lunes, 7 de septiembre de 2009

Contexto. Materiales. Poemas de Birgitta Trotzig



Una vez se rompieron el cielo y la tierra y así, de los escombros, surgió el mundo nuevo de los nacimientos.
Disperso dividido roto, el Escombro conserva en la superficie de sus roturas el mensaje destruido de la totalidad: que a partir de ahora la vida fragmentada, lo roto-quebrado y la nada-carencia serán la totalidad del ser
El desmembrado, todos los huesos rotos
La luz del amanecer gatea por la pobre hierba helada.
Un pedazo de pan, un escombro. Pan para comer, el escombro para grabar el signo en la pared blanca, en la arena

***

La tumba La piedra La arcilla El sonido La voz
Él se levanta y es todo instrumento

***

Es un paisaje lo que atravesamos, una llanura de huesos como Ezequiel. Es tan extraño. Qué camino de escombros iluminados por la luna. Tantas caras. Tantos labios moviéndose.
Es todo lo contrario de andar y pasar de largo. Se mueven. Yo me muevo. No se trata de observar, eso no existe. Moverse dentro. Pero es más que un paisaje.
Los cuerpos y las piedras penetran.

(trad. de René Vázquez Díaz)

51 comentarios:

MARIEL dijo...

El poema me lo guardo debajo de la almohada para cuando me despierte. Pero las variaciones Bach nunca sonaron como escapándose de las manos alucinadas de Gould. Birgitta tiene una cara curtida y hermosa. Me gusta el piso de madera y el color irregular de la pared.

Beso y abrazo de regreso, a casa.

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Siempre he sido muy pequeña -literariamente hablando- y haber arribado en esta tierra de topos me ofrece el beneficio de aprender, de crecer. Asi que, gracias por estar ahí.

No se me vaya, por favor.

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola:

La música preciosa. Me he detenido a mirar el pianista, jo me encanta.

En cuanto a Birgitta sentada en la mecedora me recuerda mucho a mi abuela paterna. Era así delgada, sus manos me la recuerdan, vestida de negro. Es como mi abuela y además tengo una foto así sentada.

Las palabras de Birgitta: "el Escombro conserva en la superficie de sus roturas el mensaje destruido de la totalidad: que a partir de ahora la vida fragmentada, lo roto-quebrado y la nada-carencia serán la totalidad del ser"
Son poemas llenos de lucidez. Son palabras mayores estos poemas que nos presentas siempre Stalker.

Esther a mi me pasa lo mismo, así que me apropio de todas tus palabras.
Cada vez que entro en Marienbad me lleno de asombro y de enseñanzas de las entradas y de los topos.

Yo solo soy un ave zancuda en un oasis natural, donde es imposible contaminarse, sino beber del agua clara y de la enseñanza de sus moradores.

Un abrazo.

ana dijo...

me reencarno.

y gracias por volver, te echaba de menos.

rubén m. dijo...

Precisamente estoy releyendo a Trotzig y me confirmo en que es una de las escrituras más asombrosamente afiladas que he tenido la suerte de leer, llena de temblores, de texturas, de rugosidad combinada con la temperatura de la carne y el espectro de la memoria... un asombro interminable.

No podía imaginar un mejor retorno a Marienbad.

Dillinger dijo...

No conocía a la escritora. Gran descubrimiento. Interesante poema. Me gusta mucho este texto. Investigaré a ver que hay traducido por aquí. Gould es maravilloso y qué bien escribió sobre él Don De Lillo en "Contrapunto".

Dillinger.

Stalker dijo...

Mariel:

a mí me encanta esta fotografía. Es una obra en sí misma, transmite un efluvio de sensaciones que complementan las palabras de la autora. Es hermosa Birgitta, aún más hermosa e interesante con su rostro anciano que con el rostro, más anodino, más previsible, que también puede encontrarse por Internet. Envejecer hacia ese surco transfigurador, hacia esa mirada interrogante no es una condena sino una especie de regalo o iluminación. Ojalá los "dioses" sean tan generosos con todos nosotros.

abrazones

Stalker dijo...

Esther:

lo pequeño es siempre lo más potente. Fíjate en la hierba, esa instancia enunciativa capaz de medrar, a contratiempo y a despecho de toda inclemencia, en el entre, entre-dos, entre-piedras, y a partir de ahí implosionar en un espacio generativo capaz de pulverizar el hormigón armado. También los topos, claro: excavan, horadan, trepanan, redistribuyen: ecualizan la relación de fuerzas entre el subsuelo y el mundo exterior, para cuya luz no han encontrado un punto de fuga. En la galería de túneles interconectados trazan itinearios de encuentro, invalidan la geometría del desamparo, que es el precio que pagan los seres que viven al aire libre.

Lo pequeño resiste, Esther. Abrazos

Stalker dijo...

Lola:

el ave zancuda es fundamental en estos parajes: nos ayuda a delimitar el horizonte y enseña la ciencia del equilibrio.

Qué bueno que Birgitta se parezca a tu abuela, sin duda ambas son seres excepcionales.

La estética de la fisura que propone esta poeta es muy de mi agrado. Le falta un ápice para llegar a balbucear (en cuyo caso algo se me quiebra por dentro, señal de combustión poética, de implosión del verbo que se astilla dentro de mí), pero en ese estar a punto hay una gran energía contenida que ya anticipa el salto. Me la imagino como un felino entre la hierba, un felino anciano que adopta la postura del salto y no lo realiza, no cae en el balbuceo que dinamita el sentido y ensancha el decir, porque no le es necesario.

abrazos

Stalker dijo...

Ana:

reencárnate las veces que quieras. Creo que Trotzig te va a interesar, quizá "Contexto. Materiales" no es un libro idóneo para extraer poemas: lo veo más como un continuo que opera por desplazamientos, sustracciones, ínfimos temblores, y no tanto por grandes convulsiones; hay que leer el libro entero para hacerse una idea completa. Otro día subiré otros poemas que conspiren para fraguar el "efecto Trotzig".

Yo también te he echado de menos.

abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

ojalá se publicara su obra completa. Birgitta Trotzig, Marlene NourbeSe Philip, Jorie Graham están en la vanguardia de la poesía internacional y merecerían ser más conocidas. Pero parece que hay que conformarse con el todopoderoso y hipervalorado Ashbery (hay quien afirma que cualquier logro poético del presente debe enjuiciarse en comparación a los méritos de Ashbery, erigido así en infalible tótem ontológico; ridículo), que a mi juicio no se mueve en el terreno movedizo y terriblemente creativo de estas mujeres admirables. Y es que el canon siempre lo conforman hombres que apuestan por el mínimo denominador común, inexorablemente falocrático. Estas mujeres, y algunas otras, son un máximo divisor no común. La vieja letanía de siempre.

abrazos

Stalker dijo...

Dillinger:

Trotzig bien vale una misa. El único libro publicado en nuestra lengua, hasta donde tengo noticia, es "Contexto. Materiales", en Visor.

Gould fue un pianista excepcional aunque me voy a permitir una heterodoxia improvisada: es un gran técnico, pero para mi gusto en exceso analítico. Prefiero la ferocidad de los rusos, en especial de Sviatoslav Richter, a quien Gould consideraba, sin matices, el mayor músico de nuestro tiempo.

Al margen del intérprete, es increíble que alguien pueda concebir las Variaciones Goldberg. Imaginar algo así... me provoca un pavoroso vértigo de admiración. Componer eso y seguir respirando como si nada...

abrazos

Bel M. dijo...

Quería, Stalker, que supieras que he venido y que lo he leído, pero se me hace difícil comentar. Ella, la poeta sueca, es suegra de una amiga mía, y estoy tan acostumbrada a tener conversaciones con ella (mi amiga)sobre temas cotidianos en los que entran, claro, los suegros y otros parientes, pequeñas o grandes preocupaciones, hijos, padres compromisos, viajes, cocinas, comidas.... que verla ahí, como fuera de contexto, a pesar de que la había leído, me digo, es la madre de..., es la suegra de..., y también es esa gran poeta... y sigue siendo extraño, muy extraño, como también lo ha sido leer vuestros comentarios.
Abrazos.

Bel M. dijo...

Se me olvidaba, comparto totalmente lo de Jorie Graham

http://amapolasenoctubre.blogspot.com/2008/10/pequea-utopa.html

¡qué pesadita estoy! A Mariel también le he dejado un enlace sobre una entrada antigua. Es que cuando encuentro afinidades me entusiasmo.

Más abrazos.

raúl quinto dijo...

te has zampado mi comentario

Stalker dijo...

Bel:

es lógica esa extrañeza, y muy curioso pensar que los seres que admiramos tienen vidas y son padres, hijos, abuelos, que se entristecen, ríen, se enfurecen, son injustos o generosos. Es una especie de disonancia cognitiva; algo no concuerda cuando intersecan dos conjuntos que nuestra educación nos ofrece como mutuamente excluyentes, en este caso suegra y poeta reconocida. Actuamos así porque no somos capaces de reconciliar ambas esferas, la máquina socioeducativa que genera dicotomías, duplicidades e intersecciones ha hecho un trabajo sutil y eficaz en el inconsciente de cada uno de nosotros.

A mí se me hace muy difícil creer que la Barbara que veo emerger en los vídeos era una señora que pasaba dilatadas tardes invernales haciendo calceta. Pero era así, y eso lo hace más maravilloso. Lo cotidiano insondable.

Por otra parte, esta casualidad me encanta, va a ser verdad que el mundo es muy pequeño...

abrazos

Stalker dijo...

Bel:

qué bueno compartir a Graham... échale un vistazo, también, a Marlene NourbeSe y pasea si quieres por los otros poetas de Marienbad. Cada vez estoy más convencido de que un aliento común los une a todos, que todos ellos comparten algo pese a las diferencias formales. La clave me la dio el casi siempre infalible Deleuze el otro día, y de forma inesperada, pero eso es un tema para otra entrada.

Me ocurre como a ti, cuando despuntan afinidades, se despierta el entusiasmo. Uno corre a enseñar sus tesoros desenterrados de la arena, como un niño. Y también es increíble dejarnos sorprender por los hallazgos del otro.

Esto me hace pensar que tengo que recopilar todos los poemas que he ido subiendo y guardarlos en un archivo, una especie de diccionario de resonancias múltiples.

Gracias, Bel, por el enlace.

Abrazos

Stalker dijo...

Raúl:

tu mensaje no aparece, he rastreado los mensajes borrados, por si lo había eliminado sin querer, y no lo veo ahí. Tampoco está en la bandeja de mensajes recibidos. O ha habido un error de blogger, o no subiste bien el mensaje, o un poltergeist se burla de nosotros.

No aparece por ningún lado. Lamento la molestia, me gustaría que lo volvieras a escribir.

abrazos

soperos dijo...

me traje esta sillita. la voy a dejar aquí.

besos,
òscar.

Stalker dijo...

Ahí la dejamos, hermano búfalo.

abrazos

rubén m. dijo...

Con todos mis respetos hacia Ashbery, comparar un libro como "Contexto.Material" con lo que he leído de él me parece un chiste malo. Como poner a Bécquer a la altura de Baudelaire, o decir que Pessoa está sobrevalorado (y estas dos cosas las han dicho dos poetas españoles que yo me sé...).

No creo saber mucho de la poesía contemporánea, pero por lo que he leído es obvio que actualmente la mejor está siendo escrita por mujeres.

Pero nada, mejor seguir haciéndose pajas con el inofensivo John Ashbery... Dime a quién endiosas y te diré cómo escribes.

Lola Torres Bañuls dijo...

¡Ah pues eso! Pues cuando tenga un ratito me recojo todos los poetas de Marienbad para re-leerlos con pausa. Es estupendo a ver como confluyen todas las voces.
Es una idea genial.

Un saludo

Stalker dijo...

Rubén:

me gusta que por una vez dejemos de ser políticamente correctos y digamos las cosas crudamente, como las sentimos. Me refresca tu sinceridad, que además comparto plenamente.

Tampoco estoy seguro de saber gran cosa de poesía. Sé lo que siento e intento leer lo que puedo de aquí y de allá. De estas lecturas llego a la misma conclusión que tú: las voces más interesantes, con más riesgo, las que proponen algo distinto en los últimos años y a nivel internacional, son principalmente mujeres. No voy a entrar en debates de género pero ésa es mi percepción de las cosas. Por supuesto, las antologías y los premios son y seguirán siendo masculinos; son hombres los que las hacen, y generalmente con un criterio bastante conservador, mediocre y una gran dosis de mal gusto (sólo hay que ver las antologías canónicas de Cátedra en este país, donde el sospechoso antólogosintroducía, como categoría exegética, "poesía escrita por mujeres", al mismo nivel que la "poesía social" o la "poesía metafísica"; con esto hizo el ridículo, pero es una editorial que fija las líneas de fuerza por las que, previsiblemente, pasará la posteridad).

Por lo demás que cuentas, hay que escuchar muchas sandeces. Algunas procedentes de labios supuestamente egregios. La más inolvidable, y que ya hemos comentado, es la de un ilustre poeta catalán que afirma que Celan (precisamente Celan, una de las columnas vertebrales de la poesía del siglo XX, aunque les pese a muchos) es insufrible e ilegible. Con esto se hace un daño inconcebible a la difusión de Celan, porque quien profiere estas palabras hace pedagogía, tiene muchos lectores que creen en él y que seguirán, quizá, el consejo de su poeta dilecto. No es de recibo, y menos cuando quien así habla es un poeta tan inferior a Celan, tan lejano de él como una hormiga de un quásar. Esa descalificación sin matiz nos deja claro quién es quién.

Lo de que Pessoa es un poeta menor es una atrocidad incalificable. ¿Quién lo dijo? Si no te parece oportuno decirlo aquí, cuéntamelo por línea privada.

Lo dicho, hoy me levanté dogmático y alegre. No podemos dejar que las apisonadoras del olvido trituren a estas mujeres admirables.

abrazos

Stalker dijo...

Lola:

delego en ti esa ímproba tarea ;)

Luego nos cuentas la experiencia. Quizá sería bonito compilar todos los poemas, hacer un pdf y colgarlo. Algo así.

abrazos

raúl quinto dijo...

no voy a reescribir el mensaje, digamos que haré una versión reducida y porcina de "el mensaje perdido"...

decía, comentaba, mi admiración por el librito de la Trotzig (el cual me fue regalado felizmente en un cumpleaños hace un tironcete ya), decía alguna chorrada pseudopoética sobre "los ojos del niño muerto" que nos miraban desde la página en blanco e incluso recordaba que Birgitta le dedicaba un suculento texto a un Stalker, y que por qué no lo habías puesto por aquí... todas esas cosas.

En cuanto a cierta discusión que hay por aquí yo creo que tampoco es eso. Objetivamente el papel de Ashbery en la poesía española y mundial actual es el que es, que nuestras sensibilidades estén alejadas de su discurso no puede hacer que le quitemos los méritos que tiene. No creo que se pueda comparar la obra de Trotzig (que a mí tb me gusta más) que es reducida y marginal con la de Ashbery que tiene un corpus poético más amplio, mucho más traducido y mucho más asimilado a nivel internacional. No hay que confundir nuestros gustos con las evidencias. A veces me pregunto si es que nuestras sensibilidades son de otra época, de que no nos habremos quedado atrás, mientras que el siglo XXI va por su camino... y que la mejor poesía actual esté escrita por mujeres, pues no sé, hay grandísimas mujeres poetas, pero también hay unos cuantos y enormes varones, no sé, no concibo la literatura como una competición: Trotzig gana a Ashbery, Mujeres ganan a Hombres... yo creo en leer a Trotzig con los nervios y disfrutar lo que Ashbery pueda ofrecer, porque oye, Ashbery quizá no es para tanto pero sí que tiene su cosilla.


Ale ya he reescrito el mensaje y aportado un poco de sal al debate de navajeros que teníais.

un abrazo.

blogger me pide amicaic

Laura Giordani dijo...

Ya se te estaba extrañando, stalker. Qué alegria encontrar esta nueva entrada y qué maravilla de poeta, me he quedado alucinada leyéndola con esas notas de Bach que acompañan tan bien esa luz lunar de los escombros. ¿Se puede conseguir su libro en España?

Gracias por tantas luces encontradas en tu cueva.

Un abrazo muy fuerte,

Laura.

Stalker dijo...

Raúl:

hoy me levanté heresiarca, tunante, funámbulo y dogmático. Mañana tal vez me sublevará un arrebato conciliador y podré suscribir tu pensamiento cartesiano y moderado. Hoy me enfeudo en mi subjetividad y no le pongo condón a lo que pienso. He previsto minuciosamente tu disenso, pero lo celebro con un grito pagano, como una inesperada luna llena.

En cuanto a Ashbery, sin duda su influencia es considerable. Pero eso no tiene nada que ver con la calidad. ¿Desde cuándo la difusión y penetración en el mercado es sinónimo de valía? Ashbery es lo que es: está reconocido y es influyente, nada más. Desde luego no es el arquetipo poético con el que cifrar las calidades del mundo sublunar. Un solo libro invisible puede dinamitar nuestros cimientos más íntimos.

En este blogs hay topos de veinte años, inéditos ahora y tal vez siempre, cuya escritura haría empalidecer a premios Nacionales, y digo esto con plena conciencia y certeza.

Abrazos

Stalker dijo...

Querida Laura:

también se te extraña a ti...

El libro "Contexto. Materiales" está en la editorial Visor, cosa que no deja de ser sorprendente: una editorial neocon que de vez en cuando publica a ex-céntricos como Hinostroza o esta delicia de Trotzig.

Creo que te va a gustar mucho más si lo lees entero, demoradamente. Esto te será fácil, porque siento que lees como construyes nidos: con esa tensión apacible. Es un libro del que es difícil extraer fragmentos porque respira como un animal lento pero indomesticable. Ha sido uno de los descubrimientos más estimulantes de los últimos tiempos.

Abrazos

Lola Torres Bañuls dijo...

Vale Salker como tenía pensando sacar los poemas del blog cuando los tenga te los paso.

AAAHHHH y esos topos inéditos de 20 años que vayan enseñando sus poemas y airearlos fuera de sus toperas. Me gustaría leerles a ser posible.

Un abrazo.

Bel M. dijo...

Lo voy a hacer, Stalker, en cuanto me libere de un trabajo (dentro de un par de semanas más o menos) que ahora apenas me deja tiempo para respirar.
Besos.

rubén m. dijo...

Stalker, el que dijo esa atrocidad de Pessoa es precisamente ese poeta catalán que mencionas, en una entrevista en El Semanal (en la sección "Desayuno de domingo con..."). Le preguntaban por un poeta vivo sobrevalorado (respondió Derek Walcott, hasta ahí vale) y por uno muerto, y respondió... ¡Pessoa! sencillamente increíble.

Al leer una respuesta así, además de indignación, sentí tristeza. Me avergüenza recordar que este hombre durante un tiempo me pareció lo único respetable de la poesía de la experiencia (de hecho "Los motivos del lobo" me parece un libro muy por encima de la media de su subgénero), y que cuando lo vi recitar en la facultad me dio una impresión muy positiva, como escritor y como persona. No me gusta hacer este tipo de juicios pero -ya que él ha hecho lírica sobre estas intimidades suyas, supongo que las considera parte de la recepción de su obra- me da la impresión de que las terribles desgracias personales que ha sufrido no le han convertido en una persona más sabia, sino en una arrogante y prepotente, un "angry old man" que se expresa desde sus manías personales y sus ideas más rancias y autodefensivas. Por eso digo que me produjo pena y tristeza, debe de ser tristísimo llegar a sentirte tan "de vueltas de todo" como para permitirte decir en público semejantes cretineces. El tipo al que leí y vi leer en los años de facultad no me termina de cuadrar con éste del que estamos hablando (recuerdo que además mencionó la poesía del último Valente como una opción muy válida, aunque no fuera la suya). En fin.

En cuanto a las comparaciones, disiento con Raúl y coincido contigo, creo que sí se puede comparar y que si bien es evidente que Ashbery está más traducido y leído que Trotzig (sobre el tamaño de la obra, no sé el de ella), creo que es una evidencia -no una cuestión de gusto- que mientras Ashbery se acomoda en una tradición típicamente anglosajona sobre la que introduce matices a veces interesantes, pero sin despegarse de ella ni plantear verdaderas cuestiones de peso, en este libro de Birgitta hay un enfrentamiento a la crudeza del lenguaje y de la Historia que lo sitúan a años luz. Para mí al lado de esto lo del poeta laureado son pajaritas verbales, que además no se alejan mucho estéticamente de un Stevens, un Larkin (valiente coñazo de poeta, ya que estamos con la sinceridad), un Aiken, o del Eliot más asequible. Esta es mi opinión, y como digo no creo saber mucho de poesía de estos tiempos, pero sí conozco la tradición y me parece que puedo distinguir a un poeta que se enfrenta a lo que no se sabe decir de un poeta que se enroca tranquilamente en el pasado.

Hala, todos a leer "Contexto. Material" (en singular, no vaya a ser que no lo encuentren) con dogmatismo y alegría :)

un abrazo

MARIEL dijo...

Stalker:

El poema es minúsculo y a la vez gigantesco. Caminamos por una llanura de huesos rotos que llevan escritos en sus fisuras los fragmentos de lo que alguna vez fue un mensaje. Los labios se mueven y es extraño, porque pronuncian escombros de un mensaje partido. Somos huesos quebrados caminando sobre hierba helada. Somos pedazos. Hablamos escombros.

Está todo partido, dividido, astillado. No hubo Génesis. Hubo ruptura y escisión. Ahora hay caras iluminadas por la luna, tan extrañas. Enajenación. Extranjería.

Y es cierto, creo, que no es solo observar sino "moverse dentro". Que los órganos y aquello que el bisturí no roza se estremezcan ante la penetración de los cuerpos y las piedras. Quizá en ese temblor, en ese "moverse dentro", esté la cifra de la reconciliación, de la reescritura del mensaje partido y de la construcción con los escombros de algo que ya no sea escombro sino una totalidad reformulada.

Es curioso, hoy releía a Benjamin y percibo ecos de sus "ruinas de la historia" en este poema.

(sigo abajo, el matrimonio Blogger está insufrible)

MARIEL dijo...

Sigo diciendo ahh, cómo extrañaba los duelos poéticos. Éste me encantó porque hace unos días me ofrecieron en una respetable librería de Buenos Aires un volumen de Ashbery recién llegado, como si me ofrecieran la cabeza de San Juan Bautista. Por empezar (y perdón por el fetiche estético) la tapa era imperdonable, como si Ashbery les hubiera evocado strawberries: un magma rojizo, una especie de vómito granate cruzado por un ASHBERY gigantesco, como si fuera un aviso publicitario. Leí algunas páginas (confieso, sí, no hice una investigación exhaustiva) y tuve la sensación de que era un mequetrefe y que el libro ni siquiera ameritaba robárselo. Pero, otra vez, fueron solo unas pocas páginas.

En cuanto a la cuestión de género ... no sé, yo no descarto enamorarme algún día de una oveja y honestamente mi cajita feliz (por denominar de algún modo el "aparato genital") me parece un accidente, una mera casualidad. Me subleva la misoginia y voy por la igualdad de derechos, pero no creo en el género como connotación de nada.

Me ha gustado mucho el relato de Bel sobre Birgitta-suegra y lo que esa duplicidad implica. ¿Y si Birgitta azota en el baño a sus nietos con una toalla caliente? ¿Si escondió todos sus ahorros desconfiando de la familia? ¿Si abandonó a su perro en la ruta cuando se fue de vacaciones? ¿Nos conmovería del mismo modo su poesía?

Ya lo sé, mi tema no es original. Creo que la subjetividad impregna lo que se escribe y la impostura se detecta, aunque a veces resulte difícil. Uno ama a aquellos en los que cree, ¿no? No me creí estas páginas de Ashbery, sí creo en estas palabras de Trotzig, no en lo que dice, sino en lo que respira en esas palabras.

Stalker querido, acá te dejo un enlace donde Birgitta habla de ... Stalker (el link es interminable pero sí, el mundo es muy, muy pequeño).

http://74.125.155.132/search?q=cache:lKU1tg2nEAsJ:www.acs.ucalgary.ca/~tstronds/nostalghia.com/TheTopics/Trotzig_Essay_01.html+"birgitta+trotzig"&cd=7&hl=es&ct=clnk&gl=ar

Un abrazo inmenso y besos a oscar ahí, en la sillita.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Es curioso, Stalker, como te pasó a ti con "Ces gens là", ahora soy yo el que andaba rumiando la posibilidad de colgar al señor Gould y su aria deliciosa y (un poco) terrible...
...Cuando estudiaba piano en el conservatorio tenía muchas peleas con una profesora (quien con el tiempo fue una de las que recuerdo con más cariño y de quien más aprendí)...
...Me dijo que Bach no podía tocarse "así" ("así" quería decir como lo tocaba yo) y yo la acribillaba a porqués...
...Me faltaba mucha cultura musical por aquel entonces pero un dia, no recuerdo cómo, cayó en mis manos una grabación, no de las Variaciones, sino de las Invenciones y Sinfonías de Bach (a dos y a tres voces)...
...Recuerdo que se la llevé y le dije que ya no podía decirme aquello de que Bach no se tocaba "así". Ella sonrió y me dijo que "así' sólo podía tocar Glenn Gould o yo, cuando tocara el piano como Glenn Gould"...
...un abrazo...

Arturo Borra dijo...

Fijate Stalker que estos poemas hacen tajos a la comprensión cotidiana porque, en primer lugar, él mismo está tajeado. En el presente, sólo se puede poetizar de forma relevante desde los escombros. Escombros múltiples: los del yo, los de la totalidad, del ser, etc. Una poética del escombro es todo lo contrario al esplendor clásico, con sus ideales de armonía y plenitud.
Lo que queda es la supervivencia, roto el cielo y la tierra, el deseo, las ruinas del concepto, la rotura/quebradura que ahueca el ser y permite construir desde otro lugar, apenas con la promesa de las piedras. Nosotros nos movemos ahí y sólo desde ahí seguimos procurando darnos una morada que no acepta el olvido que es todo castillo.
Un abrazo,
Arturo

Stalker dijo...

Lola:

algunos de esos topos quizá ni siquiera escriben poesía, o no aún, o no exactamente, pero fíjate bien en cómo se expresan algunos. Topos pequeños y tímidos, pero inceíbles.

abrazos

Stalker dijo...

Bel:

cómo te comprendo. Normalmente suelo estar igualmente absorbido por el trabajo. Estos esclavos modernos que no podemos sublevarnos...

¿De qué trabajo se trata, si no es indiscreción?

Abrazos

Stalker dijo...

Rubén:

cómo he disfrutado con este pequeño día de furia nuestro. No quitaría ni una coma a tu análisis.

Seguimos en las grietas, en las de Trotzig y las propias.

Abrazos

Stalker dijo...

Querida Mariel:

A cuántas cosas apuntas, y con cuánto ingenio y profundidad. Tus mensajes hay que auscultarlos a fondo, porque incluso cuando cree uno haber extraído todo el sentido, quedan siempre briznas, estertores ignorados de animal que vuelve a la vida. Magnífico, de verdad.

En el moverse adentro creo que está la clave. Sólo el movimiento interno podrá erigirse en antídoto del cataclismo exterior, la homeostasis advendrá desde la entraña, por los poros, y sacudirá la parcela de universo fenoménico que nos contiene. Una reformulación del mundo a partir de la entraña. Sin miedo a "hablar a escombros", como hermosamente dices.

Respecto a tu segundo mensaje, sí: se ama a aquellos en los que se cree. Y la impostura no dura mucho a los ojos que saben ver. Enseguida se transparenta el fondo, y allí encontramos ciénaga, renacuajos, lo que sea. Tampoco hay que ser injustos, quien miente en poesía (mentira=construcción meramente literaria, pero también pose, impostura) puede ser un gran escritor, un artífice de mérito, pero nunca sabrá de la convulsión, de la "nada-raíz" a la que Trotzig alude en otro poema. Los artilugios literarios pueden suscitar la admiración, pero nunca esa intimidad ígnea del reconocimiento, del volcarse en el surco que la herida del otro trazó en el entre-todos.

Qué deliciosas tus palabras, Mariel.

abrazos

Stalker dijo...

Arturo:

tu lucidez es tan reveladora como tu precisión. Sólo se puede dar cuenta de un mundo saturado, fragmentado, sobrecodificado en la fragmentación, rehén de múltiples puntos de fuga del sentido, interconexos, yuxtapuestos, contradictorios, desde el escombro, la grieta, el temblor. Desde el tartamudeo. Para empezar a hablar, retroceder a la instancia previa al decir: el balbuceo. Suturar el mundo desde ahí, con palabras entrecortadas que a veces parecerán raquíticas pero estarán preñadas de sentido. Construir así una nueva sintaxis de la percepción, una cartografía de nuestros estados mentales cifrada en patrones lingüísticos no contaminados. La salvación quizá consista en rebautizar el mundo, pero desde un habla que tartamudee y nos aloje en la discontinuidad. La armonía clásica es ya honda leña muerta de la que ha desertado el sentido. La nueva lógica del sentido será convulsa, o no será.

Abrazos

Stalker dijo...

Miguel Ángel:

estupenda anécdota. La respuesta última de tu profesora me parece un pequeño arrebato iluminador. Imagino que los músicos de conservatorio son muy puntillosos y muchos tocan de acuerdo a moldes muy rígidos. Imagino que no se es muy flexible con las variaciones de tono, ritmo, "profundidad"... recuerdo que el propio Richter era muy criticado por eso, y que esa misma "improvisación", ese principio de incertidumbre, era lo que fascinaba a Gould en la poderosa personalidad musical del ruso...

Es curioso cómo detrás del astro conocido suele haber un agujero negro, una presencia aún más grávida y poderosa pero menos conocida o casi invisible. Detrás de Brel, invisible, Barbara. Detrás de Gould, apenas entrevisto, Richter. También es curioso que el astro más visible sienta una admiración sin límites por el astro invisible, al que adivina superior o, al menos, más imprevisible en el terreno creativo, más difícilmente encorsetable en las difusas etiquetas que la lengua nos ofrece.

Abrazos

Lola Torres Bañuls dijo...

Si Salker yo me maravillo de escuchar las conversaciones escritas que teneís.
No es necesario escribir poesía para ser poeta, siempre he pensado eso.

Palabrita de ave zancuda.

MARIEL dijo...

El disparo de Arturo y tu respuesta, Stalker, me hicieron temblar. Una poética convulsa del escombro, lejos del esplendor clásico demolido.

Y la frescura de Migue y tu visión del agujero negro detrás de cada astro ...

Si todos fueran así, como ustedes, el mundo no dolería, uno no tendría miedo.

Un abrazo que es como un árbol erguido sobre las ruinas.

soperos dijo...

ah, claro, fíjense. estoy aquí en la sillita y recibo besos. se disfruta aquí, eh, con todo esto que dicen...

besos,

òscar.

Lola Torres Bañuls dijo...

"Los cuerpos y las piedras penetran"...

A medida que leo el poema es como si me fuera adentrando y notas "los cuerpos y las piedras penetrar" mientras caminas. No se trata de observar, es necesario moverse dentro. "Es un paisaje lo que atravesamos, una llanura de huesos..."

Es precioso el poema. Impresionante como pueden escribir así. Cuando leo cosas de estas me quedo sin palabras.

Oscar dejame un sitio a tu lado.

Bueno topos seguir tan animaditos. Un abrazo.

MARIEL dijo...

Stalker, sentí de pronto que tu gesto de poner junto al poema las Variaciones Goldberg era un gesto del orden de los de Ezequiel. Profeta en el destierro que alerta sobre la destrucción y la ruina y consuela con sus visiones y sus cuadros mentales, rescatando la belleza entre los escombros.

Como decir todo está roto, mejor que sepamos que todo está roto, pero aun suena esta música, entonces vale la pena.

Stalker dijo...

Lola:

me alegra que poses tus patas de ave zancuda en la superficie movediza, cuajada de sedimentos, de este poema.

Me alegra que te gusten tanto las cosas, lo receptiva y contagiosa de tu atención. Eso es un gran regalo.

abrazos

Stalker dijo...

Sí, Mariel, y quizá la música es el propio síntoma de esa quiebra. Emerge de ella como un géiser lento que da cuenta de la temperatura del desamparo. La herida ha dado forma a los pájaros y a la contemplación de su vuelo. Tras dejar que Bach desaloje nuestro temor, sólo queda el regocijo, rescoldo que abate el miedo, seísmo de un rostro raíz que emerge y se entraña.

El aria de Bach es un centro de poder, casi un diagrama sonoro para la concentración. Sus melodías nos rescatan de una realidad movediza, arrojándonos a una eternidad extática, consoladora. Nos despojan del desasosiego para transfigurarlo en caricia de alma. Algo así opera con nuestra estremecida argamasa.

abrazones

soperos dijo...

claro, lola, ven.

besos,

òscar.

Portinari dijo...

Pasear por la tráquea de uno en la caída incompleta que transfigura, con un juguete roto, al niño en hombre.

Hablan las piedras adentro. El viento sopla al suspiro. Se revuelve la tierra. Nacimiento desde la cuerda tensada y rota en el espasmo.

Todo el cuerpo es instrumento. Dentro estamos penetrados por nosotros mismos.

Brigitta Trotzig se suma a mi lista.

torpor dijo...

La membrana brillante que fulgura y, debajo, la realidad sangrienta como una entraña.





Se puede vivir como si no existiera nada. el tacto y el sentimiento se petrifican. Las caras desaparecen. El instinto de la muerte es muy fuerte.



Del olvido. Sobre “el país del olvido” -una comarca peculiar. Allí el otro ya no existe, su cuerpo ya no está, las sombras tampoco están. Como si todo existiera a medias, una alteración de la mirada. Ahora se vive bajo la dulce luz de la no-memoria, el espejismo de la inmutabilidad, infancia, aquí hace tanto silencio y todo es tan irrevocable, una dulzura y una falsead pero una dulzura



El cuerpo y el país del instinto de la muerte. Pero de alguna forma incomprensible un rostro vivo de la muerte se libera del caos de las sombras, es el Angelus Novus que según Walter Benjamín viene con los vientos del paraíso. “El terror es la primera forma de revelación de lo nuevo”





Birgitta Trotzig

 
Free counter and web stats