay un ritmo, un aliento, una energía, un tacto, que está o no está, y es lo que marca la potencia diseminadora de un poema; eso invisible que se irradia o no y que es imagen sino algo más bien mudo y delicado

ese animalito duerme en los poemas de Laura,

un abrazo grande

Stalker dijo...

Belnu:

es cierto lo que dices y a lo que apunta Bel M. Sin embargo, creo que el poema es muchos más que esa imagen, no se puede reducir o encerrar en una imagen por poderosa que ésta sea

hay un ritmo, un aliento, una energía, un tacto, que está o no está, y es lo que marca la potencia diseminadora de un poema; eso invisible que se irradia o no y que no es imagen sino algo más bien mudo y delicado

ese animalito duerme en los poemas de Laura,

un abrazo grande

Bel M. dijo...

Querida Belnu, Stalker:
Os agradezco a los dos que estéis convencidos de que yo haya dicho unas cosas tan bonitas y hasta que discutáis sobre su pertinencia o suficiencia, pero el caso es que, lamentablemente, yo no he dicho nada de eso, fue Leonardo.

Belnu dijo...

No, claro que el poema es mucho más. Pero cada uno de nosotros encuentra en los poemas ecos que resuenan en su interior, y elige un detalle para comentar, no necesariamente lo comentamos todo, ni necesariamente nos resuena lo mismo!

Bel M. dijo...

Mis disculpas. Leí con demasiadas prisas el comentario de Belnu. ¡Es ella la que dice cosas preciosas, la que, más que comentar la imagen, la crea!

Anónimo dijo...

Poemas potentes realmente. Sencillos y poderosos. Se está diciendo algo además de la lírica. Te abrazo con ellos. MPAlzugaray

 
Free counter and web stats