martes, 22 de diciembre de 2009

Su sombrío. Poemas de Marcos Canteli



Tanzas

1.

el dolor vertebral sella los ojos traslada cera
de una memoria en recesión, ortiga acariciada al
vuelo

quisieran tanza
las palabras -¿y aquél
quién lo quemó?
que a mí me quema


2.

en la noche cerebral crecen líquenes
-cambiárselos quisieras, fuera noche tuya
sin conocimiento

leve

cauterizado ya


3.

afianzar la sutura interior: persiste
un cordón

sedal

(saber que crece
cuanto más se deshace)


4.

no llega la bocanada -mero reflejo: mi
interior de líquenes, extensión crecida

al rescoldo


5.

llegado al estupor -la memoria se apaga y
aquel un quemado aún más en rescoldo, la vida en
rescoldo

se clava


6.

rincones
de la afasia: morada
conservarían (arteria memoria)
los ojos


7.

escampa corazón o huye

quien prende en estuario prende el día,
recompone sus láminas mece memoria de un río
trazado en los dedos

vértebras azules
para ti quisiera

, restos de
escritura

38 comentarios:

Belnu dijo...

Gracias por este poeta para mí desconocido
en la noche cerebral crecen líquenes´
qué poderosa imagen
Y gracias por tu comentario invisible...

Yaiza Martínez dijo...

Preciosos poemas que hoy parecen rimar con nuestro entorno, con esta climatología. Muchas gracias, Stalker, un beso, Yaiza

soperos dijo...

uno.
la pintura elegida de zao wou-ki es bellísima...

las 7 tanzas de canteli, cosidas a lo que es interno, nos desvelan lo que es en realidad la superficie entera del planeta tierra: sus tripas afuera...

pepe llama al timbre, abro.

besos,
ò.

Sara Castelar Lorca dijo...

"rincones
de la afasia: morada
conservarían (arteria memoria)
los ojos"

Me lleva a lados muy inquietantes...supongo que esto es crear vida del concepto sin más, que no es poco.
Gracias por traerlo, uno piensa que no hay esperanza y ya ves, lees algo así y comienzas a caminar otra vez.

Bel M. dijo...

¿Está intentando Marcos Canteli, como C. Lispector, "pescar lo que no es palabra"?
En cualquier caso, me gusta su poesía y su declaración de intenciones, casi moral, diría yo, en esos "restos de escritura".
Y estoy de acuerdo con Óscar, qué apropiada y hermosa la imagen elegida.
Gracias, sí, y abrazos.

Eastriver dijo...

A veces la poesía tiende a destilarlo tanto todo que la experiencia poética se refugia en un haikú en blanco y negro. Y entonces es más hermoso si cabe.

raúl quinto dijo...

Canteli es de los buenos, y los buenos acaban horadando Marienbad sin remisión. me alegra ver un contemporáneo por aquí.

Susana dijo...

Si palpo el aire que rodea este momento, siento esas ortigas que vuelan, que queman. Compongo un estuario de conductos sanguineos para alcanzar ese espacio -interior- de cauterizacion y sutura. Los aparco -me espera la sancion por exceso de azul-, los detengo en esa ventana que compones en tantas ocasiones, y que alcanzo desde un idioma umbilical.
No conozco a Canteli. Pero, despues de leerlo en ti, se que lo llevo dentro.

Un abrazo -Stalker, hoy te siento rio, quizas inundes...- y, ya puestos, y para que no se diga, mis mejores deseos para tu navidad.

Arturo Borra dijo...

Querido Stalker, qué bueno leerte de nuevo por aquí, aunque sea a través de la poesía de Marcos Canteli. De esa tanza -difícil, como toda soga que quiere capturar lo que se fuga- sólo podemos asir restos de una escritura, fragmentos de lo sumegido, elipsis que crean intersticios para una bocanada que todavía no llega, entre los líquenes cerebrales que crecen...
Un cualquier caso, alegría doble...
Va un fuerte abrazo,
Arturo

adolfo dijo...

muy bueno ya lo conocia al ver su pagina web es delo mejor de ahora.inquieta y susurra al tiempo.felizNAVIDAD HNO!ADOLFO

Stalker dijo...

Belnu:

Canteli nos conduce con pulso firme a la cara oculta del lenguaje y la emoción. Y no le tiembla el pulso, más bien opera con precisión quirúrgica: monta, desmonta, y en esa transacción, afín al arte contemporáneo, pone el jaque los mecanismos de introyección del lector y desmantela los precondicionamientos, las sobrecodificaciones egoicas. Reedifica el asombro sobre los cimientos de un derribo interior-exterior. Me gusta mucho su técnica,

abrazos para ti

Stalker dijo...

Riman, Yaiza, quizá con rima asonante interna, pero riman, sí, con el tiempo en escombros y esta irreparable orfandad...

abrazos

Stalker dijo...

Hermano búfalo:

dices bien, y me parece una maravilla que después de leer a Canteli corras a abrirle a Pepe. El mismo sedal, la misma tanza. Siempre al acecho, búfalo,

abrazos

Stalker dijo...

Sara:

sí que hay esperanza en poesía. Mucha. De hecho, vivimos un momento apasionante, con voces muy distintas, interesantes e innovadoras. Hay quien pretende rentabilizar el discurso apocalíptico del fin de la poesía, el fin del cine, el fin del arte. Nada más lejos de la realidad.

Claro que esa savia nueva, esa esperanza, hay que buscarla. No siempre goza de la merecida visibilidad. Los más visibles, me temo, no siempre son los mejores, y en este país hay una "casta" de popes poéticos mediáticos con un discurso neo-conservador, que nos impide ver los quiebros, cuestionamientos y suturas con que trabajan otras voces, a veces desde la periferia, la marginalidad o la indiferencia. Y con el desprecio, siempre, de los defensores de la ortodoxia poética.

Marcos Canteli es una de las voces que más valientemente quiebran el discurso normalizado, marmóreo, y además convenientemente institucionalizado, promocionado y subvencionado, a que nos tienen acostumbrados estos escritores que escriben poesía en el siglo XXI con un lenguaje decimonónico. Por desgracia son estos mercaderes los que acabarán, los que ya están, en los libros de texto. No es una hipérbole afirmar que si dentro de cien años se leyera a Canteli en los libros de texto este país sería mucho mejor, mucho menos provinciano en lo cultural y en lo político.

Abrazos

Stalker dijo...

Querida Bel:

en la escritura de Canteli está muy presente Clarice Lispector, no sólo como referencia explícita, sino como influencia en niveles, en surcos, en detritus, que quizá él mismo desconoce (o sí conoce, esto lo ignoro).

La pintura de Zhao Wu-ki me vino sugerida por el ritmo de las tanzas: esa lenta corrosión que avanza, punteada por un leve pulso vibrátil, una herrumbre de líquenes que se infiltran en la mirada lectora y la demoran, la pacifican, la ecualizan...

abrazos

Stalker dijo...

Ramón:

estoy de acuerdo en la condensación, en ese blanco y negro. Sin embargo, no estoy tan seguro de que la brevedad de Canteli esté emparentada con el haiku. Creo que los procedimientos compositivos son muy diferentes, y también el trato con el lenguaje, y sobre todo, el mecanismo de percepción interior que articula el tono, la disposición, etc. Quizá me equivoco, por supuesto, pero en estos poemas aprecio una voluntad indagadora, de abrir fisuras en el decir, que no encuentro, o encuentro de otra manera, en el haiku. Las tanzas de Canteli me parecen centrípetas, hacen estallar las costuras del edificio cognoscitivo a que estamos acostumbrados; en el haiku me parece ver más bien una tensión centrífuga que se resuelve en el vértigo insondable del instante: el acto ingobernable, infinito, del estar-ahí. Satori o resolución de los conflictos. Pero con Marcos Canteli no se resuelve nada: el conflicto se plantea, emerge: late.

Esta es al menos mi impresión...

abrazos

Stalker dijo...

Raúl:

no puedo estar más de acuerdo contigo. Canteli es de los buenos, de los más interesantes. De los más pequeños (ésos son los mejores, a mi entender) porque han renunciado a las mayúsculas, a la ampulosidad, a la "grasa" del decir. Como lector, agradezco. Y agradezco que consideres que aquí sólo se cuela "lo bueno". Pienso que hasta ahora no se ha paseado por aquí ningún poema malo; y si eso ocurre, no dudes en decírmelo porque eso significará que he bajado la "guardia" de algún modo...

abrazos

Stalker dijo...

Susana:

tu exégesis es ya poesía y me alimenta, me alimenta en la intemperie que siempre me acompaña. Gracias, de verdad.

En cuanto a lo de ser río, sí, pero quizá pequeño afluente que a veces desaparece, se hace subterráneo un trecho y luego, fatalmente, vuelve a emerger. Me gustan mucho los topos, las madrigueras y esa manera de estar calentito, ya sabes...

Besos

Stalker dijo...

Arturo:

quizá en eso consista la propuesta de estos poemas: habitar ese espacio de sutura, morar en la elipsis. Si sabemos estar en ella, atender a su reberveración, la elipsis puede ofrecernos cestas de fruta a manos llenas. Pienso ahora en ese gran maestro de la elipsis que fue Mizoguchi y en cómo afrutó algunas de mis perplejidades más irresolubles... Canteli quizá trabaja ahí, o no... en todo caso, es una buena ocasión para propiciar la re-unión, o la sutura, como él dice admirablemente...

abrazos

Stalker dijo...

Adolfo:

qué bueno que lo conocieras. Te sé indagando y buscando, perforando el tejido de lo real. Topo también tú,

pásalo bien estas fechas, y siempre, claro,

abrazos

Portinari dijo...

Muy curioso. Como si caminara a oscuras y fuera dando su percepción de todo lo que toca y desconoce.

Hilos de unión, entre las cosas.

Portinari dijo...

Muy curioso. Como si caminara a oscuras y fuera dando su percepción de todo lo que toca y desconoce.

Hilos de unión, entre las cosas.

Annabel M. Z. dijo...

no lo conocía, y me encanta.
Gracias.

Leonardo dijo...

Leo por primera vez a Marcos Canteli. Empecé buscando la palabra "Tanzas" que desconocía. He de confesar mi desconcierto ante un poema así: Poesía que debe ser leída y releída para darnos lentamente las llaves, restos de escritura (lo dice y un poema así debe de ser resultado de una búsqueda que lleva al autor hasta aquí), introspección hermética, descomposición/recomposición (formación del humus), búsqueda formal muy actual, universitaria, de la 'nueva vanguardia', taller, cerebralidad, poesía de hoy, nueva generación, nuevos caminos, fragmentación consciente de nuestra fragmentación, nuevo intento de 'asesinato' del lenguaje para permitir su nuevo renacer. Como ves muchas cosas me vienen a la mente con esta lectura desconcertada, y habría que añadir calidad, claro. Aunque me cuesta trabajo, por ahora, 'adherir'a este tipo de poesía (que cobra fuerza), es indispensable su lectura y darla a conocer (como lo haces Stalker) porque, por desgracia, como le señala por ahí un comentario, el diktat de una poesía rancia (de la que he de ser un insigne discípulo)sigue prevaleciendo y eso no puede ser. Hace ya rato que no se le da un buen sacudón a la poesía en castellano y es hora de hacerlo. Imagino que Canteli es de los que la tienen agarrada por los pies.
Ah! y Zao wuki, perfecto porque como lo siente Yaiza Martínez, tanto Canteli como el pintor "parecen rimar con nuestro entorno, con esta climatología"
Y, bueno, me llevo una imagen : "escampa corazón o huye"
Un abrazo

ana dijo...

Magnífico: todo quemado, los poemas y la imagen. Me cae bien la poesía de Canteli y aún mejor este pintor que supongo es Luis Millones Aguirre.

Un abrazo.

Stalker dijo...

Portinari:

de unión, entre otras cosas. Así lo creo...

abrazos

Stalker dijo...

Leonardo:

comprendo muy bien tu desconcierto. A estos versos hay que acercarse con calma. Es menester hacerse lento para horadarlos. Comprendo también que pueda entenderse que aquí se da esa voluntad de innovación, de ruptura, pero no creo que sea la ruptura por la ruptura. Creo que aquí hay algo más que un lenguaje nuevo y capaz de desarticularnos, capaz de dar cuenta de lo que nos pasa en el cuerpo a cuerpo con el decir... Es un ejercicio aparentemente frío, pero yo no percibo frialdad en la obra de Canteli. Todo lo contrario, aprecio el calor de la voluntad emancipadora de las cadenas causales... hay que romper la sintaxis, y por eso el lenguaje se lleva a un estado de ebullición, antes de la fractura.

Gracias por pasarte y por estar. Pero eso sí, no te veo como un insigne continuador del linaje que mencionas...

abrazos

Stalker dijo...

Ana:

me alegra que te caiga bien, eso es algo que sabía iba a suceder.

El pintor, si Google no me engaña, es Zhao Wu-ki,

Quemado, sí. Corrosión, deslizamiento: sutura.

Y es hermosa la palabra "tanza"...

abrazos

Leonardo dijo...

Stalker, pues anoche, muy aplicado yo, leí una entrevista de Canteli y unos versos anteriores a su último libro, versos en los que entré más fácilmente, lo que me confirma en la idea de una evolución personal. Entreví también su cercanía con el último Gamoneda. Me sorprendió también el número de poetas que me son desconocidos lo que me incita a pensar que la poesía prolifera en nuestra lengua de manera que hasta podría ser alarmante! Iré a mirar con más detenimiento las revistas virtuales en que participa, y donde anida seguramente parte de la poesía de mañana.
En cuanto a la ruptura sintáctica, hay sin duda cosas novedosas pero, bueno, desde Vallejo o Huidobro, pasando por Girondo, Angel González, Yurkiévich, Belli, Papasquiaro y otros, a la sintaxis -y a la palabra- se le han aplicado diferentes 'malos' tratos en nuestra lengua (aunque no sea lo que prevalece); es una constante desde hace un siglo, porque cada generación intenta inventar un nuevo lenguaje para decir lo que tiene que decir, aquí, por ejemplo la fragmentación de la que cada día somos víctimas y al parecer, cada vez más conscientes. Eso sí, constato, por el fervor de los comentarios aquí, que muchas personas se reconocen de inmediato en esta poesía que a mí me parece de difícil acceso. Es algo que siempre me ha preocupado, en realidad, el exceso de hermetismo y de conceptualización (inevitables en cierto grado si se quiere llegar al meollo), cuando el poema no nos otorga sus claves, cuando se convierte en poesía de y para especialistas. Sin duda es un riesgo -o una voluntad, que cada quien asume.
En la entrevista habla de su forma de trabajar, es muy interesante.
También pensé anoche que si vivimos en un mundo fragmentado que tiende a fragmentarnos, en un mundo al que cada vez le falta sentido y 'dirección' (ya sé que no puede tenerla, pero...) quizás una de las tareas de la poesía sea desfragmentar, crear lazos, pegar y no sólo traducir el desarraigo y el desconcierto.
Bueno, ya no abuso más de tu espacio donde aprendo todos los días y participo con inmenso placer.
Un abrazo

Lola Torres Bañuls dijo...

Stalker:

Estaba yo muy callada. He leído los poemas de Canteli un par de veces. También estoy leyendo Catálogo de incesantes editado por Bartleby. Pero no puedo decir nada, porque mis actividades me tienen tan dispersa que soy incapaz ahora mismo de sumergirme en los poemas, de nadar en el vaho de las palabras, y salir de la bruma que produce el sonido de los versos.

No he podido leer los comentarios de los topos, de ellos me enriquezco mucho.

Pero aunque tópico os deseo Feliz año nuevo de corazón.

Un abrazo.

rubén m. dijo...

Stalker, qué bien que haya cambiado tanto tu mirada a la poesía de Canteli. Tanto en "su sombrío" como en "Catálogo de incesantes" se encuentra una escritura donde los signos y las sensaciones están atomizados, como pecios de un naufragio cósmico que el acto de escribir hila y cose con una austera conciencia de imposibilidad, dejando ver las costuras y suturas, la materialidad del enlazamiento y la praxis de la cirugía, provocando relaciones nuevas entre los sentidos.

Estoy más que de acuerdo en considerar a Canteli como una de las voces más valiosas de la actualidad y no sólo dentro de los "poetas jóvenes" -cuando se me dice que tal libro es bueno "para lo joven que es el autor" o "para ser un primer libro" esbozo una media sonrisa: para mí la edad no es algo que deba tenerse en cuenta para medir el valor de una obra, hay primeros libros que si fueran libros de madurez de un poeta "consagrado" (lo que significa en este país, y en otros, supongo: premiado, multipublicado y homenajeado muchas veces por el mero hecho de "estar-ahí", ya sabemos dónde) se considerarían grandes obras, y que por ser trabajos "primerizos" se miran con condescendencia, como si sólo pudieran valorarse como promesa de algo que se supone que tiene que venir más tarde. La idolatría de la juventud y la idolatría de lo vetusto son dos escollos igual de peligrosos para la valoración del arte. Volviendo a Canteli en poemas como estos hay infinitamente más escritura que en la mayoría de los "laureados" de este país, muchos de los cuáles sencillamente no han escrito un libro interesante en toda su vida, y en la vejez comienzan para colmo a chochear y a contarnos la Mucha-Sabiduría-Que-Han-Recopilado-Con-Los-Años o sus Elegíacos-Recuerdos-En-Riguroso-Endecasílabo. Para ellos los galardones, mejor que sigamos indagando en los márgenes y en los márgenes de los márgenes, para encontrar la poesía más interesante escrita hoy día, y en ese sentido tu Marienbad es un espacio modélico donde esa indagación es rigurosa e implacable.

un abrazo fuerte

Stalker dijo...

Querido Leonardo:

entiendo cierto recelo ante la conceptualización y la construcción de artefactos. Yo mismo, en mi primer acercamiento a Canteli, creí encontrarme ante un buen hacedor de artefactos, pero una lectura superficial me hizo verlos como algo ajeno y frío. Más tarde, sin embargo, una lectura atenta, un a-cercamiento (en el que uno rompe los cercos de sus propios prejuicios, pues como lectores todos tenemos toda una maraña de ellos), me hizo percibir otras cosas y aniquiló mi primer juicio apresurado. Ahora su poesía no me parece hermética, ni mucho menos fría. Al contrario, quizá le ocurra como a parte de la música contemporánea: nos habla de emociones, pero desde otro lugar. Quizá atraviesa todos los estratos de la senti-mentalidad, pero desde un ángulo insólito y poco visible a menos que agudicemos la mirada.

En todo caso, me alegra tu interés y lo aplicado que eres haciendo los deberes :)

Va un abrazo de verdad en estas fiestas y siempre...

Stalker dijo...

Querida Lola:

ya sabía que tu lectura se haría en silencio, como un ritual. Y me alegra que estés con "Catálogo de incesantes", un libro tan bueno, si no mejor, que "Su sombrío",

abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

encuentro tu beligerancia muy saludable y la comparto. Me alegra mucho que la expreses así, con esa contundente intransigencia.

En cuanto a Canteli, ya he explicado a Leonardo cómo me he ido relacionando con su escritura. Por suerte, creo no ser del todo monolítico y leo varias veces los libros que me gustan: esas lecturas corrigen, refutan, amplían las lecturas previas; en todo caso, las ecualizan. Y estoy seguro de que los buenos libros, por mucho que no hayamos comulgado con ellos al principo, luego se imponen como una evidencia. Lo contrario ocurre también, y hay adhesiones que más tarde se revelan meros espejismos.

Metes caña, sí, y estoy de acuerdo con lo peligrosas de esas idolatrías a la juventud o a la senectud. Sólo añadiría un matiz, y es que sí creo necesario un tiempo de indagación más o menos dilatado para encontrar la propia voz. Los tanteos pueden ofrecernos libros de gran madurez, incluso alguna obra maestra, pero es más tarde cuando esa voz se remansa, se empoza y cristaliza en un estilo único. No creo en la genialidad precoz y por eso espero que Canteli o tú mismo aún no hayáis escrito vuestros mejores libros. Hay mucho camino, y muy fértil, que recorrer.

abrazos

rosso dijo...

Canteli, aire fresco para la
emoción que se eleva desde los
sedimentos.
Después de leerlo me he quitado
los zapatos y con desnudos pies
estuve andando un rato por el
suelo de barro del estudio (y no
sé porqué).
Gracias por traerlo aquí,voy a
seguir buscando cosas suyas
(lo desconocía).
Me gusta lo que apuntas de
"afín al arte contemporaneo"
por desmontar, descodificar el
gastado lenguaje y relanzarlo.
Se trabaja con lo que somos
con la tradicción, aunque sea
reciente(llámese C.Lispector,
Ashbery.. o la Velvet...)
"Lo que no es tradicción es plagio" (E.D´Ors), pero el
resultado es un nuevo cocktail
y está servido Gracias
¡a beberlo..! salud y un beso Stalker.

Stalker dijo...

Rosso:

no podía faltar un ojo avizor tan afilado como tú por aquí.

Busca los libros de Canteli, "Su sombrío" y "Catálogo de incesantes". Son afines al arte contemporáneo y también, estoy seguro, a tu temperamento.

La verdad es que me gustaría tenerte más seguido por aquí, valoro mucho tus puntos de vista,

abrazos

rosso dijo...

¡Perdón...! devuelvemé las
dobles ces de tradición.
Seguramente he sobrevalorado
su peso....

rubén m. dijo...

Me ha encantado lo de "tradicción", en serio, es una errata sublime y reveladora.

Sólo apuntar que yo también espero que Canteli no haya escrito su mejor libro (y tampoco un servidor); más que una necesidad de matar al padre (aunque aquí poco padre puede haber) me refería a que sería más justo leer un libro como libro, no como libro-de: qué importa quién lo haya escrito, y qué edad tenga. Muchas veces la madurez o la profundidad son meras ilusiones ópticas favorecidas por la nota biográfica. Blanchotianamente me inclino, a veces, a creer en el libro anónimo. Sin más. Sin autor.

proooost

 
Free counter and web stats