sábado, 24 de abril de 2010

Pequeño mito de creación



Aparna-Loki, hastiado de la embriaguez de los dioses, se reservó un lugar tranquilo. Se armó de paciencia y cagó una enorme mierda minuciosa. Le rezó durante nueve lunas, en la lengua prohibida de la herrumbre. Al cabo, de la mierda empezó a brotar una cabeza, cuello, manos, tronco y surgió un niño todo entero.

Aparna-Loki lo instruyó en las secretas artes de la defecación y el niño cagó otra mierda enorme y minuciosa. Juntos le rezaron durante nueve lunas, en la olvidada lengua de la corrosión. Al cabo surgieron unos cuernos, morro, tronco, ubres, patas, una vaca toda entera.

Vaca y niño se reconocieron y Aparna-Loki los envió a destruir el corrompido mundo de los hombres para reconstruirlo luego, engendrando la realidad en un ritual emanantista y sucesivo.

Los hombres descubrieron, con pavor, que los libros proféticos habían mentido: ni ángeles, ni plagas ni trompetas. El fin del mundo era un niño y una vaca. Una sonrisa demolía un edificio y un movimiento de pezuña bastaba para aniquilar un ejército. Borrados los hombres de la faz de la tierra, vaca y niño cagaron un mundo nuevo, un mundo de búfalos, escarabajos, linces y culebras. Se extinguió toda huella de la ferocidad de los primates bípedos dotados de conciencia hipertrofiadamente depredadora.

Y Aparna-Loki, el enemigo de los hombres, aquel que en sus tradiciones es representado como demonio o espíritu maligno, se eclipsó en un lecho de estiércol

y menguó en niño de sal prohibida

y en latido se entrañó al fin.

32 comentarios:

Portinari dijo...

De la destrucción fue posible que surgieran las amapolas para continuar durmiendo al universo.

(Un extenso abrazo; gracias por las palabras, extendidas.)

I'll come back.

alfaro dijo...

¿Has visto algo más tranquilo que una vaca?
¿y qué me dices de la mirada de los ojos de la vaca?
Son simples preguntas retóricas, me hubiera gustado decir muu en vez de boom, aunque he llegado a madre y muerte de igual manera.
Saludos.

Stalker dijo...

Portinari:

por la destrucción, la posibilidad del sueño. Es una imagen hermosa.

"I'll come back". Me gusta tu amenaza, vuelve cuando quieras.

abrazos

Stalker dijo...

Alfaro:

hay tanto que decir de los ojos de una vaca. Detenerse en un prado, acercarse a una de ellas (con cuidado para no molestarla demasiado) y mirarla a los ojos. Abandonarse a ese instante. Hay mucho que decir sobre estos -y otros muchos- animales, nos falta palabras y necesitaríamos, quizá, un lenguaje de onomatopeyas o gruñidos articulados. El nuestro, por desgracia, nuestro lenguaje, es una máquina dual y no puede dar cuenta de la vaca, no puede representarla. La vaca queda más allá de toda síntesis posible, realidad nouménica no subordinada a nuestras operaciones de sentido. En el umbral de un nuevo lenguaje, quizá.

saludos

Leonardo dijo...

Al ritmo que vamos, seguro eres la pluma (el umbral de un nuevo lenguaje) de estos dioses que se eclipsan en la boñiga.
De acuerdo en un todo con las vacas que mastican el tiempo sin saberlo.
Un abrazo
Podrías aclarar un poco los nombres?

Stalker dijo...

Leonardo:

lo del nombre surgió como un impulso, sin pensarlo. Loki es el dios nórdico, y Aparna es un nombre indio (como la célebre cineasta Aparna Sen). Pero no hubo la idea de construir un dios que fuera la síntesis de dos panteones distintos. Simplemente, surgió así.

abrazos

tula dijo...

Jo que bueno, me ha encantado...sería un buen comienzo, porque este final es un parto de culo...
un abrazo

soperos dijo...

querido hermano búfalo,

comprendo a mi padre.
a regañadientes, por cosas de la edad, a partir de los ochenta años dejó de cagar afuera...

todos los días, al rato de comer, desaparecía con un pequeño trozo de papel (cualquier papel) y hacía aparna-loki...

ayer comimos con él y con mamá.

mi padre es un hombre que caga en el campo, esa será la única frase que pronuncie en su funeral y yo mismo esparciré sus cenizas en los mismos puntos donde él, sin saberlo, hacía aparna-loki...

a papá no le gustan los hombres.

te estoy infinitamente agradecido por esta bellísima entrada y sólo puedo decirte que a mis hijos les enseñaré a cagar en el campo y me acordaré de ti, de papá y de aparna-loki.

besos,
ò.

Stalker dijo...

Hermano búfalo:

tu padre es sabio. Tú naciste con el sabio partido (además de nacer varias veces, como bien sabes).

Te veo apuntándote con el alma a la cabeza. Persevera en la pequeñez, en la boñiga de la vaca, en el Aparna-loki.

abrazos

Stalker dijo...

Tula:

me alegra que te guste...

abrazos

soperos dijo...

hermoso cuento, stalker. acerca de las formas de la destrucción del mundo infecto.

de la regeneración de la mirada.

ahora, tras la ventana abierta, pasan las golandrias a propulsión, cortando el aire. escucho el mirlo.

gracias, hermano.

abrazos
pepe

Stalker dijo...

Querido Peppone:

el mirlo también te escucha a ti. Nunca se vio a un ave cantar tan alto.

salve

Say dijo...

Un mundo sin huellas humanas seguramente será ese paraíso del que todos hablan...

Un abrazo

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola:

Si las vacas son hermosas por lo que callan. Los animales en general no pretenden, viven.

Aqui dejo un fragmento de una enrevista a mi querido poeta Julio Espinosa Guerra:
"Todo lenguaje es político y más aún el del poeta, que debe posicionarse en el decir y responsabilizarse de sus dichos. Quizá quienes tienen esa capacidad del decir callando son los animales. Ellos nos hablan día a día lo que no queremos ver, de lo que realmente hay detrás de esta construcción de lenguaje que es la civilización, de lo que vale la pena."

No quiero ser vaca, es una aspiración demasiado importante. Me conformo con ser ave zancuda más ligera y por lo menos cuando me canso de esta tierra puedo volar un rato. Ser ave zancuda me da la posibilidad de escuchar los sonidos de la tierra y del aire, no hay mejor silencio que escuchar las voces del campo.

Muy bonito y acertada esta entrada/homenaje a las vacas. Vivan las vacas.

Un abrazo Stalker y demás topos moradores del lugar.

Stalker dijo...

Say:

sin duda es así. Luego están los paraísos interiores, pero de ellos mejor hablar ailleurs...

abrazos

Stalker dijo...

Lola:

muy acertadas las palabras de Julio. Sería necesario un lenguaje que desestructurara nuestros automatismos y nos permitiera sentir a quemavida, a flor de herida, sin mediaciones. Pero el lenguaje exclusivamente poético no es suficiente. Tiene que ser compasivo, llegar al otro de verdad. También tiene que entrañar una cierta cualidad de reflexión, una alianza entre la reflexión y la caricia...

Las vacas, las vacas, qué haríamos sin ellas...

Es verdad que el ave zancuda es tu animal totémico: responde al lenguaje secreto que te define bajo las constelaciones. Persevera en ese ser, hazlo animalmente tuyo.

abrazos

rubén m. dijo...

Maravillosa y desconcertante sed de apocalipsis, apaciguada por la ternura. Amo la pezuña de esa vaca. Ternura destructiva: una posible solución. ¡Espero que no sea la última cosmogonía salida del teclado de Stalker!

un abrazo

Lola Torres Bañuls dijo...

Stalker estas palabras me recuerdan a Chantal Maillard. Nuestra querida y admirada Chantal.
(Cuando era pequeña tenía una amiga que se llamaba Chantal).

"Tiene que ser compasivo, llegar al otro de verdad. También tiene que entrañar una cierta cualidad de reflexión, una alianza entre la reflexión y la caricia..."

Un abrazo.

ana dijo...

Diferencias entre el relato y el mito: el mito une y el relato desplaza, el mito transforma y el relato describe, el mito es y el relato parece, el mito plantea otras posibilidades innombrables de tiempo y espacio y el relato se basa en un tiempo y espacio metaforizado pero tiempo y espacio, el mito no cree sino que crea, el relato no crea sino que cree. No sólo hay escritura que son mitos, también la música y la pintura pueden ser mitos, por ejemplo la voz de Diamanda Galas no es un relato sino un mito o la sinfonía 7 de Penderecki es un mito.

Tera dijo...

La sal prohibida es bellísima, Stalker.

Stalker dijo...

Rubén:

ternura destructiva, sí... Inventemos nuevas cosmogonías, desfondemos la cueva de los mitos, asaltemos los bastiones,

salud

Stalker dijo...

Lola:

tienes razón, la escritura de Chantal apunta precisamente a eso que considero tan valioso: caricia y golpe a la vez, convulsión de la sensibilidad y poderoso estímulo intelectual en íntima aleación inesperada, gesto compasivo...

abrazos

Stalker dijo...

Ana:

Asiento a todo cuanto dices. Lo has expresado, además, con un gran poder de síntesis. Entre el mito y el relato me decanto por el primero, aunque los relatos son la ineludible condición de posibilidad de nuestra existencia; sin ellos, nuestra frágil arquitectura mental no sería posible. La necesidad de historiarnos...

Diamanda Galas como mito... o Barbara, que para mí ha sido la fuente fecunda y secreta de mitos,

abrazo

Stalker dijo...

Tera:

mengüemos en ella. Aprendamos el vértigo de la sal que se inclina no hacia el discurso, sino hacia los cuerpos...

Abrazos

Arturo Borra dijo...

Querido Stalker, no soy adorador de la escatología y tampoco sé muy bien de esa admiración por las heces, pero admito que este texto parte de lo bajo y lo une a la génesis. Como mito de origen, lo prefiero al Dios que baja de las alturas. Ese "bajo-fondo", después de todo, muestra nuestra animalidad, unida al resto de los seres vivientes, y pone en cuestión las prerrogativas que nos endilgamos.

No sé incluso si no tomarlo como una parodia que cuestiona más bien los mitos de origen... pero igual, me llevo la horizontalidad de esos seres que comparten su inofensividad.

Va un fuerte abrazo,
Arturo

PD: no estoy seguro que sean disociables mito y relato... ¿acaso no hay relatos míticos?

Stalker dijo...

Arturo:

puede ser todas esas cosas, quizá hay una ironía implícita, no estoy seguro. Te quería tranquilizar en un aspecto: no soy propenso a efusiones escatológicas, pero sí a inquietar la irritante profilaxis con que nos defendemos de todo. No hay suciedad en una boñiga de vaca, no puede haberla. Al lado de la contaminación de un vehículo, no es más que un proceso biológico que restituye un equilibrio. Lo desagradable, lo sucio, sería aquello que rompe ese equilibrio.

Equilibrar por abajo, partir de lo pequeño, sí. Lo pequeño nos salva del vértigo de lo grande. En lo pequeño, el cobijo, el cubil de la alimaña, la pequeña ventana al mundo...

va un fuerte abrazo

PÁJARO DE CHINA dijo...

Me inclino ante las obras del culo con el respeto que no me inspira la crueldad del padre que crucifica al hijo, allí en lo alto.

La caca cae y es abono. Saco abono para embadurnarme con la caca del mundo, burlando los mercantilistas cordones sanitarios.

Es arrogante crear un hombre a imagen y semejanza. Es precioso cagar, literalmente, un niño, sacárselo de las entrañas.

Es necio tener a los animales como adorno de pesebre que reverencia a un niño. Es precioso que un niño cague, literalmente, un animal, arrancándolo de su pequeño pecho iluminado. Y que sea vaca.

Las metáforas higiénico-sanitarias me dan ... fascismo. Las pretensiones de purificación me dan ... ganas de salir corriendo. Salvo la purificación de ensuciarse en el barro de los barrios bajos de las sensaciones y el pensamiento.

La herrumbre, prohibida. La corrosión, prohibida. No cotizan en bolsa, no estimulan el deseo del consumidor que, paradójicamente, consume un capital simbólico de auténtica mierda.

Altamente revelador que de la caca no se hable, en un orden donde el deporte por excelencia es cagar al prójimo. Se habla de lo que no se hace. (Por eso, intuyo en paralelo, se escribe acerca de lo que no se tiene, se escribe o se filma desde la carencia).

La sal prohibida solo puede augurar estrellas.

Y para crear hay que destruir, invariablemente. A puro Aparna-Lokismo, hasta que los vientos que el culo sopla alumbren el campo.

En ese campo cagarán los benditos hijos de o.

Me hace bien leerte (es una forma de pedir que escribas ...).

Te abrazo fuerte y sucia.

Stalker dijo...

Mariel:

eres una caja de resonancia maravillosa. Basta ser el arco y proyectar una breve nota, y el hueco que hay en ti -como el que hay en todos, sólo que el tuyo es un magma intenso- genera sinfonía, produce una cascada de calidez, significado y hermandad. No sé cómo corresponderte por el regalo que invariablemente nos haces.

Es evidente que vivimos bajo el signo de la profilaxis, el cerco y la exclusión. Todos habréis visto a mamás que no paran de repetir: "No toques esto, es sucio". No toques, no te acerques, a las cosas, a los seres. No te acerques: he ahí el imperativo categórico que gobierna el ethos contemporáneo. La epifanía de la alteridad habrá que buscarla fuera, siempre fuera. Un niño y una vaca pueden destruir y reconstruir el mundo. ¿Qué más hace falta?

Acercarse, y no temer.

Acercarse.

PÁJARO DE CHINA dijo...

Yo me meto en el pecho tus regalos, todos los días.

Sí, sí, acercarse y mezclarse sin soltar y, si el agua está turbia o la aguja quema más que de costumbre, recordar bajo el agua ciertos nombres, como si fueran faros.

Algún día deberíamos hacer un diccionario de Marienbad y "hacer aparna-loki" estaría incluido.

En realidad el diccionario está haciéndose, me serena pensarlo, sentir que hay un diccionario que Marienbad escribe espontáneamente y que no necesitará papel ni tapas ni imprentas ni nada de eso, un diccionario tierno e intransigente que impide que uno se estrelle contra la pared o se acople al mercado del ruido.

Te abrazo desde una cocina de madrugada donde cuatro cachorros se anudan en el sueño sobre una sábana vieja con nuestro olor (una versión caserita de La Balsa de la Medusa ...).

Bashevis dijo...

stalky, defecanos, con cariño, hasta la entraña

abra-zos

Stalker dijo...

Mariel:

tus palabras me emocionan.

Me abrazo a tus cuatro cachorros. Quiero ser uno de ellos.

besos

Stalker dijo...

Bashevis:

en la entraña estamos, a ella nos acercamos, como moradores provisionales de esta envoltura carnal y anímica.

salve

 
Free counter and web stats